El pistolero de Colorado y su pasado inquietante

Robert Lewis Dear fue acusado en el pasado por crueldad animal y violencia doméstica

El hombre a quien la Policía acusa de asesinar a tres personas y dejar a otras nueve heridas durante un tiroteo en una clínica de Planned Parenhood en Colorado Springs, Colorado, el pasado viernes podría tener un pasado oscuro. Según informó The Huffington Post al atacante se le presentaron tiempo atrás cargos por violencia doméstica y crueldad animal.

La identidad del pistolero se hizo pública ayer por las autoridades. Se trata de Robert Lewis Dear, de 57 años, quien fue arrestado el viernes luego de atrincherarse en la clínica durante cerca de cinco horas. Dear deberá presentarse en la corte mañana lunes.

El NY Daily News informó que Dear vivía en una cabaña sin electricidad y sin servicio de agua potable a 15 millas de Asheville, al oeste de North Carolina (NC) y que en 2002 fue absuelto de cargos por dispararle a su perro, al cual los vecinos habían reportado a las autoridades que estaba en mal estado.

BuzzFeed News reportó que la exesposa de Dear, Pamela Ross, lo acusó de golpearla y arrojarla por la ventana en 1997, aunque ella retiró los cargos.

James Russell, quien vivía cerca de Dear en Black Mountain, NC, dijo que el sospechoso tenía problemas y que no podía enfocarse en algo durante mucho tiempo. “Si hablabas con él no era algo cognitivo, había muchos temas en su conversación”, dijo Russell, quien añadió que Dear evitaba hacer contacto visual cuando conversaba.

Luego de largas horas sin saber el motivo del ataque, la frase de “no más bebés en partes” que, según la cadena NBC News, Dear le dijo a los investigadores, dio una posible pista de lo que pudo haber llevado al hombre a desencadenar la balacera.

No obstante, tras citar a dos fuentes de la autoridad, dicho medio dijo que los desvaríos de Dear eran desarticulados y que no era claro si la mención de los bebés era suficiente para establecer un motivo concreto.

Además, se informó que no había evidencia de que Dear padeciera de alguna enfermedad mental o fuera un hombre convicto por algún crimen por lo que tuvo la libertad de comprar un rifle, el mismo que usó para el tiroteo del pasado viernes.

Obama: “Ya basta”

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo ayer un nuevo llamado a limitar el acceso a las armas de fuego en el país tras el tiroteo en una clínica de abortos de Colorado.

“Si verdaderamente esto nos importa, si vamos a dar el pésame y rezar de nuevo, por Dios sabe cuántas veces más, con una conciencia verdaderamente limpia, entonces tenemos que hacer algo sobre el fácil acceso a armas de guerra en nuestras calles para personas que no tienen por qué usarlas. Ya es hora de decir basta”, dijo Obama en una nota emitida por la Casa Blanca.

Agente caído

garrett swasey

Garrett Swasey, quien fue policía de la Universidad de Colorado, en el área de Colorado Springs, por los últimos seis años, se encontraba el pasado viernes a 10 millas de la clínica Planned Parenhood, por lo que corrió al lugar para ayudar a sus colegas; pero una bala le arrancó la vida.

El agente, quien años atrás ganó un concurso de patinaje sobre hielo, no pudo vencer a la muerte. El hombre de 44 años deja una esposa y dos hijos: Faith, de seis años, y Elijah, quien cumple 11 años este mes.

“Lo conozco desde hace una década y lo he visto servir y poner a otros antes que él”, dijo a CNN Kurt Aichele, un copastor de la iglesia a la que asistía Swasey.