Preparan los servicios religiosos para Nohemí González

Los restos mortales de la estudiante californiana fallecida en los ataques terroristas de París llegan este martes
Preparan los servicios religiosos para Nohemí González
Beatriz González sonríe al pensar que su hija “Mimí”, ahora “rediseña el cielo”. El cuerpo de la ex estudiante de CSULB llega a California este martes. / Jorge Luis Macías, especial para La Opinión

Beatriz González esboza una sonrisa al decir que su hija Nohemí “Mimí” González “ahora se dedica a rediseñar el cielo”.

La afligida madre se apresta para recibir este martes el cuerpo de la estudiante de diseño industrial, asesinada durante la masacre de los actos terroristas del 13 de noviembre en París, Francia que arrojó más de 130 muertos.

“No dudo que los ángeles están aplaudiéndole su rediseño del cielo”, dice la mujer en el frente de su hogar, en la ciudad de El Monte. “Imagino que le dice a Jesús, ‘a ver, esa barba hay que recortarla un poco’”.

Este martes, un avión procedente de Delaware arribará a un lugar no especifico en California para traer el féretro con los restos mortales de “Mimí”.

“La encargada de la mortuoria me ha dicho que puedo verla antes o después que arreglen el cuerpo y la maquillen”, menciona. “Yo quiero verla bonita…recordarla bonita, así como era ella”.

A través del cristal de este cuadro, Beatriz González intenta tocar el rostro de su hija, Nohemí González, quien falleció en la masacre de París, Francia, el pasado 13 de noviembre.
A través del cristal de este cuadro, Beatriz González intenta tocar el rostro de su hija, Nohemí González, quien falleció en la masacre de París, Francia, el pasado 13 de noviembre. / Jorge Macias

Nohemí, de 23 años, era estudiante de último año en la Universidad Estatal de California en Long Beach; estudiaba en el programa de intercambio de estudiantes extranjeros en el Strate College of Design en Sèvres, Francia.

“Ella estaba en la cafetería [del restaurante Petit Cambodge] con otros estudiantes [de CSULB]”, indica la madre. “Se iban a reunir con un profesor que fue herido en un brazo”.

Beatriz González dice que siente un poco de consuelo saber que su hija no sufrió demasiado antes de morir. Vía Skype, habló con un doctor francés que le proporcionó primeros auxilios por 15 minutos.

“De la manera en que ella fue impactada no sufrió”, expresa. “El doctor me aseguró que todo fue muy rápido… ella no se merecía eso… me dijo que tenía una expresión de paz y serenidad en su rostro”.

Nohemí González, -nacida en Sylmar- a los 13 años de edad cursó el primer año de secundaria en Irapuato, Guanajuato, la ciudad natal de su madre, quien emigró a Estados Unidos en 1989.

“La mandé con su abuelita [Raquel Rodríguez Moreno], porque yo recién me había divorciado de su padre”, recuerda Beatriz. “Después nos reencontramos y yo fui para ella madre y padre; siempre fuimos grandes amigas y le doy gracias a Dios por los 23 años que me permitió disfrutarla en vida”.

Ahora, se aferra a su fe y al apoyo de su esposo José Hernández para seguir adelante sin su hija, y al amor de sus hijos varones, Paul (25) y Reynaldo (29).

“A mí no me interesa hablar de la política, ni del porqué de las guerras o la maldad de las personas”, concluye. “Cada uno pagará por sus acciones y cada uno nos enfrentaremos a la justicia de Dios”.

Los servicios fúnebres

Los restos mortales de “Mimí” González reposarán temporalmente en la mortuoria y servicios crematorios Risher, en la ciudad de Montebello.

Los servicios religiosos para dar el último adiós a Nohemí González están programados para el próximo viernes, a la 1:00 pm., en Calvary Chapel, ubicada en el 12808 Woodruff Avenue, en la ciudad de Downey.