Investigan a un agente del sheriff por asalto y acoso sexual

La oficina del procurador declinó iniciar un proceso criminal en contra del agente debido a que dos mujeres que tenían acusaciones serias contra él, declinaron testificar
Investigan a un agente del sheriff por asalto y acoso sexual
El agente acusado trabajaba escoltando presas de los tribunales a las celdas en el Centro de Justicia Criminal Clara Shortridge. / Aurelia Ventura

Tras las acusaciones de varias presuntas víctimas, el agente del Sheriff Hermann Kreimann Jr. es investigado por asalto y acoso sexual, reveló un reporte entregado por la Oficina del Procurador del Condado de Los Ángeles.

Kreiman Jr. trabajaba escoltando presas de los tribunales a las celdas en el Centro de Justicia Criminal Clara Shortridge. Las acusaciones se remontan hasta el 2013 cuando una mujer dijo que el agente le pidió que le hiciera sexo oral.

La presa explicó que accedió a la petición del agente por miedo a que su negativa le afectara su caso. Pero ella le comentó a otras dos presas del incidente.

Cuando se lanzó la investigación, otra mujeres dijeron que el oficial actuó inapropiadamente con ellas en 2013 y 2014, al pedirles sexo y tocarlas.

Al menos una de las pruebas de ADN colectadas dentro de los cuartos donde presuntamente Kreimann abusó de las mujeres coincidieron con la evidencia que se maneja en este caso.

La oficina del procurador declinó iniciar un proceso criminal en contra del agente debido a que dos mujeres que tenían acusaciones serias contra él, declinaron testificar.

Tampoco los investigadores pudieron determinar si la muestra de ADN que coincidió con Kreimann estaba relacionada con la primera mujer que lo acusó. 

Sin embargo, la Oficina del Sheriff lleva a cabo su propia investigación y Kreimann ha sido relevado del cargo.

El portavoz del Sheriff, Keith Swensson, dijo que en resumidas cuentas, la investigación administrativa determinará el resultado.

Este año el estudio Rompiendo el Silencio, el cual detalla la historia de siete mujeres que estuvieron encarceladas, reveló que la violencia sexual en contra de mujeres presas por parte de agentes del orden es un problema generalizado.

“Es importante que no se trate este caso como un incidente aislado porque está claro en la negativa del oficial Kreiman, el rechazo de la oficina del procurador a entablar cargos, el uso de cámaras en las instalaciones carcelarias, que la violencia sexual contra las mujeres presas es un asunto sistemático”, dijeron en un comunicado las organizaciones Dignidad y Poder Ahora (DPN) y Californianos Unidos por un Presupuesto Responsable (CURB), autoras del reporte.