Mark Zuckerberg hace dos grandes anuncios en Facebook

El fundador de la red social anuncia el nacimiento de su hija y su propósito de donar el 99% de sus acciones de Facebook
Mark Zuckerberg hace dos grandes anuncios en Facebook
Mark Zuckerberg y su esposa Priscilla Chan con su hija Max

El anuncio del nacimiento de su primer hijo, una niña a la que han puesto por nombre Max, con su esposa Priscilla Chang, también cofundadora de Facebook, sirvió de catalizador para que Zuckerberg comunicara el compromiso de donar durante el curso de su vida el 99% de su fortuna proveniente de las acciones que posee en la compañía.

Según el ránking de Billonarios en Tiempo Real de Forbes, Mark Zuckerberg es la séptima persona más rica del mundo, con una fortuna estimada de $46.8 mil millones de dólares, de los cuales 45 millones corresponden a sus acciones en la red social.

Para probar que su promesa no es producto de la euforia de la paternidad vino acompañada de una solicitud oficial ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Security and Exchange Comission, por sus siglas en inglés), en la que se puede leer:

“El 1 de diciembre de 2015, nuestro fundador, presidente y CEO, Mark Zuckerberg, anunció que a lo largo de su vida donará o dirigirá sustancialmente todas los ingresos provenientes de sus acciones de Facebook, o las ganancias netas después de impuestos por la venta de dichas acciones, para avanzar en la misión de promover el potencial humano y la promoción de la igualdad por medio de la filantropía, la defensa de asuntos públicos, y otras actividades encaminadas al bienestar social. Con ese propósito, el Sr. Zuckerberg ha establecido una nueva entidad, el Chan Zuckerberg Initiative, LLC, desde la que se encargará de controlar la votación y la disposición de las acciones en poder de dicha entidad “.

Zuckerberg y Chan publicaron en sus respectivas página de Facebook una emotiva y extensa carta que es toda una declaración de principios dirigida a su hija y por consiguiente a las nuevas generaciones y que comienza así:

“Querida Max: 

Tu madre y yo todavía no encontramos las palabras para describir la esperanza que nos das para el futuro. Tu nueva vida está llena de promesas, y esperamos que seas feliz y saludable para que puedas explorarla plenamente. Tú nos has dado la razón para reflexionar sobre el mundo en que esperamos que vivas.

Como todos los padres, queremos que crezcas en un mundo mejor que el nuestro hoy.

Mientras los titulares a menudo se centran en lo que está mal, en muchos sentidos, el mundo es cada vez mejor. La salud está mejorando. La pobreza se está reduciendo. El conocimiento está creciendo. Las personas se están conectando. El progreso tecnológico en todos los campos significa que tu vida debe ser dramáticamente mejor que la nuestra hoy.

Vamos a poner de nuestra parte para que esto suceda, no sólo porque te amamos, sino también porque tenemos una responsabilidad moral con todos los niños en la próxima generación.

Creemos que todas las vidas tienen el mismo valor, y eso incluye a las muchas más personas que vivirán en las futuras generaciones además de las que viven en la actualidad. Nuestra sociedad tiene la obligación de invertir ahora para mejorar las vidas de todos los que vienen a este mundo, no sólo los que ya están aquí.

Pero ahora mismo, no siempre dirigirimos colectivamente nuestros recursos a las mayores oportunidades y problemas que tu generación enfrentará.

Por ejemplo en las enfermedad. Hoy gastamos aproximadamente 50 veces más, como sociedad, atendiendo a las personas enfermas de lo que invertimos en la investigación para prevenir las enfermades en el primer lugar.

La medicina sólo ha sido una ciencia real por menos de 100 años, y ya hemos visto curas completas para algunas enfermedades y un buen progreso para los demás. Como la tecnología acelera, tenemos una oportunidad real de prevenir, curar o tratar la totalidad o la mayor parte de las enfermedades en los próximos 100 años.

Hoy en día, la mayoría de personas mueren de cinco cosas – las enfermedades del corazón, cáncer, accidentes cerebrovasculares, neurodegenerativas y enfermedades infecciosas – y podemos alcanzar progresos más rápido en estos y otros problemas.

Una vez que reconocemos que tu generación y la generación de tus hijos podrían no tener que sufrir enfermedades, tenemos colectivamente la responsabilidad de dirigir nuestras inversiones un poco más hacia el futuro para que esto se pueda hacer realidad. Tu madre y yo queremos aportar nuestra parte.

Curar las enfermedades tomará tiempo. En un corto período de cinco o diez años, puede parecer que no estamos haciendo una gran diferencia. Pero a largo plazo, las semillas plantadas ahora crecerán, y un día, tú y tus hijos van a ver lo que sólo podemos ahora imaginar: un mundo sin enfermedades.

Hay muchas otras oportunidades como ésta. Si la sociedad centra más su energía en estos grandes desafíos, vamos a dejarle a tu generación un mundo mucho mejor.

Priscilla and I are so happy to welcome our daughter Max into this world!For her birth, we wrote a letter to her about…

Posted by Mark Zuckerberg on Tuesday, December 1, 2015