El año del Jubileo inicia centrado en la misericordia

Con una ceremonia en el Vaticano más de 50,000 fieles asistieron a la inauguración bajo estrictas medidas de seguridad
El año del Jubileo inicia centrado en la misericordia
El papa Francisco abre la Puerta Santa con motivo de la inauguración del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, en el Vaticano.

Con una ceremonia modesta y realizada bajo estrictas medidas de seguridad por la ola de actos terroristas en el mundo, el Papa Francisco inauguró hoy el año del Jubileo de la Misericordia, que para los católicos significa poder obtener el perdón de todos sus pecados.

El acto, de dos horas de duración, se llevó a cabo en un primer momento en la plaza de San Pedro, donde fueron congregados los peregrinos llegados a Roma, y luego en el interior de la basílica, donde Francisco abrió la llamada Puerta Santa ante la presencia del Papa emérito Benedicto XVI.

“En breve tendré la alegría de abrir la Puerta Santa de la Misericordia. Cumplimos este gesto tan sencillo como fuertemente simbólico”, había explicado Francisco, instantes antes, en su homilía.

Abrió y cruzó el umbral de la Puerta Santa solo, y permaneció durante unos minutos orando antes de entrar en la Basílica de San Pedro.

El Pontífice entrando por la puerta Santa de la Misericordia./EFE

En la misma, el Pontífice argentino hizo hincapié en las aberturas obtenidas por la Iglesia católica gracias al Concilio Vaticano II (1959-65), invitó a anteponer la misericordia a los pecados.

Debemos anteponer la misericordia al juicio y, en todo caso, el juicio de Dios será siempre a la luz de su misericordia. Atravesar la Puerta Santa, por lo tanto, nos hace sentir partícipes de este misterio de amor. Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo”, pidió.

“Dejémonos abrazar por la misericordia, que nos espera y perdona todo. Perdonemos. Es tan bueno el Señor y perdona todo”, recalcó posteriormente en su Ángelus por la fiesta de la Inmaculada Concepción, que también se celebra hoy.

Sostuvo que la puerta significa descubrir la profundidad de la misericordia de Dios, que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. Por eso el Jubileo debe ser un año para crecer en la convicción de la misericordia.

El líder católico se refirió así al gesto que cumplió poco después de la misa, la apertura de un portón de la Basílica de San Pedro que normalmente se encuentra cerrado y amurado.

Cada Jubileo

El portón se abre para que los fieles pasen a través de él y obtengan con ese gesto especiales gracias espirituales.

Seguridad en cada esquina

Miles de fieles, familias enteras con niños, ancianos, que comenzaron a llegar a las 6:30 a.m., debieron sortear medidas de control extraordinarias ya que por el temor por atentados u otros actos terroristas la alerta subió a nivel 4.

Se cerró el espacio aéreo, varias calles fueron cerradas al tránsito y cerca de 2,000 policías fueron movilizados, incluidos varios francotiradores.

Tales fueron las medidas de seguridad que incluso fue blindado el cercano río Tíber, donde las autoridades italianas desplegados varias patrullas acuáticas, y también fueron puestos en alertas varios centros de asistencia médica y hospitales.

“A pesar de los recientes acontecimientos, no nos quisimos perder un evento único como este, en el que incluso participaron dos Papas”, explicaron Sofia y Paolo, dos peregrinos italianos que viajaron una semana a pie para llegar hasta Roma.

Otra fiel, María, explicó que, a pesar de la reciente ola de atentados a manos del autodenominado Estado Islámico (ISIS), ella decidió viajar igualmente desde Chile hasta Italia para participar en este evento.

El Jubileo, que durará oficialmente hasta el 20 de noviembre próximo, se llevará a cabo en miles de otras parroquias en el mundo e implicará incluso el perdón del aborto y la indulgencia para los presos.

El primer acto de esta celebración fue llevado a cabo por el Papa en Bangui, la capital de República Centroafricana, donde Francisco abrió simbólicamente la puerta de la catedral de esa ciudad.

Vaticano se tiñe de luz y color por el medio ambiente

El Vaticano concluyó hoy la inauguración del Jubileo Extraordinario de la Misericordia con la proyección en la Basílica de San Pedro de imágenes realizadas por  fotógrafos internacionales e inspiradas en la encíclica papal “Laudato si”, sobre la protección del medio ambiente.

Las fotografías fueron tomadas por profesionales como el brasileño Sebastião Salgado y el estadounidense Joel Sartore, las que se proyectaron sobre la fachada y la cúpula de la basílica vaticana.

Así, imágenes en movimiento gracias a juegos de acercamiento y efectos de luces permitieron que grandes cascadas cayeran sobre los muros de granito y mármol del lugar.

Cielos con lluvias de estrellas fugaces se alternaron con palomas blancas que batían sus alas iluminadas con halos de luces blancas, y también con imágenes de océanos y selvas, siempre acompañados de sonidos de la naturaleza.

MUESTRA DE ARTE PÚBLICO 'FIAT LUX: ILUMINANDO NUESTRO HOGAR COMÚN'
El juego de luces y proyecciones permitieron a los asistentes ver animales y naturales, que según el Papa, son los tesoros que debemos cuidar./ EFE

Los asistentes también pudieron ver impresionantes imágenes de la Tierra vista desde el espacio, la riqueza de la fauna de los océanos y una gran variedad de paisajes.

Estas fotografías sirvieron de antesala para la proyección de instantáneas y vídeos sobre la acción que el hombre ejerce en la naturaleza para poner de manifiesto cuáles son los tesoros que posee el planeta y la necesidad de protegerlos.

cupula mundo
Las imágenes del planeta fueron proyectadas sobre la cúpula de la Basílica de San Pedro. /EFE

El evento sirvió para concluir el primer día del Año Santo del Jubileo de la Misericordia, dispuesto por el papa Francisco y que se celebra en el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II (1962-1965).

El tema del proyecto, según los organizadores, resultaba apropiado también porque la proyección se ha producido cuando se está celebrando en París la Cumbre del Clima (COP21).

Así, con el medio ambiente como premisa, estas fotografías buscaron proponer una reflexión a los asistentes a la plaza vaticana sobre la acción del hombre en el planeta y también concienciar a nivel global de la importancia de combatir el cambio climático y de conservar la naturaleza