Si tu mascota se aterra con los fuegos artificiales, esto puedes hacer

Medidas de prevención para mantener a todos en casa seguros durante la Navidad y las fiestas
Sigue a La Opinión en Facebook
Si tu mascota se aterra con los fuegos artificiales, esto puedes hacer
Con un poco de planificación puedes hacer de estos días unos más llevaderos para todos en casa.
Foto: Shutterstock

Al llegar la Navidad también llegan petardos y fuegos artificiales. Para las mascotas esto puede ser un momento de terror y miedo. Los animales son muy  sensibles a estímulos por lo que ruidos fuertes les causan pánico. Para huir de ellos romperán cadenas, brincarán a través de ventanas de cristal y treparán verjas si necesario. Con un poco de planificación puedes hacer de estos días unos más llevaderos para todos en casa:

•   Si es posible, prepara a tu mascota para enfrentar los ruidos antes de los días festivos. El uso de CDs con grabaciones de ruidos (petardos, truenos etc.), puede ayudar. Comienza con el volumen bajito y súbelo gradualmente.

• ¡No lleves a tu mascota a un show de fuegos artificiales o con petardos! Podría ser atropellada en su desesperación por hallar un lugar para esconderse.

• Conoce dónde y cuándo actividades ruidosas se llevarán a cabo en tu vecindario y está pendiente a ellas.

• Nunca la dejes suelta en el patio, en una jaula o amarrada. No tendrán lugar a dónde ir y la combinación de restricción y ruido la traumatizará más.

• Asegúrate que tenga un collar para su tamaño con la identificación apropiada, que tenga su nombre, dirección y teléfono y la chapa de rabia. El microchip es altamente recomendado.

•  Camina a tu perro por lo menos una hora antes de que caiga el sol para prevenir la exposición a los petardos. Considera hacer caminatas más largas que de costumbre para que la mascota gaste su energía lo más posible.

• Mantén a las mascotas dentro de su hogar o garaje en las noches cuando estos ruidos son probables. Considera desconectar cables eléctricos en esa área.

•  Dale comida y agua varias horas antes de acomodarla en su área escogida y  camínala una vez más antes de dejarla en su espacio.

• Provee casitas o jaulas como lugares para que pueda esconderse y cúbrelos con frisas para disminuir el ruido.

Prende la tele o el radio para minimizar la exposición al ruido. Mantén el volumen a nivel normal, aumentarlo incrementará la ansiedad de la mascota.

Asegúrate que las puertas y ventanas estén cerradas. Usa cortinas para disminuir el estímulo visual. Si es necesario, acomoda la mascota en un cuarto sin ventanas, pero con buena ventilación.

No apagues todas las luces. Dejar algunas prendidas la ayudará a estar calmada y reduce los destellos que puedan molestarla. Dejarla en un cuarto oscuro puede asustarla más.

Actúa normal aunque la mascota no esté actuando normal. Háblale en un tono normal y sigue tu rutina. Las mascotas leen nuestras señales por lo que si actuamos seguros y confiados, también lo harán ellos.

• Si la mascota se pone excesivamente estresada por los ruidos, se recomienda que te quedes en el hogar junto a ella, y pudiera usar calmantes de ser necesarios. Consulta esta posibilidad con tu veterinario.

• Si la mascota está ansiosa y se comporta nerviosa llorando o caminando de lado a lado, trata de distraerla con juguetes o con otra cosa que disfrute.

•  Nunca castigues a la mascota por su reacción a los petardos o ruidos. Acariciar o reconfortarla diciéndole que todo estará bien pudiera reforzar su nerviosismo y miedo. En vez, es mejor ignorar el comportamiento y tratar de redirigir su atención.

•  Nunca dejes a una mascota con fobias al ruido con amistades a menos que ellos estén conscientes del comportamiento de la mascota y lo que tendrán que hacer para calmarla. Dejar a la mascota con desconocidos solo aumentará su ansiedad.

•  Una vez estés segura que los petardos se hayan terminado, chequea a la mascota. Déjala salir dentro del hogar antes de soltarla al patio. Busca señales de estrés y si demuestra algún indicio mantenla dentro del hogar por el resto de la noche y déjala salir en la mañana. En los gatos las señales de estrés son: correr para alejarse de uno y esconderse, orinar inapropiadamente o defecar, temblar, jadeo, vocalización y rehusar comer. En perros incluye caminar de lado a lado, jadeo, ladridos inapropiados, vómitos, diarrea, temblores y rehusar comer.

• Antes de dejar salir a la mascota, chequea el patio por restos de petardos o cualquier otro potencial peligro.

• Los fuegos artificiales contienen químicos peligrosos que pueden causar vómitos, dolor en el abdomen y diarrea sangrienta. Reacciones más severas como convulsiones, temblores y fallo renal pueden ocurrir, según la composición de lo ingerido. Si la mascota ingiere fuegos artificiales o petardos llama al veterinario de inmediato.

Si la mascota se escapara, llama a los refugios, control de animales y veterinarios del área tan pronto como sea posible.

Nunca tires petardos cerca de la mascota, podrían causarle quemaduras además de trauma.

– Mónica Ferrer