Omar ‘Panterita’ Figueroa prefiere los títulos a la fama

El boxeador de origen mexicano es uno de los mejores en su categoría; el sábado enfrenta en el AT&T de San Antonio a Antonio DeMarco
Omar ‘Panterita’ Figueroa prefiere los títulos a la fama
Foto: Twitter.

Omar “Panterita” Figueroa es uno de los grandes boxeadores mexicanos del que la gente habla poco, pero eso es algo que en nada molesta al excampeón de peso ligero.

“Yo no pienso en esas cosas, lo que la gente diga o no diga de mí, eso no me importa”, dijo el pugilista que cumplirá 26 años un día después de su pelea del sábado contra Antonio DeMarco en el AT&T Center de San Antonio, Texas.

LEE TAMBIÉN: Óscar Valdez, el boxeador mexicano de la mascota exótica y que sueña con ser como JC Chávez

“Yo he demostrado que tengo las aptitudes para ser campeón, he trabajado muy fuerte para llegar a donde estoy y eso es lo que la gente debe de saber”, apuntó el boxeador de padres mexicanos que nació en Weslaco, Texas.

La vida de Omar siempre ha girado en torno al boxeo desde que a los siete años de edad peleó su primer combate.

De la mano de su padre hizo una impresionante carrera como boxeador amateur con 200 peleas en México y 100 combates en Estados Unidos.

“De lo único que me acuerdo de mi niñez es que siempre estaba metido en el gimnasio, desde los seis años yo empecé a entrenar”, dijo Omar.

LEE TAMBIÉN: La furia que causan los comentarios “sexistas” y “homofóbicos” de Tyson Fury, campeón mundial de boxeo

La familia del “Panterita” siempre ha estado metida en el boxeo, pero él es el primero en convertirse en profesional.

Mi papá era sparring, mi mamá también llegó a esparriar, mi hermana y mi hermano practican el boxeo, pero nunca tuvieron la oportunidad que ahora tengo yo de ganar dinero haciendo lo que más nos gusta”, apuntó.

Omar confesó que tuvo una niñez tranquila y cómoda que le permitió enfocarse en todo momento en el boxeo.

“Siempre he estado acompañado de mi familia, nunca me ha faltado nada, estoy muy agradecido con la vida que me ha tocado llevar”, apuntó Omar para después contar la historia de cómo adquirió su nombre de batalla.

“El equipo de la preparatoria de Weslaco es Panteras y yo, todos los viernes que había partido, me escapaba del gimnasio de box para ir a ver los juegos. Cuando el sábado regresaba al gimnasio, mi entrenador me preguntaba porque no fui a trabajar el día anterior y yo le decía que porque fui a ver a las Panteras. Así era todos los sábados hasta que un día mi entrenador me dijo: ‘Ah si, pues que Panterita me saliste”, y así se me quedo el apodo”.

Se prepara por sus hijos

Con marca invicta de 25-0-1 y 16 nocauts, Omar dejó vacante el cinturón de peso ligero de la AMB que ganó en el 2013 a Abner Cotto y el de la OMB que ganó en 2014 al vencer a Daniel Estrada.

El pleito del sábado ante DeMarco (31-5-1) es el primer paso que da para buscar el próximo año el cinturón mundial en la categoría de las 140 libras.

ENTÉRATE: Muhammad Ali le responde a Donald Trump sobre su propuesta antimusulmanes

Esta es mi división natural, aquí es donde me siento más fuerte para poder seguir adelante con mi carrera”, dijo Omar, quien prefiere no pensar mucho en lo que el futuro le depara.

“Lo primero es salir sin lesiones, sin cortadas, sin lastimaduras en mi próxima pelea, después ya veremos lo que venga. Yo en realidad no soy alguien que piense en el futuro, yo disfruto el hoy. Disfruto cada uno de mis entrenamientos, del tiempo que estoy con mi familia, el futuro es algo que no me preocupa”, subrayó.

El “Panterita” no está casado, pero tiene una hija de tres años de edad y un hijo de 11 meses de nacido, son ellos dos lo que más aprecia y le preocupa en esta vida.

“Yo quiero estar cerca de ellos para verlos crecer, para estar con ellos cada paso del camino. Es por ellos que para cada una de mis pelea me preparo muy bien físicamente, ésa es la única manera de asegurarle a mis hijos que voy a salir sano y que no me van a hacer a hacer daño en el ring”, finalizó.

TE RECOMENDAMOS

Lo que se sabe del asesinato del futbolista Arnold Peralta en Honduras

Los Clippers sufren el castigo de Paul Gasol

Kareem Abdul- Jabbar no tiene pelos en la lengua: Trump es el payaso de la fiesta