No quedes con deudas de amor

No quedes con deudas de amor
Foto: Shutterstock

Recientemente viajé a Las Vegas  para celebrar el día de Acción de Gracias con mi abuela Mercedes, quien pronto estaría celebrando 103 años de vida. El día antes de partir, llamé a mi querendona y le dije: “Abuelita, sólo falta un día para vernos ¿estás lista para recibirme?”, con la lucidez y picardía que la caracteriza, respondió: “eso no hay que preguntarlo… apúrate”.

Colgé el teléfono y nunca imaginé que ésta sería la última conversación que tendría con la mujer que me acogió entre sus brazos después que mi joven madre murió cuando yo tenía nueve años.

Cuando llegué a la casa de mi tío (su hijo) donde ella vivía, me encontré con una escena inesperada; mi abuela estaba letárgica, su vista vidriosa y no me reconocía. La enfermera que la acompañaba me dijo consternada: “esta situación no se ve bien”.

Entre llantos llamé a los familiares más cercanos para darles la triste noticia  de que la matriarca admirada y adorada se nos estaba yendo. Cada nieto y biznieto, sin titubeos, me dijo: “ahora mismo salgo para allá”.  Algunos manejaron por horas y otros tomaron el primer avión hacia Las Vegas. Al día siguiente mi abuela estaba rodeada de quienes más la amaban.

Una vez estando todos en su habitación, presentí que viviríamos un momento muy espirirual. Mi instinto me dijo que yo debía tomar la batuta y les dije: “Cada uno de nosotros le va a decir a la abuela cuánto la ama y lo que ella significó en nuestras vidas”.

Así que al pie de su cama nos tomamos de la mano para comenzar la ceremonia, pero algo impresionante sucedió; ¡mi abuela abrió los ojos! Emocionados y conmovidos, uno por uno comenzó a expresar la gratitud, admiración y amor que sentía por ella. Fui la última en hablar y con el corazón en la mano le dije:“Gracias por amarme incondicionalmente, tu ejemplo de amor me enseñó que la familia es lo más importante. Y la fortaleza que tengo como mujer te la debo a ti,¡te amo!”

Luego le cantamos a coro una bella melodía cristiana que a ella le encantaba: “pescador de hombres”.  Al terminar, cerro sus ojos y el silencio marcó la hora de la partida.

Sentí en mi corazón un enorme vacío al verla dar su último suspiro, pero en el fondo experimenté una gran sensación de paz y satisfacción, al reconocer que no quedaron deudas de tiempo ni amor con mi abuela, porque le di todo de mi, en vida…

Para más motivación visita www.MariaMarin.com y siguela en twitter @maria_marin IG: MARIAMARINMOTIVATION