A tres años de masacre en Sandy Hook, el Congreso sigue inamovible en el control de las armas

Pese a las presiones de un creciente número de organizaciones de base, de celebridades, de buena parte de líderes demócratas y hasta de algunos de los precandidatos presidenciales, el Congreso no da visos de avanzar en el asunto

Guía de Regalos

A tres años de masacre en Sandy Hook, el Congreso sigue inamovible en el control de las armas
Foto: Archivo

WASHINGTON.- Hace exactamente tres años, 20 niños y seis maestros fueron masacrados en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown (Connecticut), pero el Congreso sigue sordo al reclamo de un creciente movimiento para restringir el acceso a las armas, según denunciaron este lunes activistas.

Al ataque en esa escuela, que hoy cumple su tercer aniversario, le han seguido otros incidentes desde entonces, como los ocurridos en una iglesia en Carolina del Sur, una clínica de Planned Parenthood en Colorado y, más recientemente, la masacre de 14 personas en un centro de servicios para dispacitados en San Bernardino (California).

Pese a las presiones de un creciente número de organizaciones de base, de celebridades, de buena parte de líderes demócratas, y hasta de algunos de los precandidatos presidenciales, el Congreso no da visos de avanzar en el asunto.

La última vez que el Congreso estudió el asunto de las armas fue en 2013, cuando rechazó un proyecto de ley que hubiese ampliado la revisión de antecedentes penales para la compra de armas en las tiendas, en las “exposiciones”, y hasta en internet.

La polémica se ha trasladado a las legislaturas estatales, con resultados mixtos –ocho estados, por ejemplo, permiten portar armas ocultas sin obtener permiso previo-, mientras continúa el goteo de tiroteos y muertes a manos de gente armada.

Un niño muerto cada dos días

Según un análisis de NBC News, al menos 554 niños menores de 12 años han muerto en incidentes con armas, tanto intencionales como accidentales, desde que Adam Lanza, aparentemente afectado por un desequilibrio mental, masacró a 20 niños y seis maestros en la escuela Sandy Hook, el 14 de diciembre de 2012.

La cifra, que se traduce a un niño muerto cada dos días en EEUU por culpa de las armas, podría ser mayor ya que no incluye suicidios y tampoco hay estadísticas exactas sobre los homicidios con armas de fuego.

Citando cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC),  el análisis de NBC indicó que 460 niños y jóvenes murieron por heridas de bala en 2014, la mayor cifra desde 1999 y, de hecho, el homicidio a mano armada fue la primera causa de muerte entre menores de 14 años entre 1999 y 2014, seguida por suicidios y muertes no intencionales.

https://s.graphiq.com/rx/widgets.js

 

Desde 2013, ha habido al menos 149 tiroteos en recintos escolares, o un promedio de casi uno cada semana, según “Everytown for Gun Safety”, un movimiento de más de tres millones de madres, alcaldes, policías, dueños de armas y sobrevivientes de la violencia que pide acciones del Congreso.

En general, la violencia derivada de las armas se cobra la vida de unas 33,000 personas en Estados Unidos –el total fue de 33,599 en 2014, según datos oficiales-, lo que ha dado nuevo ímpetu a organizaciones de base en todo el país para restringir el acceso a las armas.

Campaña permanente contra las armas

Grupos como “Moms Demand Action for Gun Sense” y “Everytown for Gun Safety” mantienen una campaña de presión permanente para que el Congreso tome medidas ahora.

Más de 10,000 personas participaron en eventos en 43 estados contra la violencia de las armas.

Se prevé que el presidente Barack Obama anuncie pronto medidas ejecutivas para fortalecer la revisión de antecedentes penales de quienes quieran comprar armas en ferias o en internet.

Pero la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), férrea defensora de la Segunda Enmienda, se opone a un mayor control de las armas e invierte millonarias sumas en donaciones a campañas electorales para impedir medidas que las restrinjan.

Grupos afines a la NRA aseguran que la tenencia de las armas aumenta la seguridad ciudadana.

De hecho, a raíz de la masacre en “Sandy Hook”, el vicepresidente ejecutivo de la NRA, Wayne LaPierre, promovió que las escuelas pudiesen armarse para defenderse de ataques porque, a su juicio, sólo “un tipo bueno con un arma” puede frenar a criminales armados.