Adolescente fue ejecutado tras iniciarse en la pandilla

Ofrecen recompensa de $50,000 por información que lleve a la captura del o los culpables del asesinato de Willy Barrios
Adolescente fue ejecutado tras iniciarse en la pandilla
Autoridades policiales ofrecieron ayer una recompensa de $50,000 a quien de información sobre la muerte de Willy Barrios. /Jorge Morales

Una semana después de haberse iniciado en una pandilla de Pacoima, William “Willy” Barrios fue ejecutado de un tiro en la cabeza.

A este joven de 15 años de edad y estudiante en la secundaria César Chavez de Pacoima, lo asesinaron la madrugada del 26 de octubre.

Desde entonces su madre, doña Lorena Moreno, llora desconsolada y sin saber quiénes y por qué mataron a su hijo.

Por ello este lunes la Policía de Los Ángeles (LAPD) anunció el ofrecimiento de una recompensa.

El concejal Felipe Fuentes dijo son 50,000 dólares los que el Concejo de la Ciudad ha autorizado para darlos a quien proporcione información que lleve a captura del o los responsables de este crimen.

Willy Barrios. /Foto suministrada
Willy Barrios murió tras recibir un balazo en la cabeza a las 2:20 a.m. del 26 de octubre. /Foto suministrada

Willy Barrios murió tras recibir un balazo en la cabeza cuando a las 2:20 a.m. del 26 de octubre caminaba por la intersección del bulevar Van Nuys y avenida Norris, en Pacoima.

Se dirigía hacia una tienda 7 Eleven para comprar algo de comer cuando fue interceptado por dos jóvenes, informaron los detectives del LAPD que llevan el caso.

“Recién había dado el salto a la pandilla”, dijo Michael Berretta, detective de homicidios para el área de Foothill. “Aparentemente tuvo un altercado con dos miembros de pandillas rivales que radican en un complejo de vivienda pública cercano”.

Piden colaboración

El detective Michael Berretta reconoció que cuentan con pocas pistas para continuar el caso y por ello pidió la colaboración del público para obtener cualquier información llamando al teléfono 818-834-3110 o la línea anónima 1-877-LAPD-24-7.

La mamá de Willy Barrios dijo que la noche que lo mataron su hijo le llamó por teléfono para decirle que se quedaría a dormir en casa de un amigo.

“Me dijo que iba a ver una ‘movie’, que estaría de regreso en casa a las 8:00 de la mañana para llevarlo a la escuela, pero nunca volvió”, comentó la señora Moreno.

Willy Barrios era originario de Guerrero, México, y llegó a Los Ángeles hace diez años.

“Me lo traje cuando tenía 5 años, pero se me salió de control, se me salió de las manos”, comentó la mamá. “Yo sé que no era un niño ejemplar, pero era mi hijo y sé que muchas madres saben por lo que estoy pasando, me duele mucho”.