Amenaza de presunto extremista obligó al cierre de 900 escuelas

Correo electrónico advertía una jornada violenta en las escuelas con uso de ametralladoras, explosivos y rifles de asalto
Amenaza de presunto extremista obligó al cierre de 900 escuelas
Mas de 900 escuelas fueron cerradas ayer por una amenaza recibida por correo electrónico. /Aurelia Ventura

Un correo electrónico enviado a directivos del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) advertía que el martes las escuelas de la ciudad tendrían una jornada violenta con el uso de explosivos, ametralladoras y rifles de asalto.

Ese fue el motivo por lo que las más de 900 escuelas de primaria a preparatoria del LAUSD fueron cerradas quedando sin clases más de 640 mil estudiantes.

La amenaza resultó falsa, lo acarreó una serie de críticas a las autoridades escolares, aunque los cuerpos policíacos justificaron la medida.

“Tomé la decisión de cerrar las escuelas después revisar la información que teníamos”, dijo la mañana del martes el superintendente Ramón Cortines en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado del alcalde Eric Garceti, del jefe del LAPD, Charlie Beck, y del sheriff Jim McDonnell.

“No podía correr el riesgo de que algún estudiante o nuestro personal corriera ese peligro”, Ramón Cortines, superintendente LAUSD.

“Basado en las circunstancias pasadas”, agregó Cortines, “no podía correr el riesgo de que algún estudiante o nuestro personal corriera ese peligro”.

El correo electrónico que recibieron las autoridades escolares fue identificado con remitente en Frankfurt, Alemania, aunque para el jefe Beck, el autor de esa amenaza podría estar mucho más cerca.

Agentes policiales realizan pesquisas en el  Edward R. Roybal Learning Center. /Aurelia Ventura
Agentes policiales realizan pesquisas en el Edward R. Roybal Learning Center. /Aurelia Ventura

El congresista Brad Sherman emitió un comunicado en el que señala que el correo electrónico fue enviado por alguien que dijo ser un “extremista musulmán” que colabora con yihadistas locales.

“No sabemos si estas afirmaciones son ciertas, no sabemos si este correo electrónico proviene de un musulmán devoto que apoya a los yijadistas o quizás es un no-musulmán que tiene una agenda diferente”, dice el comunicado el congresista demócrata.

Las autoridades escolares de Nueva York también recibieron un mensaje similar, pero en esa ciudad no se suspendieron las clases al considerar que se trataba de una farsa, por lo que el jefe de la policía de Nueva York (NYPD), Bill Bratton, declaró que la medida tomada en Los Ángeles era exagerada.

El alcalde Eric Garcetti y el jefe policíaco de Los Ángeles aclararon que ellos no fueron los responsable de tomar la decisión del cierre de todas las escuelas, pero respaldaron la medida.

El jefe del LAPD dijo que el cierre fue la decisión correcta. /Aurelia Ventura
El jefe del LAPD, Charlie Beck, respaldó el cierre de las escuelas. /Aurelia Ventura

“Es irresponsable criticar y decir que se trata de una exageración cuando el Sur de California ha pasado por mucho durante las últimas semanas y que el Distrito Escolar está a cargo de cientos de miles de niños”, mencionó Beck.

Equipos especiales del LAPD y del Sheriff, con apoyo del FBI y la ATF, estuvieron revisando planteles escolares durante todo el día.

El cierre de las escuelas se da a dos semanas del ataque ocurrido en San Bernardino, donde murieron 14 personas y 21 más fueron lesionadas.

Louis Perry, experto en temas de seguridad y presidente de la compañía Kadima Security Services, calificó como “un terrible error” la forma como reaccionó el LAUSD.

Los buses vacíos se quedaron guardados tras el cierre de escuelas en LA. /Aurelia Ventura
Los buses vacíos se quedaron guardados tras el cierre de escuelas en LA. /Aurelia Ventura

“Si respondemos de esa manera a cada amenaza que se haga en contra de Estados Unidos, la libertad de la que disfrutamos sería interrumpida a diario, y no sólo eso, sino que enseña a nuestros niños a reaccionar y vivir en el miedo”, comentó Perry.

El congresista Adam Schiff (D-Burbank) dijo que conforme a la evaluación preliminar, se trató de una farsa o de un plan diseñado para interrumpir el sistema educativo en varias ciudades del país.

Las autoridades escolares se vieron obligadas a cerrar todas las escuelas de Los Ángeles luego de que recibieran un correo electrónico que advertía que se llevarían a cabo actos violentos.