Cada tercer día atacan a una defensora de derechos humanos en Oaxaca

Activistas responsabilizan al gobernador Gabino Cué de la ola de violencia en la entidad
Cada tercer día atacan a una defensora de derechos humanos en Oaxaca
Gabino Cué, gobernador de Oaxaca.
Foto: Twitter

MÉXICO – A la activista Rocío Olvera le lanzaron un petardo que estalló cerca de su pierna. Quedó herida varios días y pasó a formar parte de las víctimas de intimidaciones, hostigamientos, calumnias y amanazas que cada tercer día sufren las mujeres defensoras de los derechos humanos en Oaxaca.

Olvera se oponía a la construcción de una obra en el cerro del Fortín, símbolo histórico de la ciudad capital de Oaxaca, encabezada por el gobernador Gabino Cué. Así que cuando estalló el petardo los policías miraron a otro lado “para no detener a los agresores”, dijo la víctima en el mes de junio.

Para diciembre los casos de ataques sumaron en el estado 189. Esto significa uno cada tercer día y un aumento del 200% con respecto a 2012 cuando sólo se suscitaron 48 agresiones en todo el año, según el Consorcio para el diálogo Parlamentario y la Equidad que presentó el informe “Defensoras de Derechos Humanos en la Mira” junto con Amnistía Internacional.

Las razones son múltiples, explicó la organización civil Consorcio Oaxaca, entre ellas destacan: la defensa de la tierra, el impulso a la participación política de la mujer y la visualización de la violencia doméstica.

“Hay ataques específicos que sufren las defensoras por su condición de género, que las vulneran de manera diferenciada a los defensores varones y por eso representan una tercera parte de los ataques”, dijo Yesica Sánchez, de Consorcio Oaxaca, quien formó parte del informe.

Entre los ejemplos de violencia de género, destaca el acoso sexual, las amenazas y agresiones a familiares y la descalificación a las defensoras en sus roles de género aludiendo a su vida sexual. Según el Consorcio para el diálogo Parlamentario y la Equidad.

Lo peor de las circunstancias en Oaxaca es que la mitad de las agredidas estaban bajo protección del gobierno por tener antecedentes de intimidaciones. “Esto demuestra la ineficacia, dilación y omisión de las medidas cautelares”.