Bebé muere por falta de oxígeno en hospital

Dos menores más sufrieron infartos; aunque sí lograron salvarse

Guatemala

Una bebé de un mes de nacida murió hoy y otros dos pequeños sufrieron infartos en Guatemala luego de que un fallo mecánico haya dejado sin oxígeno el ventilador al que estaban conectados en un hospital de la capital del país, que desde hace meses vive una crisis sanitaria por desabastecimiento.

Un bebé de seis días de nacido y un niño de alrededor de 7 años, internados al igual que la menor fallecida en el servicio de cuidados intensivos del Hospital San Juan de Dios, sufrieron un paro cardíaco aunque por el momento se encuentran “estables” y bajo observación, confirmó el ministro guatemalteco de Salud Pública y Asistencia Social, Mariano Rayo.

La pequeña fallecida se encontraba en estado grave a consecuencia de una infección neonatal en la sangre cuando se registró el problema mecánico que interrumpió el suministro de oxígeno en el servicio de asistencia intensiva.

Aunque los médicos lograron conectarla a un suministro externo de oxígeno, el estado de la pequeña era tan grave que murió, explicó el director del centro hospitalario, Julio Figueroa.

El responsable del nosocomio reconoció que la falta de oxígeno “incidió” en los problemas de salud de los otros dos afectados, el más pequeño de ellos también con una sepsis neonatal.

Lo ocurrido, apuntó Figueroa, ha sido puesto en conocimiento del Ministerio Público (Fiscalía).

La tragedia

La incidencia en la bomba que vaporiza el oxígeno se registró a las 02:00 a.m. hora local y se prolongó durante unas cinco horas más.

En ese momento, 69 pacientes se encontraban en este servicio, confirmó Figueroa, aunque no informó de ningún afectado más por esta circunstancia.

Actualmente, confirmó Rayo, el suministro de oxígeno está ya restablecido bajo la vigilancia de los responsables de la empresa aunque la reparación definitiva de la bomba demorará unas 48 horas.

El titular de Sanidad insistió en que el problema que ocasionó la tragedia fue un fallo mecánico y agregó que en ningún caso está vinculado con el problema de desabastecimiento crónico que afecta al sistema sanitario de Guatemala desde hace meses, puesto que el hospital está “al cien por ciento” en este insumo.

De mal en peor

Guatemala se encuentra desde hace meses sumida en una crisis sanitaria que ha provocado el desabastecimiento en varios de los hospitales más importantes del país, como el Roosevelt, cuyas consultas externas permanecieron cerradas durante más de un mes por falta de medicamentos básicos.

Desde 2008, cuando se decretó por ley la gratuidad universal de la sanidad, el país se ha enfrentado a crisis sanitarias periódicas motivadas por la deficiente financiación del sistema de salud, al cual se destina desde hace 12 años del 1.1% a 1.2% del PBI, cuando lo necesario sería un 6%.

Para 2016, el Congreso de Guatemala aprobó un presupuesto para el sector salud de 5,531 millones de quetzales ($722 millones) lo que supone una reducción de casi 1,000 millones de quetzales ($130 millones) con respecto a la partida del presente ejercicio.