Seis muy buenas razones para comprar un auto eléctrico

A pesar de los bajos precios de la gasolina, los EV son más baratos
Seis muy buenas razones para comprar un auto eléctrico
Además de ser ecológicos, los autos eléctricos son más baratos en el mediano plazo.
Foto: Shutterstock

Mientras la caída de los precios de la gasolina han sido una bendición para las ventas de pick ups y SUVs, el efecto ha sido contrario para los modelos eléctricos y de propulsión híbrida.

Según los informes, las entregas en el segmento de autos verdes se han reducido 17 por ciento en lo que va del año. Pero a pesar que los fabricantes de automóviles han visto suavizadas sus expectativas de ventas, siguen siendo entusiastas en traer nuevos autos ecológicos al mercado.

Por ejemplo, un rediseñado Nissan Leaf del 2016 contará con un mayor rango de 107 millas, mientras que el nuevo Chevrolet Volt podría entregar hasta 200 millas con una carga. Mientras tanto Ford anunció que añadirá 13 nuevos vehículos eléctricos a su línea para el año 2020, que incluye un nuevo modelo eléctrico Focus el año próximo.

A pesar de que los vehículos eléctricos tienen muchas ventajas a su favor, el efecto de la baja de la gasolina les está quitando espacio en el mercado. He aquí muchas buenas razones para comprar y conducir un vehículo eléctrico:

Sigue siendo más barato

La electricidad es todavía más barata que la gasolina. Hablando de ahorrar dinero, los precios del gas pueden estar más bajos, pero en promedio los números siguen favoreciendo a los modelos eléctricos.

electrico

Los incentivos

El gobierno federal sigue ofreciendo calificar a los compradores de vehículos eléctricos con un crédito fiscal considerable que reduce efectivamente el costo de un nuevo modelo en casi $7,500. Eso hace que, por ejemplo, un Chevrolet Spark EV (que se ofrece sólo en California, Oregon y Maryland), con un precio base de $25,120 efectivamente apenas cueste $17,620, luego de los incentivos.

Un Nissan Leaf, el mejor EV en venta de la industria, se vende en los 50 estados, y comienza en $29,010 para el 2016, o $21,510 cuando se deduce el crédito fiscal (un modelo 2015 es más elegible para un reembolso de la fábrica por $3,500). Eso es más barato que comprar un SUV subcompacto estos días.

Lo que es más, un puñado de estados ofrecen incentivos financieros adicionales a los compradores de EV, que puede endulzar aún más la cosa. El líder en este sentido es Colorado, que otorga la friolera de $6,000 de crédito y trae el precio del Nissan Leaf a solo $15,510. Algunos estados permiten a los propietarios EV ventajas adicionales como la reducción de los tipos de carga y acceso de un solo pasajero a compartir un viaje de carril.

Eso puede no parecer mucho, pero una encuesta reciente de propietarios de EV en California, llevada a cabo por el centro para la energía sostenible, ha citado los incentivos como su más importante motivación de compra, detrás del impacto ambiental y el ahorro en costos de combustible.

Ahorrarás sin darte cuenta

Nunca tendrás que parar para llenar el tanque, sólo necesitarás una conexión eléctrica en el garaje. No sólo ahorras tiempo y es más conveniente, sino que también produce quizás, ahorros inesperados al evitar las compras por impulso que ocurren cuando llegas a la gasolinera y compras aperitivos y billetes de lotería.

Adiós al mecánico

Los vehículos eléctricos requieren menos mantenimiento que los modelos convencionales. ¿Viste la película “Who Kill the Electric Car”? Nunca hubo una respuesta al retiro de los vehículos de GM en California en el 90, pero los expertos saben que fue por su casi nulo mantenimiento. Por eso Tesla trabaja directamente con los propietarios sin intermediarios, o digamos los concesionarios.

¿Por qué no requieren casi mantenimiento? Se debe a la utilización de un motor eléctrico en lugar de un motor de pistón y transmisión, y esto elimina más de dos docenas de componentes mecánicos que normalmente requieren servicio regular.

Las visitas anuales de servicio de un propietario de un EV se limitan normalmente a la rotación de los neumáticos y la comprobación de las pastillas de freno y otros componentes.

Más estaciones de recarga

recarga

Las estaciones de carga públicas son cada vez más frecuentes. Según el último dato del departamento de estimaciones de energía, en la actualidad hay más de 11,570 estaciones de carga de EV públicas en marcha y funcionando en los Estados Unidos.

Por supuesto que son todavía relativamente raras en comparación con las estaciones de servicio, pero según dónde vivas encontrarás estaciones de carga en los garajes en los aeropuertos, edificios de oficinas y hospitales, y en los estacionamientos de muchos minoristas, como Walgreens que ofrece estaciones de carga en aproximadamente 400 de sus ubicaciones en todo el país.

La gasolina no siempre será barata

Salvo contratiempos o calamidades inesperadas en el camino, la Administración de Información de Energía de Estados Unidos predice que el precio de la gasolina, que actualmente tienen un promedio nacional de $2.02 por galón, se elevará a $2.36 el galón el año que viene.

Esto significa que los conductores que consiguen 20 mpg pagarán un adicional de $255 durante un período de 12 meses de acuerdo con la calculadora de costos de combustible de la EPA. Eso en sí mismo podría no ser un destructor de presupuesto, pero si los precios del gas siguen subiendo por, digamos, otro dólar inesperado por galón, esa diferencia podría sumar $1,005 al año o $5,025 en más de cinco años.

Por todo lo dicho anteriormente, y si quieres aportar tu granito de arena para salvar al planeta del calentamiento global, ya es hora de empezar a pensar en un vehículo eléctrico. Tú mismo te lo agradecerás.