La Reserva Federal acaba con las tasas a 0%

La autoridad monetaria empieza levantar uno de los estímulos con los que trató de contener la Gran Recesión

En una reunión tan histórica como esperada, la Reserva Federal decidió por unanimidad el miércoles subir las tasas de interés un cuarto de punto. Se pasa del 0%-0.25% en el que se quedaron en diciembre de 2008, durante la Gran Recesión, a 0.25%-0.50%. Oficialmente las tasas al 0% se han acabado.

Es algo que empezará a notarse en todo el mundo por la influencia y el poder de la economía americana y puede poner en aprietos a economías emergentes que tienen sus créditos en dólares. Aunque las subidas y bajadas de tasas tardan unos nueve meses para que hagan efecto en la economía, mercados y bancos ya están preparados para esta.

Para los ciudadanos, la subida significa que se encarecerán algo los préstamos y subirán mínimamente las rentabilidades de los depósitos. No se espera que sea ningún movimiento dramático porque la subida es muy leve y seguirán estando bajos de acuerdo a parámetros históricos.

En rueda de prensa posterior a la reunión de la Fed, la presidenta de esta institución, Janet Yellen, explicaba que la subida es una apuesta de confianza por la economía de EEUU y reconoce el “avance considerable que se ha hecho en el mercado laboral, aumentando ingresos y eliminado muchas de las presiones a las que hacen frente los americanos”.

Pero muchos americanos siguen viviendo con muchas presiones. Los datos macroeconómicos no son unánimes a la hora de describir una situación de mejora generalizada

Y ¿habrá más subidas? Si, pero no en el corto plazo. Yellen afirmaba ante los periodistas que aunque la economía ha mejorado, siguen siendo necesarias tasas bajas.

En su comunicado, la Reserva Federal afirma que la subida de tasas se hará “solo gradualmente“. Es decir que se tomará el tiempo necesario para saber cómo se asume esta subida por la economía y si se puede subir más.

Janet Yellen Holds Press Conf. After Federal Reserve Meeting On Interest Rates

De momento no hay prisa porque aunque la Reserva es positiva en lo que se refiere a su perspectiva sobre la economía estadounidense y está cómoda con la mejora del mercado laboral, la inflación (la subida de precios) sigue estando por debajo del objetivo del 2%. El índice que la Fed vigila más de cerca habla de una inflación del 1.3%, muy lejos de ese objetivo.

En las previsiones, la Fed estima que las tasas pueden subir un punto porcentual cada año hasta 2019 para quedar alrededor del 3.3%. Esto es aún muy por debajo de donde llegaron en la primera década de este siglo y son previsiones.

En su declaración, los miembros de la Fed, afirman que ha habido una considerable mejora en el mercado laboral y que tienen confianza de que la inflación subirá. Ahora los precios están a la baja en general por la reducción del valor de la energía.

Yellen explicaba ayer que se quiere ir reduciendo el estímulo económico que suponen las tasas al 0% porque no quieren hacer un ajuste abrupto que pueda causar demasiadas distorsiones a la economía.

Con todo, la Fed no tiene en sus cálculos una progresión económica estelar. La proyección es que la economía crezca a un ritmo del 2.1% este año y 2.4% el que viene para luego reducirse en torno al 2% en los años sucesivos. El desempleo se estima que caerá al 4.7% desde el 5% actual. En las previsiones se considera que puede haber hasta cuatro subidas más de tasas de cuarto de punto cada una en 2016 pero es algo que la Fed dice que monitoreará no solo teniendo en cuenta la marcha de la economía en EEUU sino también en el resto del mundo.

https://s.graphiq.com/rx/widgets.js

EEUU es oficialmente el único gran bloque económico que empieza a dejar atrás la política de estímulo monetario que otros bancos centrales como el Europeo, el de Japón o China están aplicando a sus débiles economías.

A la Fed le preocupa la fortaleza del dólar y el efecto que este pueda tener en el crecimiento del país ya que resta competitividad a los exportadores y confiere atractivo a los importadores. Eso resta crecimiento. Yellen también dijo mostrarse sorprendida por la fuerte caída del petróleo y espera una estabilización de los precios aunque no una gran subida.

Los mercados de valores, que llevan semanas si no meses anticipando esta subida  de tasas recibieron con alzas la decisión de las autoridades monetarias. Muchos analistas creen que aunque la Fed está mostrando mucha cautela las consecuencias de la subida de tasas, que se ha anticipado mucho, tardarán en emerger.