¿$622,000 millones en créditos fiscales?

La Cámara Baja da luz verde a proyecto de ley que beneficia a negocios y familias de bajos ingresos

La Cámara Baja del Congreso aprobó este jueves un proyecto de ley que provee $622,000 millones en créditos fiscales a negocios, familias de bajos recursos y contribuyentes individuales.

Entre los créditos fiscales permanentes incluidos en el proyecto de ley está el popular Crédito Fiscal por Hijo de $1,000 por hijo que califica -que estaba a punto de expirar-, un crédito fiscal para negocios por costos dedicados a la investigación y desarrollo de nuevas empresas, una expansión en crédito fiscal por gastos en educación superior y por ciertas donaciones caritativas hechas por corporaciones e individuos.

La legislación también extiende de manera permanente el Crédito Fiscal por Ingreso Ganado a trabajadores de bajos salarios y permite a los maestros deducir hasta $250 al año en gastos personales en sus declaraciones de impuestos.

El proyecto de ley suspende también algunos de los impuestos que ayudan a pagar por la Ley de Cuidado de Salud Asequible, mejor conocida como Obamacare.

Los miembros de la Cámara Baja votaron 318 a 109 a favor de la legislación, la cual incluye una extensión permanente de un crédito fiscal por hijo y un retraso en los impuestos para ayudar a pagar por Obamacare. Todos, excepto un puñado de republicanos votaron por el proyecto de ley mientras que la mayoría de los demócratas votaron en contra.

Sin embargo, más de 70 demócratas se unieron a los republicanos para aprobar la legislación.

La aprobación de la ley de impuestos fue el primer paso para dar luz verde a un acuerdo de impuestos y gastos masivos. La segunda parte de este acuerdo  – un proyecto de ley de gasto por $1.1 billones para financiar las agencias federales hasta septiembre- se espera sea aprobado hoy viernes por ambas cámaras.

El paquete de impuestos y gastos es la última gran legislación que votará el Congreso antes de que concluya operaciones para este año.

Este fue el primer primer presupuesto de esta envergadura negociado bajo el liderazgo del nuevo presidente del Congreso, Paul Ryan, republicano de Wisconsin.

Quienes respaldan esta ley de impuestos sostienen que ésta ayudará a crear empleos y a impulsar la economía.

“Las familias y los negocios tendrá la certidumbre que necesitan a largo plazo en lugar de estar preocupados año tras año por lo que vendrá”, dijo Ryan.

Los oponentes dicen que el proyecto de ley aumentará el déficit y dejará al Congreso con menos dinero en el futuro para pagar por importantes programas domésticos.

Nancy Pelosi, Líder de la Minoría en el Congreso, indicó que le gustan partes de los créditos fiscales en el proyecto de ley, pero no le gusta que no sean financiados con recortes al presupuesto o incremento en los ingresos.

“Estamos hipotecando el futuro de nuestros hijos”, dijo Pelosi. “Yo se que se ve bien, pero es un caballo de Troya”.