Cruzar ilegalmente a EEUU por mar es costoso y peligroso

Cada vez más los inmigrantes intentan entrar a Estados Unidos a través de embarcaciones que no están equipadas para recorrer grandes distancias

Cintillo_TragediaMar

Los coyotes le dijeron a un grupo de inmigrantes en Tijuana que cruzar por mar era lo más seguro en estos tiempos. La paga sería de entre 10,000 y 12,000 dólares por persona.  Los 18 inmigrantes mexicanos que el 18 de junio se embarcaron en Ensenada en un panga rumbo a San Diego, nunca imaginaron que parte del pago sería un viaje entre la vida y la muerte.

“Según nos dijeron ya habían hecho 14 viajes sin ningún problema. El de nosotros era el número 15”, dice Edy Israel Ruiz Álvarez, uno de los inmigrantes que era parte del grupo y sobreviviente de un choque donde perdió la vida una mujer que los acompañaba.

“Nos trajeron agachados todo el camino. Los coyotes nos prohibieron hablar. Apenas cabíamos. Estábamos todos entumidos. Yo no sentía las piernas. No nos podíamos mover tantito porque la lancha se ladeaba y amenazaba con voltearse. Ya estábamos en mar abierto y yo me arrepentí. Me puse a llorar”, recuerda Ruiz Álvarez.

El sueño de estos inmigrantes de llegar a Estados Unidos por mar terminó abruptamente cuando, según su versión, el bote en el que viajaban fue impactado por una nave de la Patrulla Fronteriza en las costas del sur de California.

Pedro Ríos de la organización American Friends Service Committee con sede en San Diego que aboga por los derechos de los inmigrantes, sostiene que el incremento de los cruces a través del mar en lugar de por tierra es una reacción a la militarización de la frontera que se ha dado desde hace seis o siete años.

“Son los nuevos métodos que los coyotes han buscado. Y lo que hemos visto más recientemente es que cada vez llevan a los inmigrantes a distancias más largas, no solo a las playas de San Diego sino a  Monterey y hasta San Francisco”, dice.

Las autoridades tienen un grupo de tarea conjunta de vigilancia que incluye además de la Patrulla Fronteriza, a la Guardia Costera y otras entidades federales. /Aurelia Ventura
Las autoridades tienen un grupo de tarea conjunta de vigilancia que incluye además de la Patrulla Fronteriza, a la Guardia Costera y otras entidades federales. /Aurelia Ventura

El problema, añade, es que las embarcaciones que utilizan no están equipadas para recorrer largas distancias en la mar, y ponen en riesgo al inmigrante.

Comenta que los casos con saldo trágico como en el de estos 18 inmigrantes que fueron embestidos por una lancha de migración son aislados pero igual de riesgosos que los cruces por tierra. “Se puede ver más fácil cruzar por mar pero pueden tener un alto precio”, expone.

La cónsul de México en San Diego, Remedios Gómez Arnau confirma que no hay muchos casos de intentos de ingreso por el mar con resultados trágicos, aunque recuerda que en enero de 2010, una panga donde venían 11 inmigrantes tuvo un final trágico ya que un hombre de Oaxaca, México perdió la vida.

En esa ocasión el bote pesquero fue volteado por las fuertes olas a escasos 15 y 30 pies de la playa Torrey Pines entre La Jolla y Del Mar. Al igual que en el caso de la inmigrante que pereció en junio, el cuerpo del inmigrante oaxaqueño fue encontrado flotando y por más que lo trataron de revivir, fue declarado muerto camino al hospital.

Embarcaciones como estas usan los coyotes para transportar gente y muchas veces drogas. /Archivo
Embarcaciones como estas usan los coyotes para transportar gente y muchas veces drogas. /Archivo

Fuerza excesiva

El abogado, experto en migración Alex Gálvez quien defiende a cuatro de los sobrevivientes de la tragedia en aguas del condado Norte cerca de Oceanside en San Diego considera que el gobierno usó fuerza excesiva para parar la panga donde iban los inmigrantes.

“Usaron el barco como arma y causaron la muerte de una persona y varias lesiones al resto”, señala.

Dice que ninguno de los inmigrantes iba armado ni los coyotes y no había necesidad ni siquiera de lanzar balazos. “Si bien los polleros tienen responsabilidad por no haberse detenido, los agentes de protección de las frontera reciben mucho entrenamiento para saber cómo enfrentar a los inmigrantes sin poner sus vidas en riesgo”, sostiene.

“No es posible que quienes huyen de la pobreza, expuestos a mucho peligro, llegan aquí, y tienen además que lidiar con el propio gobierno que prometió proteger los derechos humanos de los que emigran”, expone.

Cuatro de los sobrevivientes de un choque en el mar acompañados por su abogado en migración, Alex Gálvez.
Cuatro de los sobrevivientes de un choque en el mar acompañados por su abogado en migración, Alex Gálvez.

 

Por el exceso de fuerza empleada que al final llevó a la muerte de la inmigrante Graciela López Franco, es que se explora la presentación de una demanda contra la Patrulla Fronteriza, dice el abogado Gálvez.

La Opinión pidió un reporte del accidente y un comentario sobre la potencial demanda a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) pero su portavoz Ralph Desio dijo que no podían comentar sobre asuntos en litigio.

Arrestos ligeramente a la baja

“En el año fiscal que comprende octubre de 2014 a septiembre de 2015, estamos esperando poco más de 400 arrestos en el mar“, dijo Ralph DeSio, portavoz del CBP en el área de San Diego. Aclaró que los arrestos de inmigrantes que trataron de pasar al país por la vía marítima no sólo son de gente que trata de cruzar en pangas sino a nado, en botes para surfear, o motos de agua (jet-skis).

La cónsul de México en San Diego, Remedios Gómez Arnau dice que a partir de 2010 se conformó un grupo para evitar más desgracias en los cruces de inmigrantes por mar.

“Este año hemos visto una reducción de entre 30 y 60% en los intentos por entrar al país vía marítima entre Baja California y San Diego. Pero todavía se registran entre diez y quince intentos al mes, y aunque usen chalecos salvavidas, el riesgo de ahogarse y perder la vida está latente”, advierte.

Arrestos en el océano

2013:  616

2012:  779

2011:  631

2010:  869, el más alto.