Latinos y musulmanes se acercan más tras aumento de agresiones

Agresiones contra latinos y musulmanes hacen que estas comunidades se unan en Bell en pos de la protección
Latinos y musulmanes se acercan más tras aumento de agresiones

Latinos y musulmanes han estado en el punto de mira de la campaña republicana a la Casa Blanca, pero estos ataques han llevado a que las dos comunidades acentúen su entendimiento en la ciudad californiana de Bell.

Ser objetivo de la demonización política, “nos acerca más uno al otro, porque sabemos que al estar unidos nos protegemos todos”, dijo Leonardo Castañeda, preparador de carne en Fatima’s halal meat market, propiedad de libaneses.

Las agresiones contra musulmanes aumentaron en Estados Unidos después de los ataques terroristas el mes pasado en París, Francia, donde murieron unas 130 personas, y el asesinato de 14 otras por parte de una pareja radicalizada en San Bernardino, California, a principios de diciembre.

“Todos los que viven alrededor de nosotros nos tratan bien”, expresó Castañeda sobre los musulmanes de Bell, ciudad al este de Los Ángeles.

“Todos los musulmanes tienen negocios, ellos son una fuente de trabajo porque tienen trabajando en sus negocios pura gente hispana“, detalló el hispano originario del estado mexicano de Jalisco.

La ciudad de Bell

cuyo alcalde Alí Saleh es musulmán, tiene una población de 36,000 residentes de los cuales los latinos constituyen el 93% y los musulmanes alrededor del 4%, en su mayoría libaneses.

“Me gustaría que la demás gente que no los conoce, los trate y se dieran cuenta de la clase de persona que son”, expresó el tendero.

Por su parte, Latife Saleh, propietaria de la tienda Fátima, dijo que trabaja con tranquilidad porque “los musulmanes respetan a los latinos y viceversa”.

“Por eso no hay problema con los latinos… estamos aquí en comunidad, como familia”, agregó la libanesa casada con un musulmán estadounidense y madre de cinco hijos.

Se estima que:

en EEUU hay alrededor de unos 3 millones de musulmanes, mientras que los latinos, que en su mayoría profesan la fe cristiana, son de un aproximado de 55 millones de un total de 318 millones de estadounidenses.

Latinos y musulmanes, “¿por qué juntos?”, preguntó Latife. “Porque somos buenas personas”, explicó.

“¿Por qué a la mayoría de gente (de EEUU) no les caen bien los latinos?”. “O ¿porqué a la mayoría no les gustan los musulmanes?”, se preguntó.

“Cuando los latinos vienen les hacemos ‘Shawarma’ de res que ellos llaman carne al pastor”, contó Latife acerca del intercambio cultural que hay entre las dos comunidades que visitan su tienda, en donde también se sirve comida mexicana.

“A los árabes también les gustan los burritos de frijoles y los tacos. A los árabes les gustan mucho los tacos”, agregó.

El prejuicio

Shadia Chahin, una libanesa casada con un musulmán colombiano y asidua cliente del mercado de carnes Fátima, dijo que una fuente de problemas en Estados Unidos son los prejuicios.

“Si un americano blanco mata o roba, no es correcto que se culpe a todos los americanos por lo que unos hacen”, declaró Chahin acerca de juzgar personas sin conocerlas.

“Estados Unidos es un país joven que no tiene ni 240 años, por eso está formado con todas las razas del mundo, a diferencia de nuestros países viejos del mediterráneo”, aclaró.

“Por eso ningún grupo mayoritario tiene porqué estar diciendo quienes pueden vivir aquí y quienes no”, aseveró en alusión a las declaraciones del precandidato republicano a la presidencia.

El multimillonario Donald Trump declaró después de la masacre de San Bernardino que si llegara a ser presidente iba a prohibir la entrada de musulmanes al país.

Xavier Becerra, congresista demócrata por el distrito 34 de California, “dialoga” hoy con miembros del Concejo de Asuntos Públicos Musulmanes (MPAC) en Los Ángeles.

El oficial electo escucha las preocupaciones debido al aumento en acciones vandálicas contra mezquitas y amenazas contra musulmanes en la región y en todo el país.

“Para derrotar las ideologías radicales necesitamos que todas nuestras comunidades trabajen juntas”, dijo a Efe Becerra sobre amagos contra musulmanes y latinos.

Debido al debate por una reforma migratoria para alrededor de 11 millones de indocumentados, la comunidad latina es objeto de continuos ataques tal como lo hizo Trump al decir que “México sólo envía lo peor a Estados Unidos”, describiéndoles con todos los calificativos despectivos.

“Mantener las familias estadounidenses seguras es un esfuerzo de equipo y la diversidad de nuestra nación es nuestra fuerza”, aseguró Becerra.

El congresista, con raíces mexicanas, expresó que espera que no aumenten los ataques contra grupos vulnerables cuando suba de tono la campaña presidencial en 2016, “porque corremos el riesgo de crear más maldad y odio”.

Lo que “necesitamos son líderes fuertes, inteligentes que dirijan a todos los estadounidenses y que no dejen a algunos de nosotros atrás”, estimó.

El presidente del grupo demócrata en la Cámara de Representantes señaló que para lograr la seguridad de todos los habitantes de Estados Unidos, “es necesario que haya confianza entre la policía y las comunidades a las que sirven”.