Familia oaxaqueña hace realidad su ‘sueño americano’

Los dueños de Link Travel y L.A. Wedding Chapel comparten su experiencia como empresarios
Familia oaxaqueña hace realidad su ‘sueño americano’
La familia Pérez llegó de Oaxaca con sus cinco hijos y logró hacer sus sueños realidad.

Juan y Elia Pérez llegaron de Oaxaca en 1989 con sus cinco hijos en busca del “sueño americano”.

Elia comenzó empaquetando flores, y Juan, trabajando en una compañía de sierras industriales. Pero la pareja, que en Oaxaca tenía una tienda de bicicletas, extrañaba tener su propio negocio.

Con mucho sacrificio, los Pérez lograron ahorrar suficiente dinero y al cabo de un tiempo pudieron abrir un local de bicicletas, en Plaza México, Lynwood.

“Nunca pedimos un préstamo”, dijo Juan Pérez con orgullo. El empresario contó que desde pequeño sus padres le habían inculcado la importancia del ahorro y que él hizo lo mismo cuando tuvo sus propios hijos. La pareja continuó trabajando en sus respectivos empleos, mientras atendían el local.

Fueron sus hijas, quienes casi como un juego, les dieron la idea de comenzar la agencia de viajes Link Travel, que hoy tiene seis sucursales en Los Ángeles.

“Había un escritorio arrumbado en un rincón de la tienda y mi hija Rosi comenzó a pegar fotos de paisajes de distintas partes del mundo, que sacaba de las revistas. Cada cliente que llegaba al local veía las fotos y  nos preguntaba si también vendíamos pasajes”, recordó Juan. Su hija Mabel, que para ese entonces había comenzado trabajar en una agencia de viajes, los pudo aconsejar cuando abrieron su primera oficina en el centro de Los Ángeles.

“Todo empezó como un juego”, confesó Juan. “Vendíamos los pasajes y se los llevábamos en persona a la casa de los clientes. Mis hijos Mabel, Roselia y Juan Jr. fueron quienes realmente iniciaron el negocio, y le echaron sabor”, señaló el orgulloso padre.

Y es que los hijos de Elia y Juan son un factor fundamental en el negocio de familia. Desde pequeños, al salir de la escuela, y después de hacer sus tareas, corrían al negocio de bicicletas de su Oaxaca natal, y atendían a los clientes, tratando de imitar a sus padres.

“Los clientes se sorprendían de cuánto sabían los niños sobre bicicletas y apreciaban sus consejos. Los sábados, los niños se paraban junto a los otros empleados, en la línea para cobrar su salario, y recibían su porcentaje por las ventas”, recordó.

Juan aclaró que nunca forzó a sus hijos y que por el contrario, siempre les permitió que escogieran lo que querían hacer.

“Para nosotros, los negocios siempre fueron divertidos, como un juego. De pequeños, veíamos a trabajar a nuestros papás y nos poníamos a jugar a los empresarios”, recordó su hijo Juan Jr., quien estudió leyes y que, junto a su hermano, está planeando abrir próximamente una oficina de abogados.

“Somos una familia muy unida”, indicó Pérez y explicó que es la fe lo que los mantiene juntos. “Nunca soltamos la mano de Dios”, agregó.

Diversificarse para triunfar

La habilidad para satisfacer las necesidades de los clientes y adaptarse a ellas fue uno de los secretos del éxito de los negocios. “Cuando alguien me pregunta qué vendemos, yo les digo que no vendemos nada. Proveemos servicios a la gente”, explicó Pérez.

“Notamos que los clientes necesitaban permisos notarizados para que los menores pudiesen viajar, traducciones, casamientos, e incluso divorcios de personas que se habían casado en sus países, pero que después de años de vivir en EEUU formaron nuevas familias”, explicó. Juan y Elia se prepararon como ministros para administrar matrimonios, y su hija obtuvo el certificado de notaria. En la actualidad, cada agencia de Link Travel tiene su propia capilla L.A. Wedding Chapel.

“Aprender a diversificarse y adaptarse a las necesidades de los clientes es una de las reglas principales del éxito empresarial”, coincidió su hijo Juan Jr.

Otro secreto para triunfar en los negocios es enamorarse de lo que une hace y de lo que uno vende. “La gente puede percibirlo”, aseguró Pérez. “Nada es imposible”, aseguró el empresario. “Es sólo cuestión de persistencia. Cada vez que te caigas, debes levantarte y volverlo a intentar”, agregó.