Eliminar los carbohidratos no es la solución

Mientras los científicos y nutriólogos debaten si son peores las grasas o los carbohidratos, una experta nos comenta cómo prender a comerlos responsablemente
Eliminar los carbohidratos no es la solución
¿Qué son los carbohidratos? ¿Dónde los encontramos? ¿Cuáles son recomendables para nuestra rutina?
Foto: Shutterstock

Dice el dicho que es época de abundancia: mucho amor, mucho dinero, mucha convivencia y también mucha comida. Por ello, es importante que para preservar la salud y la figura, la gente se informe de qué es más peligroso comer en exceso.

Los carbohidratos por ejemplo, están malentendidos, generalmente se piensa como un pan glaseado o una tortilla de harina, pero no todas las personas saben que las frutas y verduras también lo son.

La consultora en nutrición y salud integral Rocío de la Loza dice que “si bien todos poseen un valor nutricional diferente, todos ellos son carbohidratos por lo que no hay necesidad de demonizarlos, sino aprender a diferenciarlos y saber cuáles consumir y en qué momento”.

Menciona que son uno de los tres macronutrientes vitales en la dieta que necesitamos para ejecutar todas las funciones corporales naturales. Son compuestos de carbono, oxígeno e hidrógeno que son convertidos fácilmente en glucosa, una forma de azúcar que alimenta nuestros cuerpos.

pan
“Por esto, deben ser la principal fuente de calorías en una dieta saludable, ya que son la fuente preferida y primaria de energía para todas nuestras células y órganos clave como nuestro cerebro”, dice en un comunicado. Pero entonces, ¿dónde podemos encontrar los carbohidratos?

  • Todo tipo de frutas.
  • Jugos de frutas naturales y bebidas de frutas con sabor artificial.
  • Las verduras como crucíferas y frondosos verdes (coles y brócoli).
  • Raíces, bulbos y tubérculos.
  • Cereales integrales como el trigo, quinua, arroz y maíz.
  • Los productos de granos enteros, tales como pan, cereales para el desayuno, y pasta.
  • Productos de granos refinados.
  • Legumbres como frijoles y lentejas.
  • Miel.
  • Postres al horno.
  • Leche y yogur.
  • Azúcar y bebidas azucaradas.
  • Edulcorantes naturales y artificiales.
  • Leches de origen vegetal.
  • Nueces.
  • Semillas.

Pero es aquí donde hay que poner atención, alerta la también health coach, pues no todos los carbohidratos son iguales, pues postres, harinas y azúcares pueden dañar a las personas, sobre todo si su consumo no se acompaña de actividad física.

“Los que conservan fibra como las frutas, las verduras crudas, los frijoles y el pan de trigo integral se conocen comúnmente como ‘carbohidratos complejos’, lo que significa que van a tomar más tiempo para ser transformados en glucosa y proporcionarán una fuente constante y segura de energía”.

El consumo responsable de carbohidratos sirve para aumentar la vitalidad, mantener un peso corporal saludable, controlar el colesterol y los triglicéridos, ayuda a luchar contra enfermedades del corazón, el cáncer y otras enfermedades crónicas. Por otro lado, preserva la flora intestinal en buen estado y contiene minerales esenciales y vitaminas como complejo B.

Es mejor priorizar el consumo de productos lácteos sin azúcar, utilizar edulcorantes naturales como la miel y el jarabe de arce en lugar de los edulcorantes artificiales y reducir el consumo global de azúcar refinada.

Cada persona necesita conocer qué tipo de carbohidrato es el ideal para su cuerpo y su actividad física. Debemos tener presente que no es lo mismo el desgaste energético que tiene una persona que no realiza ninguna actividad física en comparación con quienes se ejercitan de forma regular o en competencias.

Evitar los carbohidratos puede causar deficiencias nutricionales, así que es mejor consultar a un especialista en nutrición.