Trump da oxígeno a grupos supremacistas, aseguran expertos

Grupos extremistas ven a Trump como buena herramienta para sus causas

Donald Trump, precandidato republicano a la presidencia de 2016.
Donald Trump, precandidato republicano a la presidencia de 2016.
Foto: EFE

WASHINGTON.- El magnate empresarial, Donald Trump, debe parte de su éxito en la contienda al enorme descontento de los ultraconservadores con el “establecimiento” pero, según expertos, su candidatura también está dando oxígeno a grupos supremacistas y nacionalistas que lo usan para sus causas.

Su retórica incendiaria contra los indocumentados y las minorías encuentra eco en grupos supremacistas blancos que desde siempre han temido o rechazado la diversidad cultural en Estados Unidos, y usan sus mensajes como señal de “validación”.

Consultada por este diario, la campaña de Trump no ha hecho comentarios sobre el apoyo de grupos nacionalistas, o si él comparte algunas de sus ideas.

Sin embargo,  su retórica ha servido de imán a grupos de ultraderecha que culpan a los inmigrantes y las minorías del declive de la mayoría blanca y de todos los males del país.

En un reciente mitín político en Nevada, un partidario de Trump se escucha gritando la consigna de “Sieg heil”, un saludo  nazi, y ha habido otros incidentes de ataques contra inmigrantes.

“Los grupos supremacistas blancos están usando el ascenso de Donald Trump en las encuestas para reclutar y para recaudar dinero. Obviamente esperan que podrán llegar a los blancos que se sienten marginados y les atrae Trump, pero no hemos visto un gran aumento de afiliados a estos grupos”, dijo a este diario el grupo “Anti-Defamation League” (ADL) en una declaración escrita.

Apoyo de supremacistas

Trump se ha ganado elogios de prominentes supremacistas blancos –que abogan por el dominio de los blancos- como David Duke, el otrora líder del grupo “Ku Klux Klan”, según el grupo “Southern Law Poverty Center” (SPLC, en inglés), que rastrea las actividades de grupos militantes motivados por el odio racial en EEUU.

Presionado al respecto, Trump dijo a Bloomberg News que “no necesita” el apoyo de gente como Duke y, llegado el caso, lo rechazaría.

Rachel Pendergraft, portavoz del “Knights Party”, un grupo asociado con el KKK, dijo al diario The Washington Post que Trump se ha convertido en una herramienta que los separatistas usan, a través de panfletos y sitios web exclusivos, para promover las causas de un movimiento blanco en declive.

En su blog, Pendergraft asegura que, gracias a la porosidad de las fronteras, los blancos ahora conforman “menos del 10% de la población mundial” y son objeto del “odio” de las minorías.

“¿Crees que los negros, asiáticos, mexicanos, o judíos crearán y organizarán esfuerzos mundiales para ayudar a los niños blancos que van quedando?”, pregunta la activista nacionalista.

Don Black, fundador del grupo supremacista Stormfront, dijo al diario Politico que la campaña de Trump ha disparado el número de visitas a su página web y que, lo reconozca o no, éste ha dado vida a “un movimiento que continuará independientemente” de lo que ocurra en 2016.

//platform.twitter.com/widgets.js

Trump les da “validación”

“Sin duda, Trump ha insuflado vida a ese movimiento a lo grande; lo vemos en las redes sociales… estos grupos están muy entusiasmados con su candidatura, sus comentarios sobre los latinos y los musulmanes. Es su candidato”, dijo a este diario Heidi Beirich, directora del “Intelligence Project” de SPLC.

“Trump está convirtiendo en chivos expiatorios a toda una población y para estos grupos, Trump representa sus puntos de vista, les da una gran validación. El “factor Trump” les sirve para argumentar que no son un grupo marginal”, afirmó Beirich, quien lamentó que el Comité Nacional Republicano (RNC) sigue sin denunciar los comentarios de Trump.

¿Florece el odio?

 Según el SPLC, entre 2000 y 2008, grupos como el Ku Klux Klan (KKK) y otras formaciones neonazi abandonaron su retórica contra los afroamericanos, judíos y homosexuales para centrarse exclusivamente en la población indocumentada.

El SPLC documentó 748 grupos motivados por el odio racial y activos en 2014, de los cuales la mayoría, o 142, se identifica con la ideología neonazi, seguido por 72 vinculados con el KKK. California es el estado con el mayor número de estos grupos, con un total de 57.

Mapa muestra ubicación de grupos motivados por el odio racial.
Mapa muestra ubicación de grupos motivados por el odio racial.

Además, la elección de Barack Obama como el primer presidente afroamericano en la historia de EEUU les dio alas para propagar su odio, si bien sus números han bajado desde 2008 debido a la falta de liderazgo y la muerte de sus principales líderes, según ADL.

El temor de los supremacistas es que los blancos –especialmente los de bajos ingresos y sin título universitario- están siendo desplazados por las minorías, y esos cambios demográficos, sumados a la lenta recuperación económica, suponen una mezcla volátil de cara a los comicios de 2016, según Beirich.

La última vez que un precandidato presidencial sirvió de imán de extremistas blancos fue en 1999, cuando el comentarista conservador, Pat Buchanan, realizó su tercer y último intento desde 1992 por ganar la presidencia.

Buchanan  promovía una plataforma aislacionista y ultraconservadora –como la que apoyan algunos grupos nacionalistas- pero abandonó el Partido Republicano en 1999 en medio de pugnas internas.

Beirich señaló que si bien el sentimiento antiinmigrante puede sumar votos a nivel estatal,  en la contienda presidencial, sobre todo en los comicios generales, la retórica de Trump podría ser contraproducente.