‘Vamos por la justicia en masacre de los Jesuitas’

Se renovó la orden de captura que pase sobre 18 militares salvadoreños
‘Vamos por la justicia en masacre de los Jesuitas’
El Jardín de las Rosas conmemora en la Universidad Centroamericana de El Salvador, el lugar donde seis jesuitas y dos mujeres murieron en 1989.

La búsqueda de la verdad y justicia para la masacre de seis sacerdotes jesuitas, cinco de ellos españoles, en El Salvador durante la guerra civil ha cobrado nuevos bríos con la renovación del proceso que se ventila en España contra los presuntos asesinos.

España renovó Las órdenes internacionales de captura contra 18 militares salvadoreños retirados e involucrados en el asesinato de seis sacerdotes jesuitas en 1989, confirmó este martes en entrevista con La Opinión la abogada querellante en el caso, Almudena Bernabeu, del Comité de Justicia y Responsabilidad (CJA).

“Esta reiteración de la orden de captura de los presuntos autores materiales e intelectuales del asesinato de los jesuitas se debe a nuevas jurisprudencias en El Salvador, que permiten no sólo localizar sino arrestar a los perseguidos y extraditarlos a España”, afirmó Bernabeu.

En mayo de 2011, el juez español Eloy Velasco que lleva la causa en Madrid había emitido una primera orden de captura contra los 18 militares salvadoreños.

Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador alegó que el caso ya había sido juzgado y que a los militares los protegía la ley de amnistía de 1993.

Además, el gobierno del expresidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014) también protegió a los reclamados, al albergarlos en un cuartel del Ejército.

El líder salvadoreño de derechos humanos, Benjamín Cuellar, apuntó que si localmente se niega la extradición a España, los acusados no podrían salir del país puesto que serán perseguidos por la Policía Internacional (Interpol).

Entre los curas asesinados están Ignacio Ellacuría e Ignacio Martín-Baró, rectores de la Universidad Centroamericana (UCA) y reconocidos integrantes de la Teología de la Liberación.

El caso incluye el asesinato de dos mujeres salvadoreñas que eran colaboradoras de los jesuitas.

Bernabeu, aseguró a través de internet, que el juez de la Audiencia Nacional Española, Eloy Velasco, “ha pedido que se reiteren las órdenes de captura internacionales” contra los 18 militares retirados, a los que acusa de planear y asesinar en 1989 a los sacerdotes jesuitas y a dos mujeres.

La masacre ocasionó grave conmoción internacional, a tal grado que los procesos de diálogos y negociaciones entre los bandos enemigos se aceleraron y la guerra civil, que inició en 1980, terminó en enero de 1992.

“Ahora dependerá de las autoridades salvadoreñas si arrestan a los militares y los mantienen bajo custodia”, explicó la abogada española, que se ha destacado en procesar esbirros latinoamericanos residentes en Estados Unidos por medio de querellas civiles gestionadas por la CJA.

La abogada aclaró que el juez Velasco “está haciendo una labor muy seria y admitió la semana pasada un escrito en el que pedían los querellantes reactivar la orden de captura contra los exagentes salvadoreños”.

De la lista de los 18 requeridos, han sido excluidos René Emilio Ponce, quien ya falleció, e Inocente Montano, quien está preso en Boston, Estados Unidos, en espera de que la justicia de este país lo extradite a España.

Finalmente Bernabeu expresó que “los querellantes y familiares de las víctimas estamos listos para hacer todo lo pertinente a fin de que haya justicia y la legalidad se haga valer”.

¿Terrorismo?

El asesinato de los jesuitas se ha considerado a nivel internacional como un crimen de lesa humanidad y un acto de terrorismo, según el alegato del juez español Velasco.

Además de Ellacuría y Martín-Baró, fueron asesinados los jesuitas españoles Segundo Montes, Armando López y Juan Ramón Moreno, así como el salvadoreño Joaquín López.

Las mujeres eran la cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años, ambas salvadoreñas.