Compras de último momento en los “callejones”

En la víspera de la Nochebuena, los ‘callejones’ del centro de Los Ángeles se llenan de compradores en busca de regalos

Guía de Regalos

Compras de último momento en los “callejones”
Cientos de personas durante ventas de navidad en los callejones Santee en el centro de los angeles./ ARCHIVO

Cada año, la semana antes de la celebración navideña, las tiendas se llenan de compradores que, por un motivo u otro, esperaron hasta último momento para salir a buscar regalos. El distrito de la moda, más conocido como los “callejones”, no fue la excepción.

En la víspera de Nochebuena, las calles del “Fashion District” en el centro de Los Ángeles se observaban abarrotadas de compradores buscando ofertas y ese presente para obsequiar en Navidad.

Y aunque cientos de personas preguntaban precios y comparaban mercadería, había desilusión entre la mayoría de los comerciantes.

“Este año nos fue muy mal”, confesó Verónica Hernández, que maneja la tienda Picasso, ubicada en la esquina de Olympic y Santee.

Hernández dijo que las ventas habían caído considerablemente con respecto a otros años.

“El año pasado, desde septiembre a diciembre, ya habíamos vendido el 70% de la mercancía. Este año vendimos sólo el 25%. Las ventas están muy lentas”, indicó.

Hernández señaló varias tiendas en la misma cuadra con las persianas bajas, que habían tenido que cerrar por falta de compradores, y dijo que otros comerciantes de la zona le habían informado que, a partir de enero, otras 30 cerrarían sus puertas.

Carmen Pérez, otra de las comerciantes, coincidió con Hernández, y opinó que las ventas habían caído, porque la economía no estaba bien.

Yo creo que es porque las rentas en Los Ángeles están carísimas. A la gente no le queda dinero para salir a comprar”, opinó.

Otros comerciantes ofrecieron distintas razones por la falta de ventas de este año.

“Para mí, la gente se siente insegura y no quiere ir a lugares donde hay mucha gente”, explicó Isabel Gutiérrez, vendedora en una tienda de la calle Santee. “El ataque de San Bernardino fue un golpe muy grande para los angelinos. Las tiendas tienen personal de vigilancia, pero no ofrecen mucha seguridad”.

Según Gutiérrez, la caída en las ventas desde el atentado terrorista fue muy marcada. “Si hubiese ganancias, podría decir que vendemos poco, pero ni siquiera eso. La verdad es que este año no vendimos prácticamente nada”, confesó.

Compradores buscan ofertas

Sin embargo, muchos de los compradores se veían ansiosos por encontrar obsequios navideños.

“Todavía me faltan comprar 15 regalos”, contó Mariano Landeros, que paseaba por la calle Olympic con su novia.

Landeros dijo que era la primera vez que iba a los callejones y que, si bien había notado que algunos precios eran más baratos, no eran tan económicos como había pensado. “En Navidad es cuando se van todos los ahorros”, comentó.

“Hay que saber qué comprar y qué no”, explicó María López. “En los callejones no conviene comprar ropa porque cuando la lavas, se encoge y te queda por el ombligo. Quizás pantalones, pero nada más”.

En su lugar, López aconsejó comprar zapatos, gorras y bolsas, “que en general salen buenas”, opinó.

López estaba comprando con sus hijas que habían llegado de Utah para visitarla, y aprovechaban a pasar por el distrito de moda angelino. “En Utah no tienen callejones como tenemos en LA”, explicó.