La esperanza para Jeb Bush: Aguantar hasta que otros caigan

Bush cuenta con la mayor cantidad de dinero, tanto de su campaña como de un Super PAC que lo apoya, de todos los precandidatos. Partidarios afirman que la capacidad de mantenerse en pie hasta "que otros candidatos fallen" es su arma secreta en la batalla

Guía de Regalos

La esperanza para Jeb Bush: Aguantar hasta que otros caigan
Jeb Bush, otrora favorito para la nominación republicana, se ha visto opacado por varios otros precandidatos, pero espera que los recursos monetarios lo ayuden a aguantar hasta que el público le de otra mirada a su candidatura.

El mismo día que la más reciente encuesta mostró al precandidato republicano Jeb Bush con un 3% de la preferencia nacional (lo más bajo que ha estado hasta ahora), su partidaria Rosario Marín aseguraba que Bush “está donde debería estar” y que su candidatura cuenta con todos los recursos suficientes para sobrevivir a Donald Trump y aguantar “muchó más allá de Iowa y New Hampshire”.

Es en New Hampshire, el primer estado en sostener una primaria tradicional (no asamblea como en Iowa) el 9 de Febrero, donde Bush está concentrando sus esfuerzos. Pero allí no está con fuerte competencia contra Donald Trump sino también contra otros republicanos más convencionales, como Marco Rubio y hasta John Kasich, que lo superan en los números, además de los ultraconservadores Ben Carson y Ted Cruz.  No será una tarea fácil.

Marín, vocera del Super PAC Right to Rise USA y ex Tesorera de los EEUU dice que “mucha gente está obsesionada con las encuestas” y que Bush está “corriendo un maratón” y no una carrera de velocidad.

“El está donde debería estar, tiene muchos recursos que otros candidatos no tienen. Estos otros se quedarán sin dinero si no hacen un buen papel en las primeras votaciones, sus recursos se van a secar”, dijo Marín. “El no tiene ese problema, el super PAC tiene el dinero para apoyarlo mucho más allá de Iowa y New Hampshire”.

Aparte del dinero que su campaña recaba directamente de donantes, Bush cuenta con el apoyo del más grande de todos los llamados “Super PACS”, que son comités de acción política que, según la ley, pueden recabar sumas ilimitadas de empresas, sindicatos, organizaciones e individuos, y gastar también cantidades ilimitadas. Los Super PACS pueden apoyar y oponerse a candidatos pero no coordinar con sus campañas.

El Super PAC Right to Rise, es un comité que ha recabado más de $103 millones y gastado ya más de $44 millones en apoyo a Bush y en oposición a varios de los otros candidatos. En las últimas semanas, el gasto se ha concentrado en promover a Bush y hacerle oposición a Marco Rubio (senador de Florida), Ted Cruz (senador de Texas), Donald Trump (magnate) y otros candidatos menores que compiten en la primaria republicana.

El cubano Miguel Fernandez, presidente de MBF Healthcare, un fondo de capital de riesgo que invierte en compañías de relacionadas a la salud, fue el principal mega donante del Super PAC Right to Rise USA, que apoya a Jeb Bush. Hasta ahora ha dado tres millones. 

“Bush se recuperará cuando la gente preste  más atención”

Marín, quien aparte de ser vocera del Super PAC apoya personalmente a George W. Bush, dice que apoya al candidato “porque necesitamos un líder que nos una en vez de dividirnos, ninguno de los demás es capaz de hacer eso”.

Según la ex tesorera de la nación (que ejerció esa función durante el gobierno del hermano de Jeb, George W.), ninguno de los demás “tiene la templanza, el temperamento, la capacidad y los logros que él tiene”.

“Los insultos que vemos hacia las mujeres de algunos candidatos son absurdos, más del 50% del electorado es mujer. Es una estupidez”, agrega.

Las encuestas más recientes en el estado de New Hampshire le dan a Bush algo de esperanza, casi un 8% del electorado, aunque tiene a otros cinco candidatos por delante. El cálculo de los estrategas es que si los otros fallan en los primeros estados, Bush tendrá la organización y el dinero para seguir adelante y que el electorado podrá reconsiderar sus capacidades.

A cinco semanas de las primeras votaciones, es mucho lo que puede cambiar, esperan Marín y otros partidarios de Bush.