México 2015: Plagado por la fuga de ‘El Chapo” y la crisis de derechos humanos

La fuga del narcotraficante "más buscado", la continua búsqueda por los estudiantes desaparecidos a la fuerza, y un gobierno que ante tanta violación de derechos humanos se rehúsa en actuar
México 2015: Plagado por la fuga de ‘El Chapo” y la crisis de derechos humanos
Foto: Archivo

Poco antes de las 9:00 de la noche del domingo 12 de julio pasado se escapó del penal de Alta Seguridad del Altiplano, Joaquín “El Chapo” Guzmán por un túnel de 1.5 kilómetros que ordenó cavar desde el subsuelo de la regadera en su celda hasta un terreno que compró exclusivamente para construir una casa que sirviera de fachada para la salida.

Una compleja obra de ingeniería sobre la que el líder del cártel de Sinaloa tenía amplia experiencia: en el condado de San Diego se le atribuyen 56 pasadizos similares.

Aún así escapó para dejar mal parado al gobierno mexicano encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto que apenas un año atrás presumía su recaptura después de se fugó por primera vez en julio de 2001 del penal de Puente Grande, Jalisco, en un carrito de lavandería.

“Fue un golpe terrible para la imagen nacional e internacional de este gobierno que se vendía como salvador”, recuerda José Fernández Santillán, analista del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Por esos días, Peña Nieto iba para un viaje en París que no canceló. Dejó a sus subordinados encargados y poco después la Procuraduría General de la República (PGR) encarceló a una docena de funcionarios del penal que aún siguen en proceso judicial mientras la leyenda del capo creció como espuma.

LEE ADEMÁS: COBERTURA COMPLETA SOBRE LA FUGA DE ‘EL CHAPO’

A “El Chapo” se le atribuyen diversos corridos y leyendas. Se dice que el narcotraficante más buscado del mundo por el que la DEA ofrece cinco millones de dólares come por restaurantes de Chihuahua, Chiapas, Morelos, Sinaloa y Baja California custodiado por centenares de pistoleros y al final paga la comida de todos los comensales.

En días pasados el sitio web divulgó una fotografía en la que se veía a un hombre de baja estatura y bigote, vestido de camisa blanca arremangada, con la cual dejaba entrever que se trataba de El Chapo: días después la prensa local reveló que era una imagen extraída del videoclip de Los Titanes de Durango.

En octubre pasado estuvo a un paso de ser recapturarlo en el poblado de Tamazula, Durango, frontera con Sinaloa.

Las autoridades buscan a "El Chapo" en el triángulo dorado.
Las autoridades buscan a “El Chapo” en el triángulo dorado.

Los soldados de la Marina le cerraron el cerco en diversas poblaciones del Triángulo Dorado, la zona donde convergen los estados de Durango, Sinaloa y Chihuahua, donde lo ubicaron algunos de los 53 delatores anónimos que entre septiembre y octubre se dedicaron a “chivatear” al líder del Cártel de Sinaloa a través de llamadas telefónicas y correos electrónicos para recibir la recompensa de 30 millones de pesos.

Las autoridades no han revelado si alguna de éstas los llevó hasta Tamazula, pero el caso es que por ahí pusieron los ojos todas las instituciones involucradas en la seguridad: las secretarías de Defensa, Gobernación y Marina; la PGR y el Consejo Nacional de Seguridad.

Durante los primeros días de octubre negaron la búsqueda, pero finalmente reconocieron en un comunicado conjunto que El Chapo puso pies en polvorosa, rodó por un barranco y “quedó herido del rostro y manos”. Libre.

Derechos Humanos, la vieja deuda

El 26 de septiembre pasado, los familiares de los 43 estudiantes de la normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, se sintieron tristes, impotentes y ofendidos: casi igual que un año atrás, cuando la policía del vecino poblado de Iguala, se llevó a sus muchachos, pero con un elemento extra: el olvido.

La marcha, organizada por padres de los jóvenes y varias organizaciones sociales, se planteó como una procesión, una caminata entre dos de los principales puntos religiosos de la ciudad, la Catedral Metropolitana y la basílica, y una misa.
La marcha, organizada por padres de los jóvenes y varias organizaciones sociales, se planteó como una procesión, una caminata entre dos de los principales puntos religiosos de la ciudad, la Catedral Metropolitana y la basílica, y una misa.

Después de las múltiples fallas de la investigación de la PGR señaladas por un grupo interdisciplinario internacional de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, del anuncio de una “reinvestigación” y del hallazgo de decenas de fosa clandestinas en Guerrero, los jóvenes siguen considerados desaparecidos, las marchas que exigen la búsqueda continúan, pero cada vez con menos gente en solidaridad.

Las torturas, asesinatos, robos y secuestros, tienen como común denominador la impunidad. El 98% de los delitos en el país no resuelven y, al no haber justicia, “hay una violación sistemética a los derechos humanos”, insiste Consuelo Morales, fundadora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, una organización que ha apoyado durante los últimos años a buscar a desaparecidos en Nuevo León y los estados Aledaños.