Periodismo: una profesion letal

Reporteros sin Fronteras califica a Irak y Siria como los países más peligrosos; en América Latina, México tiene el peor récord

Ciudad de México

Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección de Periodistas coincidieron que México fue uno de los países más peligrosos en el mundo para ejercer el periodismo durante este 2015.

En su recuento anual publicado hoy, RSF señaló que México es el país más mortífero para la prensa en América Latina, donde  estados como Oaxaca o Veracruz, en el sur del país, son los más peligrosos para los reporteros, quienes se convierten en blanco de las mafias y de los políticos locales cuando denuncian hechos de corrupción.

Uno de los asesinatos de periodistas que marcó el 2015 en ese país —recuerda RSF— fue la ejecución del fotoreportero mexicano Rubén Espinosa, encontrado con signos de tortura junto a cuatro mujeres en un apartamento de la Ciudad de México, adonde el joven huyó desde Veracruz por amenazas de muerte.

“Con ocho periodistas asesinados en 2015 —en cinco de estos casos aún se desconoce la razón por la que los mataron. Antes, algunos podían huir de  Veracruz o Oaxaca para ponerse a salvo en regiones más “tranquilas”, pero el asesinato de Rubén Espinosa en la capital, el 31 de julio de 2015, demostró que hoy en México ya no existe ningún refugio para los periodistas amenazados”, dice el Balance 2015 de la organización con sede en París.

Otro periodista asesinado este año fue José Moisés Sánchez Cerezo, quien desapareció a inicios de enero y fue encontrado sin vida el 24 del mismo mes en Medellín, Veracruz. Por el hecho fue detenido Clemente Noé Rodríguez Martínez quien, según informó CNN, era miembro de una banda dedicada a la venta de drogas en Medellín y quien además confesó haber asesinado de Sánchez Cerezo por encargo de Martín López Meneses, subdirector de la Policía Municipal de Medellín.

La tortura y asesinato de Armando Saldaña el pasado 2 de mayo levantó la atención de las organizaciones de derechos humanos. El comunicador de la estación La Ke Buena 100.9 FM, fue encontrado sin vida en un arroyo en Oaxaca, a 10 millas de la frontera con Veracruz, su estado natal. Saldaña Morales había informado sobre la participación del crimen organizado en el robo de petróleo de los oleoductos que constantemente involucraba a cárteles de drogas como Los Zetas, según informó El Economista.  

RSF indicó que el 2015 se cierra con 67 periodistas muertos oficialmente en circunstancias vinculadas a su trabajo, de una lista de 110 profesionales de la información fallecidos “en extrañas circunstancias”.

A esa cifra se suman 27 periodistas-ciudadanos y otros 7 colaboradores de los medios de comunicación, lo que eleva a 787 los fallecidos en la última década por trabajar para los medios de comunicación, según el Balance anual.

Para Reporteros Sin Fronteras el país más mortífero en el mundo para los periodistas en este año que ya casi termina fue Irak, seguido de Siria, ambos con conflictos armados y con la presencia de la organización terrorista Estado Islámico (ISIS).

En la tabla

En el ranking internacional México se colocó en el lugar número siete.

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) colocó a su vez a México en el octavo lugar de las 20 naciones más peligrosas para la profesión. La lista del Comité la encabeza Siria. Debajo se encuentran Francia, Brasil, Yemen, Sudán del Sur, Irak, Bangladesh, México, Somalia y Estados Unidos.

Añadió además que el 40 por ciento de los periodistas asesinados en 2015 por ejercer su profesión, 28 de un total de 69, murió a manos de grupos terroristas como Al Qaeda o ISIS.

Detalló que un tercio de los reporteros fallecidos fueron asesinados por grupos criminales, como narcotraficantes o incluso funcionarios gubernamentales relacionados con el crimen organizado y la corrupción.

Reina la impunidad

En días pasados, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) que presentó un informe acerca de periodistas asesinados en México señaló que al igual que la mayoría de las violaciones de los derechos humanos en ese país “no parece haber ninguna voluntad clara entre los poderes políticos y judiciales para llegar a una conclusión acerca de quién tiene autoridad sobre estos crímenes” contra periodistas.

La organización mencionó que de acuerdo a cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos , el 89 por ciento de los casos de agresión no se resuelven, lo que, dijo, contribuye al clima general de miedo y autocensura que existe entre los comunicadores.

“En algunas zonas del país, como Veracruz y Oaxaca, la situación es especialmente delicada debido a la infiltración generalizada de tráfico de drogas entre las fuerzas de seguridad del Estado”, dijo la Federación.

El informe refiere que desde la llegada de Javier Duarte al Gobierno de Veracruz, “trece trabajadores de los medios han sido asesinados, mientras que otros han tenido que abandonar este peligroso estado con el fin de seguir trabajando como periodistas”.