Editorial: Un año mejor para el indocumentado

Nuevas leyes de California contribuyen a la integración del indocumentado

Los indocumentados de California gozarán este año de más protecciones y oportunidades que el 2015 gracias a la entrada en vigencia de nuevas leyes. La nueva legislación en general ayudará a estos inmigrantes a que avancen en su integración en la sociedad, mientras esperan que desde Washington algún día surja una reforma integral.

Una de estas leyes prohibe la discriminación laboral por no ser ciudadano, porque el idioma principal no es el inglés ni por su condición migratoria. Básicamente la SB600 expande la interpretación de la Ley de Derechos Civiles Unruh para que incluya estos aspectos a la lista de protecciones ya garantizadas como sexo, raza, religión y orientación sexual.

En otra medida se eliminó del Código Laboral de California la palabra “alien” para definir a un inmigrante. Esperamos que este sea el principio para erradicar una palabra que también se usa para definir a un extraterrestre. Este término da pie a la deshumanización de la persona. También se erradicó de las leyes y estatutos toda disposición ligada a la odiosa Proposición 187 de 1994.

Otra ley clave fue la que permite que un indocumentado pueda obtener la licencia estatal para ejercer trabajos ya sea como enfermera y guardia de seguridad, entre muchos otros. La SB 1159 exige a las 40 organizaciones a cargo de acreditaciones y licencias que operan bajo el Departamento de Asuntos del Consumidor, considerar la solicitud de un individuo aunque no tenga papeles y aceptar la Identificación Federal de Contribuyente en  vez del Seguro Social.

Hay buenas noticias también para los jóvenes indocumentados que podrán tener acceso a las mismas oportunidades de obtener créditos que otros estudiantes, a través de un fondo estatal especial.

Estas son algunas de la leyes que entraron en vigor, que hacen menos dura la vida del indocumentado en California. Lo importante es que esta legislación en su totalidad le da la oportunidad a la persona sin papeles de ser útil, de ejercer un trabajo, de aprender una profesión y de no temer a un tipo de discriminación laboral.

La sociedad progresa, la economía se enriquece y la autoestima individual se fortalece cuando la gente siente que puede llegar a cumplir con su potencial, sin que el estado migratorio sea un obstáculo. Bien por Sacramento.