Te ayudamos a elegir el mejor banco para ti

¿Valoras el acceso digital las 24 horas, 7 días a la semana por sobre el trato personal? ¿Buscas miles de sucursales o tarifas bajas? Los consumidores que están dispuestos a buscar precios tienen más opciones que nunca
Te ayudamos a elegir el mejor banco para ti
Con tantas opciones, elegir banco puede ser una decisión difícil.
Foto: Shutterstock

La sucursal de Umpqua Bank con paredes de vidrio en Sansome Street en el Distrito Financiero de San Francisco podría confundirse fácilmente con un centro comunitario exclusivo. Umpqua, un banco pequeño y regional que opera principalmente en la Costa Oeste, adapta sus “tiendas” (el nombre que usa para sus sucursales) a las comunidades en las que están ubicadas. Por lo tanto, la sucursal de Sansome organiza eventos regularmente para su clientela – principalmente jóvenes profesionales – que incluyen reuniones de yoga y para establecer contactos.

La sucursal de Noe Valley, al otro lado de la ciudad, que atiende a una base de clientes más orientada a la familia, a veces llama a su camión de helados para servirles una delicia gratuita. El banco considera estos eventos parte de “la vida Umpqua” y el objetivo es conectarse con los clientes más allá de las operaciones bancarias.

Pero en Umpqua, incluso las operaciones bancarias convencionales se realizan de manera poco convencional. Por ejemplo, los clientes completan boletas de depósito en un “bar bancario” que se parece más a la recepción de un hotel de lujo, y cuando necesitan firmar algo, un “asociado universal” podría ofrecerles en forma gratuita galletas o una taza de café de la mezcla registrada de Umpqua, junto con la pluma para firma.

En cambio, a muchos clientes del banco USAA les es difícil hasta encontrar una sucursal en primer lugar. El banco con sede en San Antonio tiene solo 20 a nivel nacional, en comparación con las 331 de Umpqua (o las más de 5,500 de Chase). Esto se explica porque USAA, que sirve principalmente a familias militares dispersas por todo Estados Unidos y el mundo, no enfatiza mucho el contacto cara a cara. Opera predominantemente como banco en línea.

La mayoría de sus clientes realizan sus operaciones por medio de computadoras, teléfonos inteligentes, centros de servicio telefónico de atención al cliente y cajeros automáticos. Los titulares de cuentas pueden utilizar una cuenta corriente sin mantener un saldo mínimo y pueden pagar cuentas en línea, utilizar tarjetas de débito y retirar dinero sin la aplicación de una tarifa en efectivo en más de 65,000 cajeros automáticos en red a nivel nacional.

Estos dos enfoques de banca minorista aparentemente opuestos –uno orientado al estilo de vida y el otro digital y predominantemente operativo– tienen una cosa en común: ambos tienen clientes sumamente satisfechos. De hecho, Umpqua y USAA se encontraron entre los bancos mejor posicionados en nuestra encuesta de más de 49,000 suscriptores, que brindaron más de 74,000 calificaciones de bancos y cooperativas de ahorro y crédito.

Ese no es el caso de los bancos más grandes. En los últimos 30 años ha habido una ola de consolidación a medida que bancos grandes se han vuelto aún más grandes a través de fusiones o al absorber bancos menores en adquisiciones masivas. Hoy en día, alrededor del 40% de todos los activos bancarios comerciales se encuentran en manos de solo 4 mega bancos: Bank of America, Chase, Citibank y Wells Fargo.

Los bancos grandes tienen la capacidad de marketing para publicitar fuertemente sus servicios, colocar sus nombres en estadios deportivos, patrocinar torneos de tenis y abrir sucursales en distritos caros. A través de estos esfuerzos obtienen la mayor parte de la atención pública, pero eso no parece ayudarlos en cuanto a la satisfacción de sus clientes.

Los 4 mega bancos se ubicaron entre los últimos 5 en nuestras calificaciones generales, aunque como grupo, nuestros lectores aún estaban satisfechos con ellos en general.

¿Qué hacen las instituciones más pequeñas, como Umpqua y USAA que los mega bancos no hacen? No hay una respuesta única, pero nuestra encuesta sugiere que los bancos pequeños se benefician al concentrarse en las necesidades particulares de sus clientes. En el caso de Umpqua, eso significa servicio en persona y compromiso con la comunidad. USAA utiliza la tecnología para ofrecer servicios virtuales al cliente y bajas tarifas.

Estos 2 bancos no son anomalías. A pesar de toda la consolidación, sigue habiendo una cantidad notable de opciones e innovación en la industria bancaria. Nuestra encuesta encontró más de 60 bancos -entre ellos, algunos que operan principalmente en línea– y cooperativas de ahorro y crédito más pequeños que brindan alternativas atractivas para clientes insatisfechos con los grandes bancos o que no tienen interés en ellos.

Para aquellos que aprecian el alcance nacional y la conveniencia de muchas sucursales, uno de los 4 grandes bancos podría ser la mejor opción. La buena noticia en cuanto a la industria bancaria es que los consumidores tienen opciones. Nadie tiene que conformarse con un servicio meramente aceptable. Además, los consumidores que no estén dispuestos o no puedan abrir cuentas bancarias por tarifas altas y requisitos de saldo mínimo ahora tienen más opciones que las que conocen.

Si te gusta tu banco actual y quieres seguir con él, fantástico. Pero sigue leyendo, porque te ayudaremos a estructurar tus cuentas para asegurarnos de que obtengas las tarifas más bajas y las tasas de interés más altas posibles. Y si tienes ganas de dejar tu banco, nuestras Calificaciones basadas en encuestas pueden ayudarte a encontrar uno mejor.

A continuación presentamos una guía para ayudarte a comprender tus opciones.

Mega Bancos: mejores en cuanto a conveniencia, tecnología, seguridad

banco

Ventajas. Bank of America, Chase, Citibank y Wells Fargo tienen una presencia significativa a nivel nacional: más de 17,000 sucursales en total y más de 80,000 cajeros automáticos sin tarifas de costa a costa; entre ellos, algunos ubicados en supermercados, farmacias y tiendas.

“Para el 40% de nuestros clientes que viven de sueldo a sueldo, la conveniencia es lo más importante”, dice Thong Nguyen, presidente del sector de banca minorista en Bank of America. Según él, consideran “cuán rápido puedo depositar dinero y tener acceso a él de manera conveniente, sin interrupciones y sin sorpresas”, tales como retenciones o tarifas inesperadas.

Para lograr esto, los grandes bancos ofrecen plataformas bancarias digitales de última generación. Y como las marcas de alto perfil son blancos constantes de criminales cibernéticos, los mega bancos tienen sistemas de seguridad sofisticados, según un estudio de 2015 realizado por la Oficina de Contraloría General.

También es más probable que las más grandes utilicen medidas de seguridad avanzadas, tales como los inicios de sesión por huellas digitales para la banca móvil. Wells Fargo está experimentando con sistemas de autenticación de voz y rostro. La preservación de la seguridad de tu cuenta significa menos inconvenientes para ti y menores costos de fraude transferidos a todos los depositantes.

Desventajas. Toda esa tecnología de última generación no siempre es suficiente para aventajar a los malhechores, tal como lo demuestra el robo de información identificativa de 76 millones de hogares Chase en 2014. (Chase sostiene que no se realizó ninguna actividad fraudulenta a raíz de tal violación). Y a pesar de la popularidad de las operaciones bancarias en línea y la banca móvil, los consumidores siguen yendo a las sucursales para interactuar con cajeros o banqueros. Pero en cuanto al servicio al cliente, los 4 Grandes Bancos quedaron ubicados entre los últimos de nuestras clasificaciones, con solo calificaciones regulares en esa área.

Nguyen de Bank of America admite que los bancos más pequeños frecuentemente corren con ventaja por su conocimiento más personalizado de sus clientes. Afirma que su banco está trabajando para desarrollar una experiencia más “íntima” al contratar a más especialistas y cajeros a tiempo completo en sus sucursales.

“Las sucursales siguen siendo una parte importante de cómo servimos a los clientes”, dice Andrew Brent, vocero de Citibank. “Somos conscientes de que los consumidores de hoy tienen expectativas nuevas y mayores respecto de lo que debería ser su experiencia en una sucursal”. Wells Fargo dice confiar más en sus propias encuestas a clientes. Chase se rehusó a comentar sobre nuestros hallazgos.

Las operaciones con grandes bancos también pueden ser caras. Aunque nuestros lectores informaron que las cuentas corrientes gratuitas se encuentran ampliamente disponibles, el 57% que tenía ese tipo de cuenta en un banco grande tenía que cumplir requisitos de saldo mínimo, en comparación con solo el 49% en bancos más pequeños, el 25% en cooperativas de ahorro y crédito y 13% en bancos que operan principalmente en línea. Esto se explica porque las cooperativas de ahorro y crédito, por ejemplo, tienden a ofrecer cuentas corrientes absolutamente gratuitas independientemente de los saldos de las cuentas.

Cooperativas de ahorro y crédito (credit unions): mejores en cuanto a servicio al cliente en persona, costos más bajos

credit union

Ventajas. Las cooperativas de ahorro y crédito se encuentran entre los servicios de mayores calificaciones que hemos evaluado, con un 93% de sus clientes altamente satisfechos, en promedio, en comparación con un 69% para los mayores 4 bancos nacionales. Su satisfacción se deriva del buen servicio al cliente, lo cual no es de extrañar, considerando que las cooperativas de ahorro y crédito son propiedad de sus miembros y son administradas por ellos.

A diferencia de los bancos con fines de lucro, las cooperativas de ahorro y crédito están exentas de impuestos. Los miembros generalmente tienen acceso a cuentas corrientes gratuitas, tasas de interés levemente mayores sobre certificados de depósito y tasas de interés significativamente más bajas para tarjetas de crédito y préstamos para automóviles. Alrededor del 80% de las cooperativas de ahorro y crédito ofrece cuentas corrientes gratuitas en comparación con solo alrededor de la mitad de los bancos convencionales, según Moebs Services, una firma de investigación bancaria en Lake Forest, Ill.

Sin embargo, aun así se aplican tarifas por sobregiros y otros cargos. Pero en promedio, los miembros de cooperativas de ahorro y crédito pagan anualmente solo $71 por año por sus cuentas corrientes, mientras que los clientes de bancos pagan $183, según un estudio de todas las operaciones y tarifas en más de 16,000 cuentas bancarias y de cooperativas de ahorro y crédito realizado por Victor Stango y Jonathan Zinman, profesores de la Universidad de California, Davis y Dartmouth College, respectivamente.

Y mientras que los grandes bancos seducen a clientes adinerados, las cooperativas de ahorro y crédito intentan llegar a comunidades marginadas. Dado su condición de organización sin fines de lucro y su misión de servir a sus miembros, “las cooperativas de ahorro y crédito brindan la mejor alternativa para los ‘infrabancarizados’, ya que nuestras tarifas y requisitos de cuentas son menores o menos estrictos”, dice Joe Fagenstrom, vocero de Star One, una cooperativa de ahorro y crédito en el condado de Santa Clara, California.

Desventajas. Las cooperativas de crédito tienen en promedio solo 3 sucursales; algunas más grandes, tales como las que están incluidas en nuestras Clasificaciones, tienen más. Pero los miembros de 3,500 cooperativas de ahorro y crédito pueden acceder a información sobre sus cuentas y efectivo a través de sistemas tales como la red CO-OP de 30,000 cajeros automáticos sin tarifas. Y miembros de ciertas cooperativas de ahorro y crédito también pueden utilizar una red de 5,000 sucursales a nivel nacional que cuentan con cajeros. Las operaciones bancarias por Internet son otra opción, pero las cooperativas de ahorro y crédito tienden a estar rezagados con respecto a los bancos en cuanto a los servicios digitales que ofrecen.

Otro inconveniente: La posibilidad de ser miembro es limitada, porque las cooperativas de ahorro y crédito frecuentemente están asociadas a un empleador o a un grupo, tal como un sindicato o iglesia. Pero las cooperativas de ahorro y crédito comunitarias tienen reglas más relajadas y casi cualquier tiene la posibilidad de unirse a una cooperativa de ahorro y crédito en algún lado. Para encontrar una (y verificar si cumples con los requisitos para unirte), ingresa a mycreditunion.gov

Bancos que operan principalmente en línea: mejores para Servicio al cliente en línea, mayores tasas de ahorro, costos más bajos

banco online

Ventajas. Tal como las cooperativas de crédito, los clientes de los bancos que operan principalmente en línea informaron los mayores niveles de satisfacción general que hemos visto para cualquier servicio, con un 93% de clientes altamente satisfechos. ¿Cómo mantienen contentos a sus clientes estas instituciones virtuales cuando no existe la interacción cara a cara en sus operaciones? Con tecnología.

Como organizaciones principalmente digitales nacidas en la era de Internet, los bancos virtuales corren con ventaja en la comunicación con los clientes por medios electrónicos. Según nuestros datos, el nivel de frustración con sistemas de voz automatizada, problemas con operaciones en línea o páginas web confusas que consumen mucho tiempo era dos veces mayor entre los clientes de bancos tradicionales en comparación con los clientes de bancos virtuales.

Teniendo en cuenta una gran variedad de problemas potenciales, solo el 11% de los clientes de bancos virtuales se quejó del servicio que recibió, mientras que lo hizo el 14% de clientes de cooperativas de ahorro y crédito, el 25% de personas que utilizaban bancos tradicionales más pequeños y el 32% de aquellos que operaban con los Cuatro Grandes.

Los bancos virtuales también brindan intereses mayores sobre productos de ahorro. Bancos grandes, tales como Chase y Wells Fargo, pagaban solo un 0.01% de intereses anuales sobre dinero en cuentas de ahorro básicas en noviembre pasado, mientras que el banco en línea Ally Bank pagaba un 1% completo. Eso significa una ganancia de $25 en un año por un depósito de $2,500 en Ally en comparación con solo 25 centavos en Chase y Wells.

Por un certificado de depósito de cinco años, Ally estaba pagando un interés del 2% anual; Bank of America, del 0.15%. Por un depósito de $10,000, los intereses luego de 5 años en Ally serían de $1,052 en comparación con $75 en Bank of America.

Los clientes de bancos tradicionales podrían tener que utilizar los cajeros automáticos de su propio banco para evitar la aplicación de tarifas, pero los retiros son gratuitos en los 65,000 cajeros automáticos Preferred de USAA, que son parte de las redes de Allpoint, MoneyPass y PNC Bank (USAA paga a las redes para que sus miembros puedan utilizar sus cajeros automáticos). Capital One 360 tampoco aplica tarifas de cajeros automáticos en 40,000 máquinas en su red. Schwab permite a sus clientes utilizar los cajeros automáticos de cualquier banco y les ofrece reembolsos ilimitados por las tarifas cobradas.

Desventajas. Si prefieres de vez en cuando el contacto cara a cara en una sucursal de atención al cliente en persona, un banco en línea probablemente no sea la mejor opción para ti.

Bancos regionales y comunitarios más pequeños: los mejores para servicio personal

Ventajas. Al ser más comunitarios, los bancos más pequeños tienden a concentrarse más en las relaciones, y a sus clientes les gusta eso. En nuestra encuesta, el 77% de los encuestados informaron un nivel alto de satisfacción con ellos.

Algunos bancos pequeños saben que la comunicación personalizada es una cualidad valiosa. Cuando los clientes llaman al servicio telefónico de atención al cliente de Frost Bank, uno de los bancos regionales de Texas mejor calificados, obtienen la hospitalidad típica del estado de la estrella solitaria. “No te mandamos a una cadena de llamadas para presionar tal número y tal otro”, dice Paul Olivier, su director de servicios bancarios para consumidores. “Nuestros teléfonos son atendidos por un ser humano”.

Los bancos comunitarios también proveen capital crítico a economías locales; son uno de los proveedores principales de crédito para emprendimientos y pequeñas empresas. Dependiendo de dónde vivas, un banco comunitario podría ser tu única opción para realizar operaciones presenciales en todo caso. Sirven a 600 condados en los Estados Unidos donde no están presentes los grandes bancos.

Desventajas. La mayoría de los bancos comunitarios tiene solo alrededor de 4 a 7 sucursales, según Independent Community Bankers of America [Banqueros Comunitarios Independientes de los Estados Unidos] Y algunos de ellos podrían no ser parte de una red de cajeros automáticos, lo cual podría ser un gran inconveniente y generar grandes gastos cuando estés fuera de tu ciudad.

Y no todos los bancos más pequeños en nuestra encuesta obtuvieron buenas calificaciones. HSBC, que tiene sucursales en 10 estados además de Washington DC, obtuvo la menor calificación de satisfacción general, con calificaciones bajas en servicio al cliente, reclamos y aumentos de tarifas. Pero Rob Sherman, vocero de HSBC dijo “Evaluamos nuestros programas de servicio y realizamos mejoras continuamente para mejorar la experiencia del cliente”.

¿Qué tan segura es tu cuenta bancaria?

banco digital
Un banco en tu bolsillo: Las operaciones bancarias por teléfono inteligente pueden ahorrarte muchas visitas a una sucursal física.

Ahora que las violaciones de datos personales ocurren a diario, la piratería informática se ha convertido en el delito que más preocupa a casi el 70% de los consumidores, según una encuesta de Gallup. Es fuente de mucho temor, pero la responsabilidad real que asumen los consumidores por el fraude bancario generalmente es cero, y los fondos robados generalmente se devuelven a la cuenta de la víctima en un lapso de 48 horas como consecuencia de las protecciones al consumidor.

Pero eso no significa que las violaciones de datos personales y los delitos cibernéticos no tengan consecuencias. Después de todo, el costo del fraude es compartido por todos: cada dólar se traduce en un aumento de tasas de interés y tarifas sobre préstamos y cuentas de depósito. Además, las violaciones de datos frecuentemente exponen contraseñas, números de Seguridad Social, direcciones de correo electrónico y domicilios y otra información sobre cuentas.

No hay ningún ámbito seguro garantizado. Si pensabas que los bancos eran impenetrables, la violación de datos de JPMorgan Chase probablemente haya destruido ese mito en 2014, cuando ladrones ingresaron a lo más profundo de los servidores del banco más grande de la nación y robaron datos sobre cuentas; entre ellos, los nombres y las direcciones de alrededor de 76 millones de hogares de clientes.

“Es más probable que los bancos grandes sean blanco de estafadores que los bancos comunitarios o de tamaño medio”, según una encuesta bienal sobre fraude de 2012 de 145 bancos, realizada por la American Bankers Association. Pero según un estudio de 2015 de bancos, instituciones de ahorro y cooperativas de ahorro y crédito realizado por la Oficina de Contraloría General [GAO], los sistemas de seguridad de bancos más grandes “generalmente son más sofisticados y más difíciles de vulnerar”.

Los bancos y las cooperativas de ahorro y crédito más grandes también se encuentran sujetos a análisis de seguridad y regímenes de supervisión más rigurosos que los más pequeños. El informe de GAO también halló motivos de preocupación entre las cooperativas de ahorro y crédito más pequeñas, muchas de las cuales dependen de otras empresas para la prestación de servicios de datos clave. Las debilidades de seguridad en tales servicios podrían ser fuente de riesgos cibernéticos.

Cómo protegerte

Un banco o una cooperativa de crédito no es el único punto de ingreso posible para los piratas informáticos. También pueden acceder a tus cuentas a través de tu computadora personal, tableta o teléfono inteligente, así que asegúrate de seguir estos protocolos estándar de seguridad:

  • Instala y actualiza regularmente software de antivirus en tus dispositivos.
  • Nunca hagas clic en hipervínculos (ni respondas a mensajes por correo electrónico) que parecen ser de tu institución financiera si sospechas que son un intento de suplantación de identidad para obtener información para ingresar a tu cuenta, tu número de Seguridad Social, fecha de nacimiento u otra información personal.
  • Descarga aplicaciones para teléfonos inteligentes solo de la tienda oficial de aplicaciones de tu teléfono.
  • Generalmente son revisados por Amazon, Apple y Google para detectar fallas de seguridad. Sus medidas no son infalibles, pero esas empresas sí brindan una primera línea de defensa.
  • Revisa todos los saldos de tus cuentas de depósito para detectar errores y fraude al menos una vez por mes e informa sobre todo problema detectado dentro de los límites de tiempo establecidos.
  • Navega por la red ingresando solo a páginas confiables y evita enlaces a páginas pornográficas, fotos sensuales de celebridades, avisos de pociones milagrosas y otros contenidos tentadores. Frecuentemente te llevan a páginas web que expondrán tu computadora a malware que se descarga automáticamente.
  • Utiliza las últimas aplicaciones de seguridad. La seguridad cibernética es una carrera armamentista perpetua entre bancos y piratas informáticos. Pero puedes intentar adelantarte a ellos al adquirir las últimas tecnologías de seguridad no bien aparezcan, generalmente primero en las instituciones financieras más grandes. Busca las siguientes:

Tarjetas de débito y crédito con chips codificados de EMV. Las llamadas “tarjetas de chip y PIN” tienen un código numérico de identificación personal que brinda mayor seguridad. Si tu banco emite una “tarjeta de chip y firma”, exige un PIN.
Contraseña de un solo uso (OTP, por sus siglas en inglés) enviada a tu teléfono inteligente. Debes ingresar la OTP para completar una transacción minorista o con tarjeta de débito o crédito en línea. Como es válida para un solo inicio de sesión, es improbable que un pirata informático la consiga. Reconocimiento de huellas dactilares, voz y facial, y otros métodos biométricos para autenticar tu identidad antes de completar operaciones bancarias por dispositivos móviles.

Cómo despedir a tu banco

alcancia rota

No es fácil cambiar de banco. Eso se debe en parte a que las operaciones bancarias hoy en día son súper convenientes, con cuentas corrientes, cajas de ahorros y otras cuentas vinculadas entre ellas en el mismo banco. El depósito directo, el pago automático de cuentas y otros servicios atan aun más a los clientes a sus bancos. Y las tarifas por el cierre de cuentas bancarias, las reglas y otros inconvenientes son un obstáculo suficiente para que la mayoría de la gente ceda a la inercia.

Pero no debería ser así. Consumers Union, la rama de defensoría de Consumer Reports, ha llamado al Congreso y a la Oficina de Protección Financiera de los Consumidores a eliminar estos obstáculos. Los bancos deberían facilitar la transferencia de fondos, los pagos automáticos de cuentas y los depósitos directos en nuevas cuentas; eliminar tarifas injustas por el cierre de cuentas; y deberían tener prohibido reabrir cuentas “zombi” cerradas.

Pero hasta tanto los reguladores no tomen las medidas correspondientes, a continuación explicamos cómo cambiar de banco con la mayor facilidad posible:

1. Abre una nueva cuenta corriente como cuenta secundaria en tu nueva cooperativa de crédito, banco virtual, o banco regional o comunitario más pequeño sin cerrar tu cuenta existente. En el caso de los bancos virtuales, es un proceso en línea relativamente fácil; en el de otros, el proceso podría llevar entre 30 minutos y una hora y requerir un depósito de $50 o menos.

2. Mientras esperas la llegada de tu tarjeta de débito, comunícate con tu empleador para transferir el depósito directo de tu sueldo a la nueva institución (podría llevar algunas semanas). Eso también te podría permitir obtener una cuenta corriente gratuita. Si realmente quieres comenzar a operar con tu nueva cuenta rápidamente, utiliza el pago de cuentas en línea del banco anterior para transferir fondos a la nueva cuenta, o emite un cheque desde la cuenta anterior para depositarlo en la nueva, pero antes lee los pasos 3 y 4.

3. Detén el pago automático de cuentas. Esto se puede hacer con facilidad si has estado utilizando la aplicación de pago de cuentas del banco, con la cual controlas cuándo se emiten los pagos por transferencia bancaria. Si pagas cuentas automáticamente al autorizar al receptor a extraer el pago de tu cuenta, deberás comunicarte con la empresa y seguir sus procedimientos para detener los pagos. Luego recomendamos que nunca más vuelvas a utilizar ese método, para poder retener el control total de tu cuenta.

4. Mantén abierta la cuenta anterior al menos hasta que se haga efectivo el último cheque que has emitido.

5. Establece las aplicaciones adicionales que necesitas para la nueva cuenta luego de que comience a recibir el flujo de depósitos directos; entre ellas, el pago de cuentas en línea, la banca móvil y las alertas.

6. Visita tu banco anterior para cerrar tu cuenta. Elimina todo saldo restante al pedir que el banco anterior transfiera electrónicamente los fondos a tu nueva cuenta, o al obtener un cheque de caja o efectivo. No debería aplicarse ninguna tarifa al cierre de cuentas que hayas mantenido por más de unos pocos meses.

Únete a nuestra lucha por mejores servicios bancarios

Si tienes mucho dinero y puedes guardar entre $20,000 y $250,000 o más en cuentas aptas de depósito, jubilación o inversión, los grandes bancos te tenderán la alfombra roja, ofreciendo descuentos en préstamos, exenciones de tarifas e intereses más generosos sobre los ahorros.

Por ejemplo, los clientes de Platinum Preferred Rewards de Bank of America que mantienen al menos $50,000 dólares en depósitos pueden obtener un descuento del 0.35% en un préstamo para un automóvil, una reducción de $400 en los costos de iniciación de un préstamo hipotecario e intereses del 0.06% en comparación con la tasa estándar del banco de 0.03.

Pero los consumidores en 34 millones de hogares de los Estados Unidos que viven de sueldo a sueldo y tienen poco o nada que ver con un banco o una cooperativa de ahorro y crédito tradicional no obtienen ninguno de estos beneficios. Muchos en ese grupo piensan que el costo de la banca tradicional es demasiado elevado.
Casi el 58% de las personas que respondieron a una encuesta del 2013 dijeron que no cumplían con los requisitos de saldo mínimo, y el 31% dijeron que el problema eran las tarifas altas o impredecibles relacionadas con las cuentas. La encuesta, que incluyó a casi 41,000 hogares, fue realizada por Corporación Federal de Seguro de Depósitos y la Oficina de Censos.

Muchos consumidores de bajos ingresos que desean servicios bancarios ni siquiera tienen acceso a un banco. Los barrios pobres se han convertido en “desiertos bancarios”; el 93% de los cierres de sucursales desde el 2008 se han producido en zonas de bajos ingresos, según un estudio realizado por Bloomberg Business. Esos consumidores también tienen la desventaja de desconocer sus opciones bancarias.

Eso crea un vacío en el mercado que es llenado por proveedores de servicios financieros predatorios, de altos precios; entre ellos, proveedores de préstamos del día de pago y compañías de cobro de cheques. Las tarjetas prepagadas pueden ser una mejor opción, pero algunas pueden tener tarifas innecesariamente altas. Estos consumidores son los que más necesitan los beneficios básicos otorgados a consumidores de mayores ingresos, tales como las cuentas corrientes gratuitas, el cobro gratuito de cheques y la banca en línea y móvil gratuita.

Arreglando la banca

Para cambiar eso, los defensores de Consumer Reports están trabajando con la Oficina de Protección Financiera de los Consumidores para prohibir las tarifas por sobregiros en tarjetas prepagadas y para hacer obligatorias las resoluciones de errores y ciertas protecciones legales.

Se espera que las normas finales se establezcan a principios de este año y protegerán mejor a los consumidores cuando surjan problemas, así como lo hicieron con la interrupción de servicio de RushCard en octubre pasado, cuando los titulares de las tarjetas no pudieron acceder a su dinero por más de una semana. También le estamos pidiendo al Servicio Postal que utilice su autoridad para brindar servicios bancarios básicos y accesibles; entre ellos, tarjetas prepagadas recargables, cajeros automáticos, servicios de cobro de cheques, pago de cuentas, banca móvil, depósito directo y transferencias internacionales de dinero.

El hogar promedio de bajos recursos gasta la impresionante suma de $2,412 por año en intereses y tarifas cobradas por servicios financieros alternativos, según un estudio de 2014 realizado por el inspector general del Servicio Postal. Por lo tanto, las operaciones bancarias a través del correo podrían ahorrarles sumas enormes. El Servicio Postal ya tiene la infraestructura establecida, especialmente en comunidades que han sido abandonadas por los bancos. Alrededor de 17,000 de las oficinas de correo de la nación se encuentran en zonas que cuentan con un solo banco o con ninguno.

Reparte tu riqueza… para ahorrar dinero

diversificar

Mantener cuentas corrientes y cajas de ahorros, junto con otros productos financieros como préstamos, en el mismo banco podría brindar beneficios, tales como tasas de interés preferenciales y descuentos en tarifas. Pero cuando compras un “paquete de productos” en un banco – y ciertamente te presionan para que lo hagas – no sabes si hubieras encontrado una mejor oferta si hubieras buscando las distintas partes en otras instituciones.

Es más probable que puedas ahorrar dinero al comprar productos financieros individuales a la carta de distintas instituciones financieras. Esa es la razón por la que muchos de los suscriptores en nuestra encuesta ya lo hacen. La mitad de las personas en nuestra muestra tenían un segundo banco o cooperativa de ahorro y crédito.

Casi dos quintas partes (el 38%) indicaron que podían obtener mejores precios allí por algunos servicios y productos que en su banco o cooperativa de ahorro y crédito principal. Por ejemplo, el 37% de los suscriptores que informaron que tenían préstamos dependían exclusivamente de la segunda institución para obtenerlos. Y el 41% de aquellos con cuentas de inversión en bancos o cooperativas de ahorro y crédito solo las tenían en su segunda institución financiera, no en su principal banco o cooperativa de ahorro y crédito.

¿Dónde deberías ir para obtener qué productos? Hemos diseñado el siguiente plan combinado para que puedas maximizar tus ahorros:

1. Abre cuentas corrientes y cajas de ahorros básicas en una cooperativa de ahorro y crédito que sea miembro de una red, tal como el sistema CO-OP de 30,000 cajeros automáticos sin tarifas y 5,000 sucursales compartidas, y que provea acceso a cuentas en línea y por dispositivos móviles. Según nuestra encuesta, los clientes de cooperativas de ahorro y crédito se encuentran entre los más satisfechos en general.

Así que comienza tu búsqueda al revisar las páginas web de las que calificamos para ver si cumples con los requisitos para ser miembro. Si no estás calificado para ser miembro de una en nuestra lista, ingresa a mycreditunion.gov y utiliza el “CU Locator” [Localizador de cooperativas de ahorro y crédito] en la barra de herramientas en la parte superior de la página. Compara los servicios al seguir los enlaces a las páginas de las cooperativas de ahorro y crédito.

2. Compara las tasas de interés para certificados de depósito en los bancos virtuales que calificamos y en tu cooperativa de ahorro y crédito. Ambos tipos de instituciones tienden a pagar las tasas más altas. Pero la mejor oferta por la cantidad que piensas depositar y el plazo que necesitas variará según la institución, si vas a ahorrar para el largo plazo o el corto plazo, y otros detalles.

3. Elige una cooperativa de ahorro y crédito para obtener un préstamo para un automóvil, porque tales instituciones frecuentemente ofrecen las tasas más bajas, lo cual es otra buena razón para ser miembro de una de ellas. Asegúrate de estar precalificado antes de comprar.

4. Para tarjetas de crédito y préstamos hipotecarios, compra en línea, porque el mercado para ellos es nacional, con muchos competidores, y no te conviene limitar tus opciones al restringir tu búsqueda a, por ejemplo, el banco en el que tienes una cuenta corriente.

Para tarjetas de crédito, utiliza una página de comparaciones, tal como creditcards.com; para hipotecas, ingresa a hsh.com. Pero revisa otras páginas para ampliar tu búsqueda. Bankrate.com brinda las tasas de tarjetas de crédito e hipotecas, así de préstamos para automóviles y certificados de depósito. Y si eres miembro de Costco, también explora las tasas que ofrecen sus prestamistas hipotecarios.

5. Para servicios de correduría, ve primero a una de las firmas de mayores calificaciones en nuestra encuesta más reciente: Vanguard, T. Rowe Price, y USAA.

6. Si quieres una tarjeta prepagada, ve directamente a Bluebird, ofrecida por Walmart y American Express o Liquid de Chase. Las calificamos como las mejores entre 23 tarjetas prepagadas recargables evaluadas en 2014 por sus bajas tasas y condiciones. Y ambas hacen casi todo lo que hace una cuenta corriente.

7. Compra tus cheques de papel en Costco o Walmart. No es necesario que los compres en tu institución financiera; encontramos precios bajos en esas dos tiendas minoristas. Puedes comparar los precios con las tarifas en tu banco o cooperativa de ahorro y crédito y pedirlos en línea.

¿Una alternativa a los cheques?

Las tarjetas recargables prepagadas se promocionan como una alternativa conveniente para personas que no tienen cuenta corriente y la tarjeta de débito que frecuentemente viene con ella. Puedes utilizarlas para hacer compras en cualquier tienda que acepte tales marcas de tarjetas de crédito, para retirar dinero en efectivo de cajeros automáticos participantes, e incluso para pagar cuentas o comprar artículos en línea.

Son mucho más fáciles de conseguir que una cuenta corriente bancaria; solo tienes que comprar una en una tienda. Pero mientras que algunas tarjetas son reemplazos creíbles de cuentas bancarias, aseguradas por la FDIC [Corporación Federal de Seguro de Depósitos] y ofrecen fuertes protecciones al consumidor, otras son malas ofertas llenas de trampas costosas.

La tarjeta Bluebird de American Express es una de las buenas, según nuestra evaluación previa de 23 tarjetas prepagadas recargables. Puedes agregar dinero por depósito directo de tu sueldo, retirar dinero en efectivo en 24,000 cajeros automáticos de MoneyPass, depositar cheques en forma remota y realizar depósitos en efectivo en Walmart, todo sin tarifa. También puedes revisar tus saldos en forma electrónica y pagar cuentas con cheque de papel o utilizando el pago de cuentas en línea gratuito.

La tarjeta prepagada Liquid de Chase ofrece beneficios similares, pero puede utilizarse para compras en las 12 a 15 millones de instituciones donde se aceptan tarjetas Visa, más que las meras 3.4 millones que aceptan American Express. Todas esas características son parte de la razón por la que calificamos a Bluebird y Liquid como las mejores entre las tarjetas prepagadas.

Si decides que una tarjeta prepagada es una manera más conveniente de administrar el dinero que gastas, compra con cuidado. Algunas cobran tarifas para recargas o retiros de dinero, o solo por realizar una consulta de saldo, entre otras desventajas.

Las tarifas potencialmente más onerosas son las tarifas por “sobregiros”, cuando te cobran porque el emisor de la tarjeta te permitió gastar dinero que no estaba en tu cuenta. Pero nuestra mayor preocupación se refleja en un incidente que ocurrió el otoño pasado, cuando los usuarios de RushCard no pudieron acceder a sus fondos por más de una semana.

Estas tarjetas no incluyen las mismas protecciones legales que se les otorga a los usuarios de tarjetas de débito vinculadas a cuentas bancarias. Nuevas normas federales, que se esperan para principios de este año, ayudarán a cambiar esto.