La ley es para todos igual

Los Bundy son unos renegados milicianos, violadores de la ley que deben recibir todo el peso de la justicia
La ley es para todos igual
Twitter

Las leyes estadounidenses están escritas en un solo idioma; son para todos los norteamericanos y deben castigan a todos por igual. Sin embargo, su aplicabilidad depende mucho en quiénes comenten las violaciones.

Si los violadores son afroamericanos, latinos, islámicos o personas pertenecientes a una minoría étnica, las leyes normalmente están hechas para hacerlas cumplir. Y si los violadores pertenecen a gente de ancestro euro-estadounidense, las leyes pueden llegar a ser implementadas en forma discrecional por las autoridades del gobierno.

Supongamos que miembros y simpatizantes del grupo “#Black lives matter” hace una demostración y ocupa una dependencia del Estado (municipal, estatal o federal). ¿Cómo reaccionarían las autoridades municipales y agentes del gobierno federal?

Lo más probable es que si los miembros de #Black Lives Matter se resisten a abandonar el recinto del Estado, los oficiales de la policía estarían haciendo utilidad de todo su arsenal para dirimir el movimiento. El resultado sería una serie de personas afroamericanas muertas y muchos heridos.

Supongamos también que defensores de los inmigrantes deciden manifestarse en frente de una dependencia federal por la reciente orden ejecutiva de apresar y deportar a quienes fueron ordenados a abandonar el país.

Las autoridades del gobierno con seguridad harían uso de la ley y estarían movilizando sus fuerzas policiales para poner fin a una marcha que, de acuerdo a gente extrema de la derecha, está considerada ilegal debido al hecho de que hace reclamos de gente que no debería estar en el país.

Ahora supongamos que las poblaciones islámicas se levantan en contra de la discriminación en frente de la Biblioteca de Ronald Reagan en Simi Valley, California. De seguro instigaría la reacción de grupos extremistas de la derecha –los Minuteman, Tea Party, entre otros—y crearían un enfrentamiento con resultados fatales.

Por supuesto que los culpables de los heridos y las muertes no serían los extremistas de la derecha sino los miembros de los grupos islámicos, quienes son considerados terroristas.

Esta semana, un grupo de vigilantes euro-estadounidenses del estado de Nevada ocupó el Refugio Nacional de Vida Salvaje de Malheur del Estado de Oregon. El grupo está liderado por Ammon Bundy y sus hermanos y están armados hasta los dientes. Portan fusiles automáticos y pistolas semiautomáticas y dicen que están defendiendo los derechos de los individuos en contra de la represión del Estado Federal.

Existe una ley para todos. Hoy, las autoridades no deben actuar en forma discrecional ante un delito contra la propiedad del Estado Federal. Los Bundy son unos renegados milicianos, violadores de la ley, deben ser apresados, procesados y encarcelados. La ley es una y para todos.