La bola de cristal proyecta un buen mercado laboral en 2016

Se espera que se mantenga el mismo ritmo de creación de empleo que en los dos últimos años y que suban los salarios

Como media, en los últimos dos años se han creado 200,000 empleos nuevos en EEUU mensualmente y el viernes los analistas esperan que se repita este número cuando el departamento de Trabajo haga pública la evolución del mercado laboral en diciembre de 2015. Y ¿para este año? “En 2016 esperamos unas cifras similares, si no mejores“.

Es el diagnóstico de Matt Fergusson, presidente de CareerBuilder y coautor de Talent Equation. El responsable de esta empresa de reclutamiento de personal es optmista con respecto a 2016 en muchos sentidos, no solo porque cuente con que se mantenga una fuerte creación de empleo sino también porque “el mercado está mostrando señales de una más amplia presión al alza en los salarios“, es decir, lo que ha faltado, y mucho, en los últimos años de recuperación de puestos de trabajo y caída de la tasa de desempleo.

Los salarios, que se vinieron abajo de una forma dramática durante la crisis, no se han recuperado de forma uniforme y, de hecho, una encuesta publicada esta misma semana por Bankrate afirma que el 63% de los americanos puede ver sus finanzas personales mensuales tambalearse debido a costos imprevistos.

“Aunque los empleadores han estado más dispuestos a pagar más por los trabajadores con altas cualificaciones, ahora tienen que pagar salarios más competitivos incluso para posiciones de entrada en el mundo laboral, los trabajadores están ganando fuerza”, explica Fergusson.

Según las conclusiones del estudio eleborado con una encuesta hecha entre noviembre y diciembre, el 36% de los empresarios planean hacer contratos laborales de tiempo completo en 2016, el mismo porcentaje que en 2015, y el 47% añadirán empleo vía contratos a tiempo parcial o con contratistas/consultores, algo más que el año pasado.

Los pequeños negocios, que son los que más empleos crean en el país, también están sintiendo un cierto optimismo y están contemplando ampliar sus plantillas. El 27% de los que tienen menos de 50 empleados planea aumentar su fuerza laboral con contratación permanente. El año pasado, quienes tenían este plan rondaba el 20%. El porcentaje también aumenta cuando se trata de las empresas de menos de 250 empleados. Si en 2015 el 29% pensaba contratar a personal a tiempo completo, en 2016 es el 33%.

Por regiones, y según el estudio anual de CareerBuilder, el Oeste es el que tiene mejores perspectivas de empleo seguido del Sur del país. Los sectores de salud, tecnologías de la información y servicios financieros son los que más activamente estarán contratando

El informe también indica que los más jóvenes van a tener mejores posibilidades que el año pasado de tener pasantías con opción a contratación y que los empresarios van a seguir buscando talento fuera de las fronteras para cubrir los déficits en algunos empleos a través de visados H-1B.

Sectores con más oportunidades

  • Salud
  • Servicios a clientes
  • Tecnología de la información
  • Ventas
  • Producción
  • Administración
  • Mercadotecnia

 

El fin de la rutina

Cuando se habla del mercado laboral fuerte en EEUU hay que dejar claro que hay excepciones en algunos sectores. El manufacturero está dando señales de debilidad y la minería, debido a la caída del precio del crudo. Es algo que está pasando una mala factura a las empresas especializadas en fracking. Pero lo que también hay es una tendencia de largo plazo que según Maximiliano Dvorkin, economista con la  Reserva Federal de St. Louis se resume en una frase: la rutina está a la baja.

Crecen los trabajos con mucha sofisticación profesional y los que la tienen muy baja pero lo trabajos con una formación intermedia como los de fábricas y producción, las más rutinarias, son más susceptibles de ser automatizados o desplazados a otros países con mano de obra más barata. De hecho, son las ocupaciones no rutinarias, tanto intelectuales como manuales, las que más han ido creciendo en las últimas décadas. Normalmente las primeras están mejor retribuidas que las segundas por lo que la progresiva desaparición de la rutina está llevando a una polarización aguda del mercado laboral en el que hay trabajos manuales, o físicos como por ejemplo asistentes de hogares o personas mayores, peor pagados y que están influyendo decisivamente en el debate sobre la creciente desigualdad social y económica.

Macy’s, a contracorriente, recorta empleo

Cada sector tiene una dinámica particular y también cada empresa. Casi coincidiendo con los buenos augurios para el año Macy’s reveló que el final de 2015 trajo unas ventas y beneficios decepcionantes y ha anunciando ajustes para ganar en eficienca y productividad. Así, una de las mayores cadenas comerciales del pais ha anunciado un plan de fuertes recortes que pasa por despidos de unas 3,000 personas que se suman a otros despidos ya anticipados el pasado otoño. La empresa emplea a un total de 163,000 empleados.

La empresa está tratando de sacar el máximo rendimiento monetario incluso de sus centros más conocidos como el de Herald Square en Manhattan./Shutterstock
La empresa está tratando de sacar el máximo rendimiento monetario incluso de sus centros más conocidos como el de Herald Square en Manhattan./Shutterstock

Macy’s va a consolidar sus áreas comerciales, eliminar operaciones de oficinas y cerrar unas 40 tiendas de las 770 que tiene. La mayoría de ellas dejarán de estar operativas durante la primavera de 2016.

Además, para algunas de las tiendas como los muy representativos centros de Herald Square en Manhattan o los de San Francisco, Chicago o Minneapolis se están buscando socios o empresas interesadas para gestionarlas con la ayuda de varios bancos de inversión, Credit Suisse y Goldman Sachs, además de Eastdil Secured, una empresa de inversión centrada en este tipo de acuerdos. El interés es sacar el máximo rendimiento posible de estos activos de bienes raíces.

En el estado de Nueva York, las tiendas se cerrarán o están ya en proceso de cierre seis tiendas y en California tres centros estarán afectados, entre ellos el de Westfield Century City de Los Angeles.

Macy´s, que también controla Bloomingdale’s, ha tenido un mal año por más de un problema. Primero el tráfico humano en las tiendas ha caído mientras el comercio electrónico no deja de subir, especialmente por la competencia de Amazon y otras tiendas que han dedicado fuertes recursos a sus operaciones vía Internet. De hecho, sus propias ventas online crecieron un 25%,

Además, las inusualmente altas temperaturas a final de año no beneficiaron las ventas de artículos de invierno durante la época anterior a las rebajas. Por último, la subida de la cotización del dólar frente a las mayores divisas del mundo ha disuadido de abrir sus carteras a turistas extranjeros normalmente interesados en volver a sus países cargados de compras. Las ventas entre noviembre y diciembre cayeron un 5.2%.