Llueven las falsas advertencias de redadas en el Sur de California

Inmigrantes temen incluso a salir de sus casas para comprar comida y comerciantes temen un impacto económico

Silvia Curiel compró la despensa de varios días porque no quiere que le toque en la calle una redada de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), un temor ya generalizado en Los Ángeles.

“Tratamos de no andar saliendo, ni le abrimos la puerta a nadie”, dice Curiel, una inmigrante indocumentada que llegó a Estados Unidos hace 13 años. “Por eso llevo el montón de comida, para no estar saliendo”.

Esta vecina de Lynwood asegura que no paseará, ni comerá en algún restaurante durante quince días. Un par de tlayudas caseras mantendrán a su familia “a salvo” al menos durante esta semana.

Luego que se supo que el gobierno federal planeaba realizar redadas enfocadas en niños de Centroamérica con órdenes de deportación y en sus familias, las cuales ya se concretaron en algunos estados, en el Sur de California han llovido falsas advertencias de operativos de ICE.

01/08/16 /LOS ANGELES/Silvia Juriel with her 9 year-old son Adbel Solis shops for groceries at the Panaderia-Pasteleria El Valle Oaxaqueno in Los Angeles. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Silvia Curiel, junto a su hijo Adbel Solis se abstecen de comida para no salir a la calle por temor a las redadas. / Aurelia Ventura

Propietarios de negocios en zonas con alta población latina creen que estos rumores les impactarán.

“Sí afecta, incluso cuando solo hay un retén [de sobriedad de la Policía] nos afecta, ahora si hablamos de migración es mucho más”, dijo Arturo Aguilar, dueño del restaurante y panadería El Valle Oaxaqueño.

“Si empiezan las redadas fuertes puede que ni salga la gente”, señaló Aguilar.

Dos furgonetas estacionadas el pasado viernes frente al local, ubicado sobre el bulevar Venice, en el oeste angelino, despertaron las sospechas de algunos clientes que pensaron eran vehículos de ICE.

“Con cualquier camioneta blanca piensan que es de migración”, dijo Mario García, gerente del negocio.

“En las redes sociales dicen que hay gente civil que pregunta a la gente si tienen papeles”, agregó.

Francisco Aquino, dueño de una tienda y carnicería localizada en el bulevar Pico, dijo que hubo menos clientes este fin de semana por miedo a “La Migra”. “Puede ser que sí, ya ve que nuestra gente tiene más precaución en ese sentido”, mencionó el comerciante.

ICE enfatizó  que las alertas de redadas en el área de Los Ángeles han sido “infundadas” y subrayó que no realizaba este tipo de operativos en la región. Pero algunos no le creen.

“Tengo amigos que no tienen papeles y que están asustados por las redadas”, dijo Andrés Monte, un guerrerense que este viernes salió a comprar pan.

01/08/16 /LOS ANGELES/Andres Monte shops for bread at the Panaderia-Pasteleria El Valle Oaxaqueno in Los Angeles. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
“Tengo amigos que no tienen papeles y que están asustados por las redadas”, dijo Andrés Monte, un guerrerense que este viernes salió a comprar pan. /Aurelia Ventura

Cargada con queso, cecina y tlayudas, la señora Curiel salió de la panadería El Valle Oaxaqueño. Ella desconfía de los supuestos operativos que prepara ICE, a pesar de que en 2013 se benefició de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y posee un permiso de trabajo.

“De todos modos sí se siente temor”, comentó la originaria de Oaxaca. “Migración dice que no hará redadas, pero en la televisión he visto testimonios de gente que ya ha sido deportada”, agregó.

Su principal preocupación es que sus dos hijos, Sahara, de siete meses de edad, y Adbel, de nueve años, se queden solos si a ella la deportan. “Ojalá que en unos días se acabe esto, porque sí da miedo”, dijo.