A pesar del escándalo, México es fiel a Volkswagen

Tras el dieselgate, las ventas de VW disminuyeron a nivel mundial; la excepción fue México
A pesar del escándalo, México es fiel a Volkswagen
Hay una gran tradición entre las familias mexicanas por la marca Volkswagen.
Foto: Volkswagen

Mientras que las ventas anuales del grupo Volkswagen han disminuido en todo el mundo por primera vez en 11 años, las ventas de la automotriz en México subieron más de un 10 por ciento después de que admitió haber hecho trampa en las pruebas de emisiones.

“Sería difícil para la marca vender menos”, señaló la asociación de concesionarios de México cuando el sector local de automóviles se expandió casi un 20 por ciento en 2015, superando las estimaciones y los registros de los analistas de la industria.

Los clientes están inundando los concesionarios mexicanos tan rápidamente, que han ayudado a los fabricantes de automóviles a mantener sus niveles ante un reciente período de bajas en las exportaciones.

Según un analista del mercado automotriz mexicano, la marca Volkswagen tiene una fuerte lealtad en México. La compañía ha vendido automóviles en el país desde hace medio siglo, donde comenzó a construir en Puebla el icónico Beetle en 1967, en lo que se convirtió en la mayor planta independiente de la automotriz fuera de Alemania.

VW_Mexico_Puebla

El escándalo de las emisiones no tuvo el mismo impacto que ha tenido en otros mercados, ya que durante generaciones las familias mexicanas han sido dueñas de un Volkswagen, y han tenido y tienen una fuerte lealtad a la marca.

De acuerdo con informes de la industria, la demanda de autos en México está recibiendo un impulso de una inflación baja, un crédito más barato y la represión del gobierno a la importación de autos usados ilegales.

México pasó a ser un mero productor con una demanda interna robusta, con la economía que está ganando fuerza después de un tercer año consecutivo en el que se prevé un crecimiento del producto interno bruto del 2.5 por ciento.

El año pasado, la producción mexicana subió un 4 por ciento mientras que las exportaciones cayeron un 5.9 por ciento después de que los envíos a Brasil y China fracasaron.

Un analista dijo que México puede convertirse en una víctima de su propio éxito. El auge en las ventas locales está aumentando los embotellamientos en las carreteras, rieles y puertos, y esos inconvenientes ya pesan sobre las exportaciones.