En busca del apoyo popular conservador, Trump tiene a Palin y Cruz tiene a Glenn Beck

Muy cerca de la hora de la verdad, el inicio de las votaciones primarias, los precandidatos republicanos que buscan el voto del estadounidense de a pie, están presentando su arsenal de personalidades mediáticas, bombásticas y llamativas
En busca del apoyo popular conservador, Trump tiene a Palin y Cruz tiene a Glenn Beck
Glenn Beck, el comentarista conservador, en una de sus muchas y coloridas presentaciones públicas.

Si el precandidato presidencial republicano Donald Trump se sacó de la manga esta semana el apoyo de la favorita del Tea Party Sarah Palin, Ted Cruz, otro de los precandidatos, no va a quedarse atrás.

Cruz tiene un as bajo su propia y conservadora manga: el comentarista y escritor Glenn Beck, mejor conocido por su mensaje sobre el inminente “colapso de la república” y sus presentaciones emotivas, llorosas o iracundas, por televisión y radio.

“El país va en camino al colapso catastrófico”, dijo Glenn Beck este miércoles durante su programa de radio en The Blaze, la cadena fundada por el propio Beck. “Todo el mundo occidental va a ir al colapso, cerrarán los bancos, estaremos contra la pared. Puede que seamos la última nación que puede salvarlo todo”.

El delirante discurso de Beck no es nuevo. En 2004, Beck acusó al exvicepresidente y excandidato a la presidencia Al Gore de planear el control de la juventud estadounidense “como lo hicieron los nazis”.

Ya entonces venía hablando del “inminente desastre” del país, uno que según él, ocurre cuando gobiernan los demócratas y no los republicanos que son aceptables para su persona.

Cuando está en juego el voto de la “América profunda” en las asambleas de Iowa, a realizarse el próximo 1 de Febrero, son estos personajes llamativos, cercanos y presuntos “verdaderos conservadores”, los que los candidatos quieren a su lado para llamar la atención de los votantes.

Palin, quien el martes y miércoles de esta semana se presentó con Donald Trump en Iowa, realizó un llamativo y colorido discurso cuya discusión ya lleva días en todos los medios de comunicación.

“¿Están listos para que Estados Unidos sea grande de nuevo?”, preguntó Palin, luego de dirigirse directamente a la gente de a pie con una serie de frases folclóricas y asegurar que Trump “no es un elitista” y clamar por un presidente que “permita que nuestros solidados le pateen el culo a ISIS”.

En este momento, quizá mejor que ningún otro, es que los precandidatos republicanos a la presidencia están sacando su arsenal grueso, esos personajes que el folclór popular en “el corazón de Estados Unidos” considera los representantes famosos del pueblo conservador, pro armas, pro religión.

Los “verdaderos” estadounidenses, en la mente de muchos.

Esa población de a pie que, dicen las encuestas, está “indignada, enojada y cansada”. Aquellos que quieren “recuperar su país”, que les “regresen su nación”, que se “cierren las fronteras”, “se expulse a los ilegales”, “se devuelva el país” a sus verdaderos dueños.

Beck aparecerá con Ted Cruz, el otro consentido del Tea Party, del ala presuntamente más intelectual del movimiento ultraconservador, en dos eventos del estado de  Iowa.

Se espera que Trump también esté en Iowa ese día, realizando un evento más en el estado donde, por el momento, tiene una fuerte ventaja en las encuestas, con Cruz de segundo.

El resto de los precandidatos republicanos estará el sábado en un evento del partido en New Hampshire. Sólo Trump y Cruz quedan en Iowa, y eso da una idea de quienes son los dos favoritos para las asambleas del estado rural más importante de las primarias estadounidenses.