Trump acoge apoyo del alguacil Joe Arpaio y boicoteará debate de Fox News

Cerca de 200 activistas y familias migrantes realizan protesta en Iowa

Donald Trump dijo que boicoteará el próximo debate presidencial.
Donald Trump dijo que boicoteará el próximo debate presidencial.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

WASHINGTON.- El magnate empresarial, Donald Trump, que ha hecho del combate a los inmigrantes un eje de su campaña, anunció este martes en Iowa el apoyo del polémico alguacil del Condado Maricopa, Joe Arpaio, y, en un tono más combativo que de costumbre, sugirió que boicoteará el debate presidencial de Fox News el jueves próximo.

Arpaio anunció oficialmente su apoyo a Trump durante una conferencia de prensa en Marshalltown, Iowa, a seis días de las “asambleas populares” en ese estado, que abren el proceso de primarias en todo el país.

“Es mi honor y privilegio ayudarlo, apoyar su candidatura para presidente de EEUU”, dijo Arpaio, que horas antes había emitido un comunicado elogiando a Trump como un líder que “da resultados”.

Arpaio, que había recibido a Trump en un evento en Mesa (Arizona) el mes pasado dijo confiar en que, así como él ha luchado contra la inmigración ilegal, Trump lo apoyará junto a un “sinnúmero de estadounidenses” para resguardar la frontera.

Joe Arpaiao, alguacil del condado de Maricopa en Arizona.
Joe Arpaiao, alguacil del condado de Maricopa en Arizona.

Alguacil del Condado de Maricopa desde 1992 y en busca de la reelección, Arpaio ha liderado fuertes batallas políticas y legales contra la Administración Obama, y ha acaparado titulares internacionales por su maltrato de los inmigrantes indocumentados.

Arpaio, de 83 años, respaldó sin tapujos la ley estatal de Arizona SB1070 que criminalizaba la presencia de indocumentados, y fue objeto de una  investigación federal por la discriminación racial y abuso de los derechos civiles de los hispanos.

En la rueda de prensa,Trump le devolvió el cumplido al indicar que Arpaio “es un hombre que cree en fronteras” y su apoyo tiene mucho valor para su campaña.

“Es el tipo de persona que queremos en nuestro equipo: es duro, es firme, y es inteligente, y ha hecho una labor formidable” como alguacil, afirmó Trump.

En la sesión de preguntas, Trump aseguró que no negoció trato alguno para conseguir el apoyo de Arpaio, de la exgobernadora de Alaska y excandidata a la vicepresidencia republicana, Sarah Palin, ni del conservador Jerry Falwell Jr., hijo del fallecido televangelista de mismo nombre y presidente de Liberty University.

Falwell indicó en un comunicado que Trump es un “exitoso ejecutivo y empresario, un padre maravilloso y un hombre que creo puede liderar a nuestro país de nuevo a la grandeza”.

A Trump, el respaldo de los tres líderes en las últimas semanas lo ayuda a sumar puntos entre los grupos más conservadores de la base del partido, especialmente entres los evangélicos. De nueva cuenta, y sin producir cifras precisas, Trump reiteró sus conocidos superlativos de que también cuenta con el apoyo de las minorías.

Pero para activistas de la comunidad inmigrante y líderes demócratas, el apoyo de Arpaio es una cuchilla de doble filo de cara a los comicios generales porque, si bien le ayuda con los conservadores, también ratifica su postura anti-inmigrante.

A juicio de Pablo Manríquez, portavoz del Comité Nacional Demócrata (DNC), resulta un insulto mayor el que el apoyo se haya anunciado en Marshalltown, la ciudad con la mayor concentración de hispanos en el estado.

De hecho, la mexicana Fátima Fernández figuró entre cerca de 200 activistas y familias migrantes que realizaron una protesta contra Trump en Marshalltown.

“Vinimos para demostrarle que no le tenemos miedo, que estamos cansados de sus insultos, y que estamos unidos, representando a nuestra comunidad”, dijo Fernández, nacida en EEUU de padres mexicanos indocumentados.

Sin freno y sin filtro

A lo largo de la rueda de prensa, Trump exhibió un tono más combativo que de costumbre, reiterando su advertencia de que el “país se está desmoronando” por la incompetencia y “liderazgo estúpido” en torno a asuntos como la seguridad fronteriza, la economía, y la política exterior.

También renovó su andanada de mordaces ataques contra su más próximo rival, el senador republicano por Texas, Ted Cruz, a quien calificó de “odioso”, un “manojo de nervios” cuyos números en las encuestas se van desplomando.

Trump también atacó a un periodista que, a su juicio, tergiversó su postura en torno al aborto.

Rebelión contra Fox News

En la rueda de prensa, Trump sugirió que podría ausentarse del debate del próximo jueves moderado por la cadena Fox News y, pocos minutos después, la gerente de su campaña, Corey Lewandowski, confirmó que definitivamente boicoteará el encuentro.

Trump dejó en claro su descontento con los periodistas en Fox News, en particular con la presentadora de noticias, Megyn Kelly, a quien considera una “periodista de tercera clase” y con quien ya tuvo encontronazos en otro debate republicano.

Trump dijo que, en vez de acudir al debate, participará en actos de recaudación de fondos para veteranos.

Aunque su ausencia le puede costar a Fox News en los niveles de audiencia, la cadena televisiva, de corte conservador, ha dejado en claro que no reemplazará a Kelly como moderadora del debate.

//platform.twitter.com/widgets.js

La rabieta de Trump puede ser un golpe de efecto a corto plazo, pero le puede perjudicar a largo plazo porque el público merece oír las propuestas de cada candidato, según dijo a la cadena CNN Joel Benenson, estratega de la campaña de Hillary Clinton.

COBERTURA ESPECIAL SOBRE LAS ELECCIONES