California no acata con ahorro de agua por tercer mes consecutivo

Cada californiano conservó unos 67 galones de agua al día — la segunda cifra más baja desde que se inició el registro

California no acata con ahorro de agua por tercer mes consecutivo
El sector agrícola aún se niega a acoplarse con las medidas restrictivas en California.
Foto: Archivo / La Opinión

Cuando el gobernador Jerry Brown anunció en abril pasado que todo californiano debía acatar con nuevas cifras de conservación de agua, todos escucharon.

Rápidamente en mayo se registró un 28.9% de reducción de consumo del líquido vital en California, muy por encima del 25% que había pedido Brown como límite mínimo en comparación con el consumo en 2013.

Pero desde septiembre los esfuerzos por parte de los residentes del Estado Dorado parecen haberse esfumado. La Junta Estatal de Recursos de Agua reportó el martes que durante el mes de diciembre solo se redujo el 18.3% de consumo de agua, la segunda cifra más baja desde abril.

//e.infogr.am/js/embed.js?dUg

Sin embargo, funcionarios de la Junta aseguraron que los residentes de California aún están a tiempo para acatar con los planes del gobernador de ahorrar el 25% de agua al finalizarse febrero.

En cifras acumulativas, California ha salvado del despilfarro un 25.5% de agua durante estos siete meses de conservación. Pero para acatar con la orden, se tuvo que haber ahorrado igual o más agua en enero que en diciembre, ya que no hay espacio —solo el .5%- para decaer.

El 25% de conservación equivale a 1.2 millones de pies de acres en líquido vital. Hasta ahora se logrado conservar 1.1 millones.

Diciembre también marcó el peor mes de acato desde abril, dado que un 40% de agencias que suministran agua —de un total de 411 suplidores en el estado- no lograron acatar con el porcentaje designado.

Además, a nivel estatal, cada californiano logró ahorrar 67 galones de agua al día — la segunda cifra más baja desde abril.

droughtcamonitor sequia

Brown ordenó el registro de ahorro de agua luego que declaró una orden ejecutiva por la gravedad de la sequía que afronta el estado, ya entrada en su quinto año consecutivo.