Las “otras” mujeres en la mira del crimen organizado

Guía de Regalos

Las “otras” mujeres en la mira  del crimen organizado
Alistan alerta de género
Foto: Twitter: @eltutepecan1 / Twitter

Lejos de los cuerpos esculturales, los reflectores y los cuerpos perfectos, otro tipo de mujeres está en la mira del crimen organizado y no precisamente como blanco de conquista, sino de sus R15 y 9 mm, de sus cuchillos para degollar y el fuego para calcinar.

La falta de investigación hace casi imposible determinar el tipo de relación de las seis mujeres que mueren cada día en México de manera violenta con las operaciones del narcotráfico, la extorsión y los secuestros, pero lo que sí saben quienes trabajan contra el feminicidio es a donde llegan células criminales la saña caerá sobre ellas.

Antes de la llegada de grupos derivados de los Beltrán Leyva, en Iguala, por ejemplo se tenía noticias de uno  o dos casos y regularmente relacionados a violencia doméstica, recuerda Kaly Victoria, de la Fundación Bloque de Mujeres por el Poder que desde octubre pasado pide al gobierno que declare alerta de género en Guerrero.

“Ahora sólo en el mes de enero tenemos 15 y todos en situaciones sin esclarecer, mujeres que dejaron desamparados a sus hijos porque en este estado no dan seguimiento, atención psicológica, social ni económica a las víctimas”.

En Acapulco la situación es peor. De manera oficial se reconocen 125 casos en el último año, pero tan solo en octubre pasado la prensa local contabilizó 11 en 11 días, entre ellas, la asistente del ex secretario de Seguridad Pública del municipio quien fue raptada primero y luego botada en un paraje días antes de que tres chicas de 21 y 15 años y una bebé de dos años recibieran un tiro en la cabeza en casa.

– Está Josefina- preguntó el extraño en la puerta.

“Soy yo”, fueron las últimas palabras que dijo Josefina Silva Sandana, de 33 años, en el municipio de Zurumucapio, Michoacán, donde la muerte, igual que en Guerrero, llega a domicilio. O en el camino, como ocurrió a otra joven atacada cuando conducía su camioneta en Zamora, el 6 de enero pasado.

O de cara al amor como ocurrió a “María”, la mujer que bautizó la prensa para poner rostro a un ataque ocurrido el pasado 15 de enero en Jalisco cuando una pareja murió a manos de sicarios que les dispararon con armas R15. O al trabajo donde alcanzó a Lorena Martínez, una boleadora de calzado, cazada entre bodegas de la Sindicatura de San José, Sinaloa.

“Lo peor de todo es que los policías de investigación no están preparados para investigar los feminicidios, no conocen los protocolos y hace falta capacitación”, dijo  Ana Lidia Murillo, de la Asociación Sinaloense de Universitarios.

Un estudio del Observatorio Ciudadano Nacional contra el Feminicidio (la misma que calcula la cifra de seis asesinatos al días,  2300 en los últimos dos años según minuciosos recuentos hemerográficos y oficiales) señala que del total de las víctimas sólo el 22% está relacionado a violencia intrafamiliar o de noviazgo y, el resto, tiene un alto ingrediente de odio al género.

En un video difundido en youtube por el “blogdelnarco” (que posteriormente fue eliminado) un grupo de 13 pistoleros presuntamente de los Zetas arrodillaron a cinco mujeres a quienes desvistieron de la cintura hacia arriba y mataron frente a la cámara de video supuestamente por apoyar a sus archirrivales del Cártel del Golfo.