Abrieron una ‘caja de pandora’ al investigar las cárceles del condado

Las irregularidades en el sistema carcelario del condado de Los Ángeles fueron denunciados desde el 2011 por el ACLU.

La investigación federal sobre los alegatos de que agentes del Sheriff de Los Ángeles torturaban a los reos en su sistema carcelario no pudo tener un nombre más apropiado: “Caja de Pandora”.

Con la culpabilidad confesa este miércoles de quien fue jefe de esa agencia, Lee Baca, de haber mentido en esa investigación y que sumaría a 18 implicados en este caso, se confirma que se destapó un sistema penitenciario corrupto que fue encubierto desde la esfera más alta de la corporación.

Más de una decena de antiguos agentes del Sheriff han sido condenados hasta el momento como resultado de una extensa investigación que comenzó hace más de cinco años por el alegato de que se golpeaba y vejaba rutinariamente a presos y visitantes en la Cárcel Central de Varones.

El subjefe del Sheriff y frustrado contendiente para tomar las riendas del Sheriff angelino, Paul Tanaka, fue acusado el año pasado de orquestar un esquema para evitar que Baca, quien se retiró en 2014 después de dirigir a la corporación por más de 15 años, enfrentara a la justicia.

Las irregularidades en el sistema carcelario más grande del país se ventilaron en 2011 por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU),
Las irregularidades en el sistema carcelario más grande del país fueron denunciadas en 2011 por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Las irregularidades en el sistema carcelario más grande del país se ventilaron en 2011 por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que expuso la agresión ocurrida el 11 de febrero de 2009 contra el reo Anthony Brown, quien fue golpeado a puños, patadas y con una linterna, y fue rociado con gas pimienta por distintos agentes, mientras éste se encontraba esposado y con una cadena en la cintura.

Tras el ataque, cita la acusación federal, los uniformados trataron de encubrir lo ocurrido redactando un reporte falso que fue enviado a la Fiscalía del condado para agregar cargos a la víctima.

Cuando la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) tomó el caso, Brown fue cambiado de cárcel bajo un nombre falso para evitar que tomaran su declaración.

Poco después de que esta controversia fuese llevada a un tribunal federal, Baca anunció su retiro.

“Las cárceles del condado de Los Ángeles han estado plagadas de violencia ilegal por años”, – Héctor Villagra, ACLU

Reacciones

“Las cárceles del condado de Los Ángeles han estado plagadas de violencia ilegal por años”, dijo Héctor Villagra, director ejecutivo de ACLU del Sur de California, sobre la culpabilidad aceptada de Baca.

“Gran parte de la culpa de esa violencia debe ser asumida por el antiguo jefe del Sheriff Lee Baca, quien no pudo hacer frente a este abuso y a las horribles condiciones al interior de la cárcel”, agregó.

El actual jefe del Sheriff, Jim McDonnell, dijo que a pesar de esta polémica la agencia sigue enfocada en su servicio público. “Tengo fe en el sistema judicial y confío en que está evaluando los hechos de estos acontecimientos de una manera imparcial y responsable”, enfatizó.

Para la Asociación de Agentes del Sheriff de Los Ángeles (ALADS), Baca “merece” ser castigado por mentir a las autoridades y subrayó que envía el mensaje de que nadie está por encima de la ley.

“No debe haber tolerancia para este tipo de liderazgo fallido”, expresó George Hofstetter, presidente de ALADS, quien recalcó que esta controversia no socava la dedicación de los agentes del Sheriff.

“Con esta declaración de culpabilidad, el ambiente que creó este tipo de corrupción ha salido del departamento y comenzamos un nuevo día para la restauración de la confianza”, indicó.

“Al fin se hizo justicia porque Lee Baca era el arquitecto de esas anomalías y crímenes que cometían sus oficiales”, dijo el abogado Luis Carrillo, quien representó a presuntas víctimas de estos abusos.