Coahuila investigará matanzas de los Zetas en prisión, cinco años después

La PGJE dice que solicitó nuevas órdenes de aprehensión contra quienes permitieron el asesinato de más de un centenar de personas dentro del penal de Piedras Negras
Coahuila investigará matanzas de los Zetas en prisión, cinco años después
Foto: EFE

CIUDAD DE MÉXICO.- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Coahuila informó que ya consignó la investigación sobre la matanza en el penal de Piedras Negras, donde el cártel de Los Zetas perpetró en 2011 un exterminio masivo, e informó que pidió nuevas órdenes de aprehensión contra exfuncionarios y exguardias del Cereso de Piedras Negras porque se presume que lo permitieron.

Los hornos operaron hace cinco años. Hasta ahora se sabe que las autoridades buscan a los culpables de permitirlo. Muchos de los tambos de 200 litros que se usaron para quemar cuerpos de familias fueron reutilizados para la basura, de acuerdo con una investigación de Breitbart.

Los hornos de Los Zetas operaron durante el gobierno de Humberto Moreira. Hoy gobierna Rubén, hermano Humberto. Hasta donde se sabe, ningún funcionario de prisiones o de seguridad está detenido, aunque en enero se libraron órdenes de aprehensión contra policías.

Durante la masacre, Los Zetas llevaron a cabo un exterminio sistemático al matar e incinerar más de 400 personas en Allende y los pueblos de los alrededores. Aunque los detalles sobre lo que realmente ocurrió apenas han empezado a ver la luz del día, la matanza tiene sus raíces en marzo de 2011.

Breitbart y SinEmbargo difundieron hace unas semanas, una investigación del diario texano donde detalla cómo Los Zetas utilizaron una red de hornos para encubrir el exterminio masivo y sistemático de personas inocentes durante el periodo que abarca de 2011 a 2013, cuando el cártel tenía un completo control gubernamental sobre la mayor parte del estado de Coahuila.

Desde el Gobernador de Coahuila hasta las cárceles de la ciudad, Los Zetas tenían el dominio completo de todos los aspectos del proceso gubernamental y de la vida de los ciudadanos, incluyendo a los medios de comunicación. Sus atrocidades en Coahuila han permanecido mucho tiempo sin ser reportadas y documentadas por dependencias gubernamentales, locales, estatales, federales o internacionales. Así como la impunidad con la que Los Zetas operan y los horrores que tuvieron lugar en la prisión de Piedras Negras. A finales de enero, El Diario de Coahuila también dio algunas respuestas en cuanto a lo que realmente sucedió dentro de ese penal.

Según la información proporcionada por las autoridades mexicanas, Los Zetas tenían pleno control operativo del centro penitenciario hasta el punto de que llevaron a más de 150 personas a la prisión para torturarlas, asesinarlas e incinerarlas. A pesar de la brutalidad del caso, los principales medios de televisión y la prensa de Estados Unidos han ignorado el secuestro y asesinato de cientos de personas de Allende, Coahuila.

Comenzarán una investigación

Ayer por la mañana, el Procurador Coahuila, Homero Ramos, adelantó que la dependencia a su cargo consignaría la primera etapa de la investigación por la matanza ocurrida dentro del Cereso de Piedras Negras, específicamente, la del año 2011. Señaló que dicha investigación está relacionada con la masacre en el municipio de Allende en marzo de ese año, donde, de acuerdo a las cifras oficiales, Los Zetas secuestraron a al menos 29 personas y destruyeron 36 casas en ese municipio y otros al norte de la entidad, incluido, Piedras Negras.

“Hoy (ayer) se consignará el caso ante las autoridades judiciales; acabamos de concluir la primera etapa de la investigación y pronto emitiremos un informe sobre este caso”, indicó el funcionario.

De acuerdo con información de la Procuraduría, difundida hoy por el diario La Jornada, ya se han solicitado nuevas órdenes de aprehensión en contra de excustodios y exfuncionarios del Cereso de Piedras Negras por este caso, sin embargo, no se especificó de cuantas personas se trata.

Además, la dependencia descartó que los restos humanos hayan sido sepultados en el penal, pues, dijo, se han hecho revisiones en patios y otros áreas y no se han encontrado evidencias de que se haya habilitado alguna fosa en el lugar.

El pasado 12 de enero, luego de que se diera a conocer la investigación de las autoridades, la PGJE informó que se habían consignado a ocho involucrados, entre ellos policías y ex funcionarios.

Un día después, incluso el Gobernador Rubén Moreira Valdez aseguró que se llevaba a cabo una “maxiinvestigación” relacionada con lo acontecido en la cárcel de Piedras Negras. El mandatario detalló que los asesinatos dentro del centro penitenciario quedaron evidenciados luego de que se comenzó la indagatoria por la fuga de 129 presos en 2012.

Te puede interesar: Lo que está detrás de mortal riña en Topo Chico

Los hornos de los Zetas

En marzo de 2011, Los Zetas movían alrededor de una tonelada de cocaína por mes a través de la parte norte de Coahuila hacia Eagle Pass, en Texas. Después de pagar por las drogas y de cubrir los gastos del tráfico, Los Zetas obtenían ganancias de alrededor de 6 y 12 millones de dólares mensuales solo en el pasillo entre Piedras Negras y Eagle Pass, según confesó un testigo en un juicio de EEUU sobre el lavado de dinero de Los Zetas.

A principios de 2010, Los Zetas declararon la guerra a sus antiguos jefes del cártel del Golfo. El brutal conflicto armado disparó la demanda de efectivo por parte de los Zetas, mientras que la organización criminal se vio necesitada de conseguir fondos para comprar armas y hombres armados que lucharan por los territorios en el estado de Tamaulipas y en los estados de Veracruz y Nuevo León.

De acuerdo con la investigación llevada a cabo por el periodista de Proceso Juan Alberto Cedillo, quien ha pasado años investigando la matanza, fue en marzo de 2011 que el capo local, Mario Alfonso Cuéllar y sus asociados, Héctor “El Negro” Moreno Villanueva y José Luis “La Guiche “Garza Gaytan fueron culpados por la jerarquía superior de los Zetas sobre el faltante de dinero por el tráfico de cocaína.

Aún no está claro si los ingresos por el tráfico de la droga fueron, de hecho, robados por capos locales o si las cargas se perdieron durante los decomisos de las autoridades. Lo que se sabe es que Moreno Villanueva y Garza Gaytan huyeron a América donde buscaron la protección del gobierno de EEUU como informantes y testigos federales.

“Un montón de muertes”, dijo Moreno Villanueva a una corte federal en un caso contra Los Zetas. “Incluso empezaron a matar las familias de Allende y Piedras Negras, y en Muzquiz y en Sabinas. También querían matarme”.

Miguel Ángel Treviño Morales, “El 40”, uno de los principales líderes de Los Zetas, ordenó un exterminio sistemático en la zona de Allende, en los pueblos cercanos llamados Cinco Manantiales, y también en Piedras Negras.

La orden era simple: matar a cualquiera relacionado, asociado o que, de cualquier forma, tuviera contacto con Villanueva o Garza Gaytán.

Según la información recogida por Breitbart, que autoridades aún no han hecho públicas o reconocido, Los Zetas comenzaron a reunir a familias enteras, amigos, parientes lejanos y personas inocentes que tuvieran alguno de esos apellidos, incluso si no estaban relacionados.

De acuerdo a la información recogida por Breitbart en Allende, Los Zetas torturarían y ejecutarían a las víctimas usando una variedad de métodos crueles. Los cuerpos fueron llevados a un rancho cerca de Allende o q la prisión de Piedras Negras para hacer desaparecer los cadáveres.

Dentro de la cárcel, carniceros de Los Zetas desmembraron los cuerpos de los hombres, mujeres y niños que habían sido secuestrados.

Las partes humanas fueron colocadas en tambos de 200 litros llenos de diesel y luego se les prendió fuego. Después de varias horas, la mayor parte de los restos humanos desaparecieron, dejando a cientos de familias sin respuestas. Las cenizas fueron arrojadas luego dentro de arroyos locales que conducen al Río Bravo. Mientras que la mayoría de tambos siguen en casilleros de una instalación de almacenamiento utilizada por la oficina del Procurador General en Coahuila, algunos de ellos han sido reutilizados como contenedores de basura en la ciudad.

Recientemente, las autoridades llevaron a cabo una búsqueda masiva a lo largo de algunos de los arroyos para hallar restos de un número indeterminado de personas desaparecidas. No encontraron a ninguna. Sólo un tambo que Los Zetas habían estado utilizando para incinerar partes de cuerpos de sus víctimas, dentro de la prisión de Piedras Negras.

El tambo estaba siendo trasladado fuera del almacén de evidencias por parte de las autoridades, como parte de su investigación en curso. Los agentes lo dejaron fuera del edificio, en la parte posterior de una camioneta de la policía, permitiendo que los periodistas de Breitbart Texas lo fotografiaran y proporcionaran una imagen del crematorio improvisado donde varias víctimas fueron “desaparecidas”.

La guerra de los narcos

Los primeros reportes públicos de la matanza se produjo en septiembre de 2012, cuando más de 130 miembros del cártel de Los Zetas salieron de la prisión estatal en Piedras Negras; una fuga masiva dirigida a reforzar las filas para así continuar su lucha contra el Cártel del Golfo. La investigación federal sobre esta fuga resultó en el descubrimiento de docenas de barriles de 200 litros quemados, que habían sido utilizados para hacer desaparecer a sus víctimas.

En un rancho cerca de la ciudad de Allende, Los Zetas usaron hornos para incinerar los restos humanos, no tambos. El rancho fue allanado por las autoridades de Coahuila en 2013, cuando el gobierno comenzó a examinar el caso. Las autoridades encontraron no sólo los hornos, sino también a cenizas y fragmentos de huesos de las víctimas.

Hemos sido capaces de obtener fotos oficiales nunca antes vistas desde los archivos del caso, del horno que se mantiene en el rancho, cerca de Allende.

Como lo ha informado Breitbart Texas, Los Zetas fueron capaces de actuar con total impunidad en Coahuila, gracias a la ayuda del ex Gobernador Humberto Moreira, quien fue investigado en España por lavado dinero. Esta semana la causa contra el ex mandatario fue archivada al considerar que no está debidamente justificada la perpetración de los delitos que motivaron su detención. En el marco de este caso, él fue llamado como un subordinado del cártel Los Zetas por los fiscales. Moreira pasó una semana en la cárcel antes de ser liberado bajo fianza en relación con el caso y después viajó a México.

NOTICIAS DE MÉXICO