Video: Último adiós al juez Antonin Scalia en Washington

Autoridades y familiares despidieron hoy al juez Antonin Scalia, líder del renacimiento del pensamiento conservador en una misa privada en la Basílica de la Inmaculada Concepción en Washington
Loading the player...

WASHINGTON.- De luto y con la bandera a media asta, la Corte Suprema de EEUU dio hoy el último adiós al juez Antonin Scalia, líder del renacimiento del pensamiento conservador al que rindieron homenaje con Biblias grupos de religiosos y con pancartas, opositores al aborto.

“Era un brillante jurista, un gran juez y también un hombre de pasión y fe cristiana que no se avergonzaba de ello”, dijo el reverendo Rob Schenck, presidente de la organización evangélica “Fe y acción”, que busca incrementar el número de cristianos dentro de la estructura administrativa del Estado.

Liderando un nutrido grupo de clérigos, con vestimentas negras y estolas rojas, el reverendo Schenck rezó durante unos minutos en la quietud de la fría mañana y dejó una Biblia y una Constitución de Estados Unidos en un lateral de la sede de la corte, donde ya se agolpaban huérfanas multitud de flores.

“La Biblia y la Constitución eran las dos cosas más importantes para los principios del juez”, destacó Schenck.

Fallecido este sábado en un rancho de Texas, el juez Scalia defendió vehemente durante toda su vida el “originalismo”, una doctrina judicial según la cual la Constitución de EE.UU. debe interpretarse como lo harían sus autores del siglo XVIII y no conforme a los cambios de la sociedad actual.

Esa lectura literal de la Constitución convertía a Scalia -“Nino” entre sus amigos y familia- en un firme defensor del derecho a portar armas y de la prohibición del aborto o el matrimonio entre homosexuales.

Envuelto en una bandera estadounidense, el féretro del magistrado salió de una limusina funeraria a primera hora de la mañana frente al Tribunal Supremo y, en manos de ocho agentes de policía, atravesó las escaleras para llegar hasta la corte, donde le rindieron homenaje familiares y amigos en una ceremonia privada.