Cada vez más mujeres viven en las calles de Los Ángeles

La violencia doméstica y los altos costos de vida han hecho que el 40% de todos los indigentes sean del sexo femenino
Cada vez más mujeres viven en las calles de Los Ángeles
01/28/16 / LOS ANGELES/ Homeless Elba Luna with her new born son speaks to La Opinion during her stay at the Union Rescue Mission on the Skid Row area of Los Angeles. Los Angeles' Skid Row contains one of the largest populations of homeless people in the United States. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

cintillo_latinos

Durante los últimos meses de su embarazo, Elba Luna durmió en las calles de Los Ángeles. Cuando dio a luz logró que la acogieran en el albergue de la organización no lucrativa Union Rescue Mission.

La Opinión ha preparado una serie de cuatro notas que analizan el problema de la indigencia en L.A. y su efecto en los latinos. Esta es la primera parte.

“Mi mamá vive en Whittier. Ella me cuida a una hija de 15 años que tengo pero dice que no me puede tener en su casa porque el casero no se lo permite. Al padre de mi hijo lo deportaron y no ha regresado por miedo que lo agarren”, dice mientras baña a su recién nacido.

Según el último conteo de 2015 de la Autoridad para los Servicios de los Desamparados (LAHSA) el 33% de las personas sin hogar son mujeres en el condado de Los Ángeles y cada año crece más el número.

Las mujeres son empujadas a las calles muchas veces tras ser víctimas de violencia doméstica. El auge de mujeres en albergues aumenta el número de personas sin hogar en Los Ángeles, algo que para las autoridades es ya una crisis sin precedentes.

La ciudad y el condado de Los Ángeles tienen la población más grande en el país de desamparados crónicos

01/28/16 / LOS ANGELES/ Homeless Elba Luna with her new born son speaks to La Opinion during her stay at the Union Rescue Mission on the Skid Row area of Los Angeles. Los Angeles' Skid Row contains one of the largest populations of homeless people in the United States. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Al nacer su hijo Elba Luna logró que le dieran albergue en la organización Union Rescue Mission pero durante dos meses de su embarazo durmió en las calles de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinión).

Luna es una ciudadana estadounidense que tiene dos hijos más de 11 y 7 años y que están con el padre deportado en México. “Yo fui a verlo, y cuando me regresé, no sabía que estaba embarazada. Ya no quiero regresar con él porque me di cuenta que me engaña”, explica.

La hispana dice que sufre mucho por estar separada de sus hijos y no tener un lugar donde vivir. “Por nada del mundo quiero regresar con el papá de mis hijos. Yo estoy positiva en poder conseguir un empleo y un departamento de bajos ingresos”, expresa.

Víctimas de violencia doméstica

“El número de mujeres sin un hogar ha crecido aún más que el de hombres indigentes”, dice Andy Bales, presidente de la organización Union Rescue Mission. “Es probable que el 40% de todos los desamparados sean madres con sus hijos”, estima.

Bales atribuye el incremento en el número de mujeres desamparadas a que no ganan lo suficiente para pagar la renta pero también a la violencia doméstica que las orilla a dejar su casa y vivir en la calle.

“Un pequeño porcentaje está relacionado con el consumo de drogas”, considera.

01/28/16 / LOS ANGELES/ Homeless Clarisa Teck speaks to La Opinion during her stay at the Union Rescue Mission on the Skid Row area of Los Angeles. Los Angeles' Skid Row contains one of the largest populations of homeless people in the United States. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
El propio esposo que la golpeaba dejó a Clarisa Teck en el albergue de Union Rescue Mission. De no haber sido así es muy probable que esta inmigrante indocumentada de Belice hubiera dormido en la calle. (Aurelia Ventura/La Opinión),

Fue la violencia doméstica la que obligó a Clarisa Teck, una indígena maya de Belice a dejar al padre de sus hijos.

Él es el ciudadano, yo soy indocumentada. Él mismo me trajo a este albergue y se quedó con nuestros hijos de 6 y 14 años. Ya no aguanté, me pegaba mucho, me hablaba mal. A los niños sí los trata bien. Yo quiero arreglar mis papeles pero nunca me casé con él, ni lo reporté a la Policía”, dice esta mujer mientras dobla su ropa en el albergue de Union Rescue Mission.

Otras mujeres huyen de la violencia doméstica con todo y sus hijos.

María Salcedo esperó que se durmiera su esposo en South Gate para salir a la calle con sus hijos de 3, 6 y 10 años.

Lo aguanté mucho. Cada fin de semana que tomaba me golpeaba. Ya me había roto la nariz. Vivíamos con su mamá y ella me aconsejaba que le aguantara”, cuenta Salcedo.

01/28/16 / LOS ANGELES/ Homeless Rachel Mora, 57, speaks to La Opinion during her stay at the Union Rescue Mission on the Skid Row area of Los Angeles. Los Angeles' Skid Row contains one of the largest populations of homeless people in the United States. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Al perder su casa en Glendora, Rachel Mora de 57 años se quedó en la calle pero recién encontró albergue en la organización Union Rescue Mission en Skid Row. (Aurelia Ventura/La Opinión).

Cuando las mujeres pierden el techo

Algunas mujeres se han quedado en la calle porque perdieron su casa como Rachel Mora de 57 años.

“Perdí mi departamento en Glendora. Metí a una persona equivocada y me dieron un cargo por su culpa pero ya me lo quitó el juez. Traté de quedarme con uno de mis hijos, pero no funcionó. Mis otros hijos no saben que me quedé en la calle. !Ni Dios lo quiera! Yo espero volver a conseguir un empleo en Avon donde antes trabajé y reclutaba gente”, platica.

Cuando al esposo de Jazmin Minero, le diagnosticaron cáncer en etapa avanzada se vio obligado a dejar su empleo de llantero y ella con su trabajo como cajera no pudo seguir pagando la renta y manteniendo a sus seis hijos con edades entre los 17 a los 5 años.

“Por un tiempo, un tío nos dejó dormir en la sala. Cuatro de mis hijos se quedaron con mi hermana.”, dice.

Me siento bien estresada con ganas de llorar. Quiero ver si conseguimos un departamento que no cueste mucho la renta”, confía mientras sus dos hijos menores juegan felices ajenos a la angustia de la madre.

01/28/16 / LOS ANGELES/ Homeless Mariana Salceda with her young children speaks to La Opinion during her stay at the Union Rescue Mission on the Skid Row area of Los Angeles. Los Angeles' Skid Row contains one of the largest populations of homeless people in the United States. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Muchas mujeres y sus hijos se quedan sin hogar al escapar de la violencia doméstica a la que las sometía el padre de sus hijos. (Aurelia Ventura/La Opinión),

Albergues sirven de hogar temporal

Andy Bales dice que en Union Rescue Mission ayudan a las mujeres a encontrar un hogar y los ponen en programas de entrenamiento para encontrar un empleo.

Un tercio de ellas son aceptadas con sus hijos en el Hope Garden Family Center, un espacio de 77 acres en las montañas de Sylmar que les ofrece vivienda temporal a las madres solteras y sus hijos hasta por 36 meses.

En ese tiempo reciben programas de rehabilitación, servicios  y cuidado espiritual para que puedan escapar para siempre del desamparo.

Para la presidente de la organización Union Rescue Mission, la Ciudad no hace lo suficiente para abatir el desamparo.

Tiene que haber un cambio de actitud. Necesitamos preocuparnos. Es inaceptable tener tanta gente viviendo en las calles”, dice.

01/28/16 / LOS ANGELES/ Los Angeles' Skid Row contains one of the largest populations of homeless people in the United States. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
La población de mujeres indigentes crece cada día más en Los Ángeles debido a alto costo de la renta, la violencia doméstica, enfermedades y hasta a la adicción a las drogas. (Aurelia Ventura/La Opinión).

Una crisis sin precedentes

En noviembre pasado, el Departamento de Desarrollo Urbano y Vivienda  hizo público que la ciudad y el condado tienen la población más grande en el país de desamparados crónicos.

De 2013 a  2015, crecieron en un 55% hasta alcanzar los 12,536. En total, el número de personas sin hogar aumentó 15%.

Los indigentes han invadido con sus carpas, céntricas áreas que nunca antes habían ocupado y se han dispersado con sus colchones y enseres por las aceras de todos los barrios desde el Valle de San Fernando hasta San Pedro.

En septiembre pasado, el concejo angelino se vio obligado a declarar el estado de emergencia y anunció que destinarían 100 millones de dólares del presupuesto de la ciudad para vivienda y servicios.

“Esta crisis sin precedentes se ha empeorado debido a que la oferta de casas a precios accesibles es muy limitada”, dijo el concejal Gil Cedillo.

01/20/16 / LOS ANGELES/Homeless encampment along the 110 freeway in Downtown Los Angeles. A growing number of displaced people are spreading out from downtown Los Angeles in an effort to escape the violence of skid row. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
La Ciudad y el condado de Los Ángeles buscan soluciones y dinero para abatir el alarmante crecimiento de la población desamparada que se ha extendido por todos lados y en áreas céntricas que antes no se veían. (Aurelia Ventura/La Opinión).

Se calcula que sólo en la ciudad de Los Ángeles hay más de 25,000 personas sin hogar, en el todo el condado más de 41,000.

Recientemente el Concejo de Los Ángeles votó por un plan estratégico para ampliar los servicios y acceso a la vivienda a los desamparados y así reducir su número.

“Junto con nuestros socios en el condado, vemos una voluntad política sin precedentes”, dijo el concejal José Huizar.

Se estima que la estrategia de la Ciudad para abatir la indigencia costará 1,850 millones de dólares, por lo que los concejales se preparan para presentar ante los votantes una medida que les permita recaudar fondos.