La congresista Loretta Sánchez quiere ser la primera latina senadora federal

Conservadora en lo fiscal y a veces criticada por activistas que la consideraron tímida en llamar la atención del Presidente Obama sobre el tema migratorio, Sánchez defiende su record y afirma ser la más experimentada para tomar el puesto que deja Barbara Boxer.

Guía de Regalos

La congresista Loretta Sánchez quiere ser la primera latina senadora federal
La Congresista Loretta Sanchez ahora quiere convertirse en senadora federal.

En 1992, Loretta Sánchez hizo historia al ser la primera congresista latina electa en el condado de Orange del sur de California. No fue una elección sin controversia, ya que los republicanos la acusaron de elegirse con el voto de “personas no ciudadanas” y decidieron investigarla al respecto. Nada resultó de ello, pero desde entonces, Loretta Sánchez ha estado en el Congreso de Estados Unidos y ahora aspira a competir por ser la primera latina en el Senado federal.

Sánchez, quien nació en Lynwood y creció en Anaheim, es la hija de padres inmigrantes de México y una de siete hermanos. Su hermana Linda Sánchez fue electa al Congreso en 2003.

Loretta Sánchez es considerada una demócrata moderada y conservadora en temas fiscales y aunque en esta entrevista reafirma su apoyo por políticas generosas de inmigración y afirma que ha sido una firme impulsora de la reforma migratoria y de la presión sobre el Presidente Obama para que aplicara su autoridad ejecutiva, en ocasiones la congresista ha sido criticada por grupos activistas por parecer más enfocada en los temas de seguridad nacional que en la reforma migratoria.

De hecho, su sitio web enfatiza, bajo el título de “Reforma Migratoria” que todas las políticas migratorias deben ser vistas por la lente de la seguridad nacional: “Se necesita una reforma amplia y hay que hacer grandes esfuerzos por detener el tráfico a través de nuestras fronteras”.

Sánchez podría convertirse en la más fuerte contrincante de otra precandidata al senado, la fiscal de California Kamala Harris.

¿Usted es conocida como una demócrata “blue dog” o fiscalmente conservadora ¿Es así como usted se identifica?

¿Sabes lo que es un demócrata “blue dog”? Queremos saber lo que cuesta hacer cada programa, nuestra filosofía es que el público quiere saber lo que un programa del gobierno puede costarle y la decisión se basa en hechos reales, no nos metemos en temas sociales o religiosos, pero si queremos ver un presupuesto balanceado. Nuestra casa financiera debe estar en orden.

Cada casa sabe que sus ingresos son limitados y hay que escoger donde se gasta el dinero. Hay muchas personas en el congreso que dicen “abracadabra”, hagamos esto, nuestra pregunta es ¿cuánto va a costar? Y ¿de dónde saldrá el dinero?

¿Dónde ha aplicado esta filosofía, de limitar programas por el costo?

En mi record del “procurement committee”, que se encarga de todo lo que se compra en las fuerzas armada para las diferentes fuerzas excluyendo la naval. Este año cortamos 800 millones en programas que no necesitábamos o no funcionaba y los invertimos en las cosas que creímos necesarias. Cada vez que miro al presupuesto de defensa, ese es mi trabajo. ¿Por qué continuar financiando un programa que no funciona o ya no se necesita sólo porque siempre ha estado allí? Eso lo hago cada día.

Yo siempre invertiré en las siguientes áreas: educación, si ves mis votos, tengo un fuerte apoyo al programa “headstart”, creo que necesitamos que cada niño pueda ir a pre kínder. He luchado por invertir en tecnología para las escuelas, bajar el costo de los préstamos universitarios. En el área de educación, lo considero una inversión, no un gasto.

En salud, si no hay salud no hay nada. Yo apoyé la reforma de salud y he trabajado mucho en su implementación para que realmente sea accesible para la gente. Para qué tenerlo si la gente no sabe cómo usar ese beneficio. Un ejemplo. Usted ahora tiene un seguro de salud y quizá el gobierno le ayuda a pagarlo porque sus ingresos son bajos. Si usted no sabe cómo aprovecharlo, ¿de qué sirve? La ACA ofrece exámenes anuales gratis. Debemos lograr que la gente use ese beneficio porque la medicina preventiva, hacerse su examen anual, es lo que nos ayudará a bajar el costo de la salud a largo plazo. Si hay algo mal con su salud, que se sepa temprano, y no luego, cuando deba ir a la sala de emergencia y cuesta mucho más caro.

Yo invierto mucho tiempo en ayudar a registrar a personas en mi distrito para el ACA y en ofrecerles la educación que necesitan para sacarle provecho. A la larga esto nos ayuda a rebajar los costos.

¿Apoya el sistema de salud universal o Medicare para todos?

Creo que ahorraríamos mucho más si el sistema de salud cubriera a todos por igual. Yo apoyé la opción pública y al final ACA no sólo excluyó a los indocumentados sino a los residentes legales durante los primeros 5 años con ese estatus.  Siempre he apoyado el programa de seguro para niños, CHIP, Healthy Families.

¿Qué opina de propuestas como la de Bernie Sanders respecto a ofrecer universidad financiada por el gobierno y gratis para los estudiantes?

Hace unos dos o tres años cuando el presidente Obama dijo que el colegio comunitario debía ser gratis, yo apoyé esa idea. No obstante, yo no creo que la educación superior en general deba ser completamente gratis, creo que cuando se da algo gratis la gente no lo aprecia del todo. Pero quizá debería ser 5 dólares por unidad. Cuando yo fui al colegio comunitario costaba eso. Hoy en día está en cientos de dólares por unidad.  Me gustaría hacer esa visión una realidad. En Miami Dade College, ellos tienen programas de 4 años en lo que antes era un colegio comunitario. Sería mucho más barato para los estudiantes poder obtener un BA en un colegio comunitario.

Hablemos de inmigración. Hay una gran frustración en la comunidad porque el Congreso no ha actuado y Obama tampoco ha cumplido todas sus promesas en inmigración…

Y nosotros, como grupo latino fuimos a él apenas ganó la Casa Blanca y le dijimos que era imprescindible que se ocupara de inmigración. Nos dijo que primero haríamos la reforma de salud y luego la de inmigración. El pensó que la reforma de salud tomaría 3 meses y fueron 2 años, para cuando terminamos con la reforma, tras la muerte del senador Ted Kennedy, ya él no tenía el capital político que tenía cuando entró al poder.

¿Usted cree que el caucus latino fue suficientemente activo en este tema?

Dios mio, hicimos de todo. Si lo hicimos.

Desde afuera no parece que eso sea verdad….en el pasado, grupos activistas la han acusado de no hacer esas exigencias en público.

No es cierto, a veces cuando Obama me ve entrar por la puerta se pone listo para la pelea. Los latinos del Congreso se lo exigimos una y otra vez. Fuimos nosotros los que fuimos a él con el memo de 6 páginas hace 2 años explicándole: estas son las cosas que usted puede hacer con su poder ejecutivo para ayudar a la gente, aquí está el menú. El hizo DACA y luego DAPA y DACA y luego los republicanos demandaron en la corte más conservadora del país.

Pero Obama tardó demasiado tiempo en dar esa orden.

No hay duda. Lo empujamos muchas veces y lo hizo, eventualmente, lo hizo. El grupo latino del congreso en pleno, cada miembro, ha hablado del tema con el presidente cada vez que ha habido una oportunidad. El grupo latino ha sido incansable con este tema. Cuando llegó el proyecto del senado, aunque no era lo ideal, lo apoyamos. Y en la Cámara hubiéramos tenido los votos sin John Boehner hubiera permitido que el proyecto se considerara en el pleno. Entonces… ¿qué más podemos hacer..? Hicimos todo lo que pudimos.

La realidad es que los demócratas latinos lucen muy conciliadores hacia el Presidente. Con la recientes redadas. Se dijo que la gente arrestada eran personas que “habían usado todos sus recursos legales”. Luego se supo que no era cierto, que muchos aún tenían pendientes sus casos e incluso contaban con permisos de estar y trabajar en el país. Pero el grupo latino no se levantó a decirle al presidente: basta.

Sucede, que a veces, algunos miembros ceden su poder. Es frustrante. Pero como grupo hemos hecho y seguiremos haciendo lo posible.

¿Qué podemos esperar de usted y su liderazgo en inmigración de llegar al senado?

Para mí este es el imperativo número uno, moralmente lo es. Aun si debo hablar de ello todos los días en el pleno del senado, así lo haré. Y la falta de una reforma nos hace daño no solo a los latinos sino a muchas comunidades. Nos hace daño económicamente. Terminamos usando fondos de seguridad nacional en este tema, fondos que necesitamos para otras cosas, en vez de usarlo para defendernos de personas que realmente quieren hacernos daño. Es un tema de valores familiares. Es un tema de seguridad nacional porque tenemos recursos limitados y debemos usarlos en lo que es realmente necesario: no en inmigrantes que trabajan y contribuyen. Y es un tema económico porque necesitamos trabajadores jóvenes, por nuestra realidad demográfica que es la de una fuerza laboral que envejece.

¿Su opinión sobre los niños centroamericanos que han venido por la frontera buscando refugio?

Necesitamos un buen proceso para ellos. Quizá la mayoría tenga un buen caso de asilo. Es irónico que seamos un país que recibe tantos refugiados de Africa, por ejemplo, y sin embargo no tengamos el mismo corazón para los centroamericanos.

¿Pero es un tema de seguridad nacional? ¿Estos niños son realmente una amenaza?

Yo sé demasiado del tema de seguridad nacional, fui la presidenta por 4 años del subcomité de seguridad fronteriza y marítima. Hicimos un programa en el que gastamos muchísimo dinero, con operativos especiales en un terreno en el que nunca pensamos que habría cruces desde México, un terreno muy difícil, hicimos un piloto de un mes y arrestamos a 7 personas. Ninguno de ellos era una amenaza a nuestro país. Eran personas que buscaban trabajo, gastamos millones en un sector de la frontera por el que se pensó que quizá cruzarían algunos posibles terroristas… nunca ocurrió. Este es un ejemplo, tengo tanta historia de lo que hemos hecho.

Las fronteras internacionales no son solo la propia frontera, es el océano, es cualquier vehículo que viene del extranjero. Sabemos que al menos la mitad de los que están aquí ilegalmente vinieron con visa y se quedaron. El reporte del 911 dice que tenemos que tener un sistema de salida, no solo de entrada, en los aeropuertos, para revisar quien sale  no solo quien entra. El Congreso aprobó una ley bajo Bush y nunca se implementó. Yo intenté que se hiciera, pero esta administración nunca lo implementó.

Si alguien quiere hacernos daño, ¿para qué venir por Mexico? La frontera está fortificada. Es más fácil para ellos llegar por avión. O pasar por Canadá.

¿Por qué piensa que es mejor que otros candidatos para este cargo?

Otros candidatos no conocen a mis colegas o como trabajar con ellos, no conocen el sistema, no conocen lo que hemos intentado hacer antes, mover los proyectos, qué agencias son importantes. No tienen experiencia internacional, no han participado en reuniones de la OTAN, no han trabajado con los parlamentarios de Europa respecto a Rusia, a los temas de proliferación nuclear. El primer día estaría lista para trabajar, ellos no tienen la experiencia. La mayoría no tiene la experiencia personal que yo tengo.