¿Llevas un empresario dentro? Estos son los primeros pasos que hay que dar

Fundar una empresa es una carrera de largo recorrido con muchas obligaciones por el camino

Guía de Regalos

¿Llevas un empresario dentro? Estos son los primeros pasos que hay que dar
Hay una larga lista de tareas que completar antes de convertir una idea en una empresa./Shutterstock

Por cada historia de éxito empresarial puede haber 100 historias de fracasos. Algunas se cuentan, otras no. Tanto en las de final feliz como en las que no lo tienen, hay siempre elementos comunes: tenacidad, oportunidad, valentía, optimismo, trabajo duro, organización, creatividad, gestión y una de las teclas más importantes, descubrir qué necesidad existe en un mercado, cómo crearla si no existe y cómo atenderla.

Seguir una pasión es importante, pero esa pasión solo será un negocio si propone la oferta a una demanda o se crea.

Crear un Plan de Negocio (Business Plan) es una de las primeras tareas que tiene el emprendedor pero no la primera.

En el Business Outreach Center Network, una organización que ayuda a micro y pequeñas empresas que trabaja con el SBA (Small Business Administration), antes de dar modelos de planes de negocio, recomiendan al futuro emprendedor un análisis pormenorizado de su idea, su plan y casi de su capacidad real para hacerlo.

El plan de marketing incluye preguntas que han de responderse de forma concisa y puntualmente porque es la mejor manera de saber qué se tiene claro. ¿Por qué estoy empezando un negocio?¿Quién es mi cliente idea? ¿Cuál es mi producto? ¿Qué ofrezco que otros no? ¿Qué precio tiene lo que ofrezco? ¿Cómo lo pongo en el mercado? ¿Quiénes son mis competidores? ¿Cuánto dinero necesito para empezar?….

Cuando se cofunda una empresa, contestar estas preguntas con el o los socios ayuda a empezar a caminar con el mismo ritmo. Porque el camino es largo y tortuoso. ¿Qué se necesita para recorrerlo?

  1. Un acuerdo de sociedad revisado por un abogado en el que se detallen las responsabilidades y porcentajes de propiedad de cada uno.
  2. Protección de la marca de la empresa. Hay que cerciorarse que tanto ésta como el logo estén libres (consultarlo en USPTO.gov) además del dominio en Internet.
  3. Decidir qué estructura legal se quiere dar a la empresa, una S Corp, LLC, etc. Las responsabilidades y las obligaciones son distintas dependiendo de la estructura empresarial. Además hay que registrarse para pagar impuestos, entender cuáles son las leyes aplicables a la actividad que se desarrolla e identificar qué licencias y permisos se necesitan.
  4. Llegados a este punto, es obvio que una cuestión importante es admitir que se necesita ayuda. Además de tener uno o más socios en los que apoyarse financiera y psicológicamente, es conveniente contar con un contable (CPA) además de un abogado. Muchas organizaciones afiliadas o no al SBA pueden ayudar con muchos de los pasos y normalmente la asesoría es gratuita. Además, se pueden buscar mentores que ayuden en parte del recorrido.
  5. Un Plan de Negocio. Es como tener una ruta que describe qué empresa se es, qué objetivos tiene, cómo se organiza, se financia, opera, etc.
  6. Reconocer que se ha de aprender mucho más de lo que se sabe. No solo hay que estar abierto al aprendizaje sino considerarlo parte de la rutina. Desde ventas a sistemas de seguridad para el software de la empresa. No siempre hay que ser un experto, pero hay que saber por dónde se camina.
  7. Dinero. Inevitablemente arrancar una empresa y operarla precisa de este combustible. ¿Cómo conseguirlo? La mayor parte de los empresarios latinos que han hablado con este diario han dado los primeros pasos con ahorros y préstamos de familiares y amigos. Otros negocios se autofinancian (bootstrapping), encuentran una persona que quiera invertir (investor angel) o una empresa (venture capital), recurren al crowdfunding o a los bancos y las instituciones (el SBA tiene una dotación para pequeños préstamos).
  8. Marketing. Lo más probable es que los clientes no lleguen solos. Manejar los medios sociales, tener un presupuesto de publicidad o estrategia para llegar a los clientes es clave.
  9. Ser consciente de que uno no se hace rico de la noche a la mañana y de hecho puede que nunca se haga rico. Hay que  saber que el ratio de fracasos es muy elevado, pero que cuando uno se cae el siguiente paso que hay que dar es levantarse.