Verdejo vence a Silva y prende el Garden

El boricua domina claramente duelo de invictos y derrota al brasileño por decisión unánime

Verdejo (der) busca conectar a Silva.
Verdejo (der) busca conectar a Silva.
Foto: Top Rank

En una pelea estratégica de ambos lados en la que prevaleció su iniciativa y la técnica refinada de su boxeo en todo el trayecto, Félix Verdejo ganó la batalla de invictos al brasileno William Silva en pleito a diez asaltos disputado la noche del sábado en el Madison Square Garden de Nueva York.

Round de estudio con Silva yendo a buscar y Verdejo advirtiendo con su jab y su gancho largo para marcar su territorio y evitar que la mayor talla física del rival fuera un factor. Fue el dictamen de toda la noche.

Fue un primer tercio del pleito en el que Silva tenía la intención, pero Verdejo no le dejaba espacios y cuando quiso cortarle la salida, la furia de los golpes de Verdejo lo pudo mantenter afuera.

VIDEO: Gran victoria de ‘Pitufo’ Díaz con impresionante nocaut

Marcaba el boricua en tres asaltos corridos, para ganar los rounds, pero no era claro dominador en el cuadrilátero aunque se peleaba más con sus condiciones que con las de su enemigo.

Fino andarín del ring, Silva salía por pasos laterales y se bastaba con una pelea inteligente para contrarrestar la clase del boricua que con cuatro asaltos andados ya ganaba, pero dejaba demasiados golpes en el aire.

La dinamita en los puños de dos hombres invictos que sumaban 28 nocauts en 42 peleas dictaba ser prudente, sin embargo si había uno que corría riesgos era el de Borinquen que iba resuelto a buscar la victoria, con cuatro asaltos ganados en seis asaltos, ya bastante más que un rival que esperaba hasta la deseperación para lanzar un ataque que empezaba a ser tardío.

Verdejo cumplía su guión perfecto de dominar a un rival más grande ganándole desde afuera, sin la opción de fajarse en el hierro corto donde valen su velocidad y su pegada.

Silva con siete asaltos caminados parecía obligado a cambiar su plan, pero mantuvo su ritmo cansino, como si estuviera en el ring sólo para no perder y de plano se negara a hacer algo por ganar.

En el noveno pareció intentarlo, pero de nuevo Verdejo, como todo el combate, lo mantuvo afuera con sus combinaciones altas. Ya en décimo, de manera inercial, Silva iba al frente y Verdejo cuidaba su victoria. El brasileño tomó un mínimo riesgo y el boricua lo conectó con gancho de zurda a la cabeza, tal vez el mejor golpe de la noche, para mantener sus ventajas inmodificables en las tarjetas de los jueces.

Buena exhibición de Verdejo con un guión de cómo ganar una pelea complicada en la que el rival hacía poco por la victoria y nunca estuvo dispuesto a correr riesgos.

Mantiene “Diamante” Verdejo su invicto y suma un triunfo merecido en una pelea distinta y qque le déjà una victoria distinta.

Dieron los jueces al ganador una decisión unánime 99-91, 100-90 y 100-90 para premiar la inicitativa y el mejor esfuerzo por la victoria en una pelea sin grandes golpes y en la que los rivales terminaron sin rastros de una gran guerra.

Con esta victoria el joven en boricua retiene su título latino ligero del OMB y envía el mensaje de que está listo para ir en busca de un título mundial en las 135 libras.

El ganador mejora su marca a (20-0 y 14 KO’s) y el perdedor pierde su invicto y queda con (23-1 y 14 KO’s)

‘Hammer Hands’ Rodríguez vence a una roca

Julian ‘Hammer Hands’ Rodríguez, de Nueva Jersey, mantuvo su invicto en los pesos superligeros al dominar al español ‘King’ Daluz, un rival complicado que a falta de poder en sus puños exhibió gran movilidad y un buen jab para sobrevivir temprano ante un rival superior.

Recién en el cuarto asalto Rodríguez encontró espacios para perforar la guardia del español. Lo conectó sólido con un gancho de izquierda lo cortó en la ceja derecha y lo dejó listo para sentencia.

En el quinto giro lo volvió a lastimar, pero en un caso asombroso de valentía , con el rostro sangrante, siguió de pie y como ya Rodríguez lucía cansado de atacarlo toda lo noche, pudo sobrevivir.

Con una mandíbula de roca, Daluz se tragó los tres asaltos finales a pura hombría y Rodríguez frustrado, sin más armas y sin más energía, se resignó a las tarjetas de los jueces que lo vieron ganar de manera unánime por 72-79, 71-80 y 71-80.