El bulevar Pacific de Huntington Park quiere recuperar su brillo

Más de cien locales han cerrado en los últimos años en este famoso corredor de comercios latinos
El bulevar Pacific de Huntington Park quiere recuperar su brillo
Los rotulos de 'se alquila' en los locales vacíos ya es parte del paisaje de este popular bulevar. /Isaias Alvarado

Jorge Sepúlveda observa hacia el lugar donde hace unos días estaba su joyería, en el bulevar Pacific de Huntington Park. Dejó el local porque la escasez de clientes le impedía pagar el alquiler.

Ahora este comerciante guanajuatense ofrece cadenas, dijes y aretes en un pequeño espacio dentro de una tienda de ropa para mujeres, en una cuadra “más viva” del bulevar.

“La gente está yendo a otros lugares donde hay tiendas más grandes” – Karina Macías, alcaldesa.

“Menos gente camina por aquí, hay áreas que se van abandonando poco a poco”, dice Sepúlveda, quien abrió este negocio hace nueve años. Él afirma que quizás atraviese por su peor período.

El letrero de “se renta” en la fachada de distintos establecimientos es ahora parte del paisaje habitual del que hace un tiempo era el principal distrito comercial del sureste del condado de Los Ángeles.

El bulevar Pacific de Huntington Park quiere recuperar su brillo. /Isaias Alvarado
El bulevar Pacific de Huntington Park quiere recuperar su brillo. /Isaias Alvarado

El bulevar Pacific, en efecto, ha perdido encanto: más de cien locales han cerrado en los últimos años.

“La gente está yendo a otros lugares donde hay tiendas más grandes”, comentó hace unas semanas la alcaldesa Karina Macías. “Buscan todo eso que no está en la Pacific”, agregó.

En South Gate, Bell Gardens, Lynwood, Walnut Park y Downey se han abierto plazas comerciales que incluso le han robado eventos culturales a la emblemática Placita Olvera de Los Ángeles.

Proyecto de renovación

Para no quedarse atrás, el gobierno de Huntington Park impulsa un proyecto de renovación de casi $4 millones que intenta revivir los años de gloria del bulevar Pacific.

Uno de los aspectos más ambiciosos del plan es permitir que desarrolladores construyan nuevos edificios que atraigan grandes negocios.

Huntington Park busca renovar los comercios del bulevar Pacific. /Isaias Alvarado
Huntington Park busca renovar los comercios del bulevar Pacific. /Isaias Alvarado

Uno de los interesados en establecerse en esa zona es la cadena de tiendas Target.

Si esta propuesta se lleva a cabo, el bulevar contaría con carriles exclusivos para bicicletas, modernos parquímetros, nueva señalización en la calle y mejor iluminación.

Este diseño urbano estaría adornado por vegetación resistente a la sequía que se colocaría en las banquetas.

“Suena como algo muy bonito pero la gente no va a volver a venir si no hay tiendas buenas y precios más bajos. Lo que aquí encuentro a 100 dólares lo venden a 10 en otras tiendas ¡Y de marca!”, comentó Luis Ortega, un residente del Sur de Los Ángeles que buscaba unas playeras estampadas.

Con tres eventos masivos (Carnaval Primavera, Sabor de México Lindo y un desfile navideño), la Cámara de Comercio local trata de atraer a más clientela al bulevar, pero el éxodo no ha parado.

 Jorge Sepúlveda,  tuvo que cerrar su joyería y mudarse a un espacio dentro de otra tienda por los pocos clientes en el bulevar Pacific. /Isaias Alvarado
Jorge Sepúlveda, tuvo que cerrar su joyería y mudarse a un espacio dentro de otra tienda por los pocos clientes en el bulevar Pacific. /Isaias Alvarado

CicLAvia

En otro intento por mostrarse al público, el gobierno municipal aceptó que su bulevar más famoso sea parte de la ruta del programa CicLAvia el próximo 15 de mayo. La calle cerraría para los amantes de las bicicletas, aunque se prevé que el evento aliente el consumo en los negocios.

“Hay muchas cosas que vienen con esto”, afirmó Romel Pascual, encargado del programa durante el voto en el Cabildo sobre la inclusión del bulevar. “Los negocios locales siempre ven un beneficio”.

Algunos comerciantes creen que retirar los parquímetros frente a sus negocios, colocar sanitarios públicos y construir un espacio para eventos culturales alentaría a los visitantes.

En calles aledañas a la Pacific se abrieron lotes privados de parqueo, pero sus tarifas no invitan a quedarse.

“Por años esta fue la cuna de los negocios y ahora los lotes de estacionamiento nos afectan”, dijo Roberto Calderón, quien el año pasado cerró su negocio de paquetería.