Inician pruebas en hogares cercanos a la planta de baterías Exide

Oficiales del Departamento de salud pública analizarán la presencia de plomo en el área

El Departamento de salud pública inició el lunes las pruebas para determinar la presencia de plomo y contaminantes en la zona alrededor de la explanta de baterías Exide. Los agentes comenzaron las pruebas en 36 propiedades ubicadas entre del 2200 y 2300 de las calles Nobles y la avenida Astor, en Commerce.

La supervisora Hilda Solis, quien presentó una propuesta, aprobada por unanimidad, para asignar dos millones de dólares a las familias damnificadas, estuvo presente durante las pruebas.

“Aunque el Condado de Los Ángeles no tiene ningún poder sobre la fábrica Exide, estamos hoy empezando con las pruebas de plomo, porque no es justo que estas familias sigan viviendo de esta manera. Nuestras familias necesitan acción ahora mismo”, indicó Solis.

La supervisora explicó que las pruebas a 36 hogares de Commerce determinarán si están contaminadas con plomo y en qué grado. “Ya después de estas pruebas, vamos a entregar los resultados al Estado para ayudarles”, señaló.

“Quiero ayudar a estas familias porque lo merecen. Es triste que hayan sufrido tanto. Pero, ya estamos aquí para ayudarles”, expresó Solis.

La supervisora del condado Hilda Solís revisa las tareas de inspección de casas contaminadas por Exide. /Suministrada
La supervisora del condado Hilda Solís revisa las tareas de inspección de casas contaminadas por Exide. /Suministrada

La explanta de baterías de Vernon liberó por años peligrosos niveles de arsénico y plomo en el medio ambiente.

La exposición a altos niveles de estas sustancias aumentan el riesgo de cáncer, enfermedades respiratorias y problemas de aprendizaje. Más de 100,000 personas viven y trabajan en las inmediaciones de la explanta, que por décadas operó con permisos temporales.

Millonaria inversión

El 17 de febrero pasado, el gobernador Jerry Brown propuso 176.6 millones de dólares para analizar y limpiar un radio de 1.7 millas alrededor de la planta, ubicada en una zona predominante latina y de bajos recursos. Los fondos públicos, que eventualmente serían recuperados con fondos de Exide, serán utilizados para limpiar alrededor de 3,000 hogares, escuelas, parques y otros establecimientos que se encuentran en el radio de contaminación.

En relación al anuncio de Brown, Solis opinó que la determinación de los fondos para Vernon había reconciliado a dos Américas, “[Una América] en la que los barrios más afluentes reciben ayuda y alivio inmediatos. Y otra América, de familias trabajadoras pobres, que sufren en silencio”.

Políticos y activistas han comparado y criticado la reacción del gobierno en el caso de Vernon, con la reacción en el caso de la fuga de gas, en el afluente barrio de Porter Ranch.

El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas (DTSC) inició el año pasado la limpieza del plomo que contamina a decenas de viviendas alrededor de la planta de Exide. /ARCHIVO
El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas (DTSC) inició el año pasado la limpieza del plomo que contamina a decenas de viviendas alrededor de la planta de Exide.

Según Solis, las pruebas y la limpieza son sólo parte de la solución. La supervisora recalcó la necesidad de evitar que algo similar vuelva a ocurrir. Solis cuestionó el por qué la planta pudo operar bajo un permiso temporario por más de tres décadas y quién exactamente permitió “uno de los casos más impactantes de irresponsabilidad empresarial, y falta de regulación gubernamental en la historia de California”.

La planta de Vernon cerró sus puertas en 2015, bajo una orden federal que determinó que un fondo de $50 millones de dólares fuese utilizado para limpiar la planta y otros $9 millones se reserven para remover el plomo de miles de hogares de la zona.

En la actualidad, la compañía y los reguladores de California se encuentran en discusiones relacionadas al pago de las demandas que recibió Exide, debido a que la compañía se declaró en bancarrota en 2013.