Inminente triunfo de Trump aumenta resistencia republicana

Hasta ahora débil, la resistencia interna a que el magnate se convierta en el líder y candidato del partido republicano está generando un movimiento interno que va creciendo cada vez más en tanto Trump se acerca a la nominación presidencial.
Inminente triunfo de Trump aumenta resistencia republicana
Donald Trump es favorito para ganar en casi todos los estados del Super Martes, pero un movimiento en su contra está creciendo dentro del partido republicano

Mientras un buen segmento de los votantes republicanos parece dispuesto hoy a darle un fuerte espaldarazo a la nominación presidencial de Donald Trump, un movimiento liderado por el precandidato presidencial Marco Rubio y por otros republicanos demuestra- con el hashtag #neverTrump en medios sociales- que hay otra corriente en el partido que se opone al magnate.

Trump lidera hoy en una docena de estados del país en las primarias del Super Martes. Ted Cruz, el senador de Texas, se aferra a un triunfo en Texas para mantener viva su candidatura mientras Rubio, el aparente candidato del partido republicano tradicional, lidera la carga contra Trump y es quien tiene más apoyo de sus colegas del Congreso, pero por el momento, no está en la delantera en ningún estado.

Rubio comenzó su ataque contra Trump hace apenas unos días en el más reciente debate republicano y otros colegas de su partido se han venido uniendo al movimiento #NeverTrump. Entre ellos Mitt Romney –ex candidato presidencial en 2012, quien ha buscado enfocarse en temas como problemas con las finanzas de Trump y su pasado apoyo por posturas y candidatos demócratas.

Este fin de semana, por ejemplo, la ex gobernadora republicana de Nueva Jersey, Christie Whitman, dijo en uno de los programas políticos del domingo que no votará por el partido republicano si Trump es el candidato presidencial en noviembre, sino que posiblemente dará su apoyo a Hillary Clinton.

Añadió, además, que muchos otros republicanos “harán lo mismo”.

“No queremos hacerlo, pero de una cosa estoy clara, no votaré por Trump”. Whitman lanzó un fuerte ataque contra el actual gobernador de su estado Chris Christie, quien tras retirarse de la competencia por la nominación apoyó a Trump.

“Es una vergüenza que Christie decida apoyar el tipo de racismo y odio que caracteriza a Trump”, dijo Whitman.

Otros republicanos se han unido al coro, incluyendo el congresista de Virginia Scott Rigell, quien escribió una carta abierta a sus copartidarios asegurando que “la victoria de Trump será catastrófica para el partido republicano”.

“Estoy convencido de que si Donald Trump se convierte en nuestro candidato, el daño hecho a nuestro partido sería poco menos que catastrófico. Rechazo a Trump como nuestro candidato en base a su poco juicio, temperamento y carácter, todo lo cual apunta a una presidencia imprudente, embarazosa y en última instancia, peligrosa”, escribió Rigell.

Otra estrella del partido republicano, el joven senador de Nebraska Ben Sasse, dijo que sería capaz de “abandonar el partido republicano” si este nomina a Donald Trump. “Quiero celebrar lo que es grande en Estados Unidos y el partido republicano, pero si nos convertimos en el partido de David Duke (líder racista) y de Donald Trump, estoy fuera”, dijo Sasse en el programa “Morning Joe” este martes por la mañana.

http://player.ooyala.com/iframe.js#pbid=207abb49dc4249a4a4e5b433209f8a79&ec=ZqdW1nMTE6VJawdZvbpvS-h0vJeTW5bF

Hasta ahora la oposición formal a Trump dentro del partido había sido poca y débil. El ex candidato Jeb Bush había sido el único que intentó oponerse a él, pero sus intentos fueron tan débiles como sus posibilidades de ganar la nominación.

En Twitter, el hashtag #NeverTrump muestra manifestaciones de cientos de republicanos de a pié que se oponen a la candidatura de Trump como peligrosa para el partido. Muchos se oponen a él porque piensan que es “un conservador de mentira” (que antes fue demócrata y tuvo posturas demócratas) mientras que otros están preocupados por su caracter errático o sus tendencias autoritarias.

https://twitter.com/PolitiBunny/status/704721368223346688

Otros simplemente creen que no va a poder ganar la Casa Blanca en Noviembre.

Liderazgo republicano en problemas

Pero mientras el partido republicano se divide, pro o contra Donald Trump, el liderazgo del mismo ha dado señales de que cerrará filas en torno a él si logra ganar los delegados necesarios para nominarse a la presidencia. Tanto Reince Preibus, presidente del Comité Nacional Republicano (RNC) como Paul Ryan, el Presidente de la Cámara de Representantes, han indicado que piensan “apoyar al que sea nominado” por los votantes.

Durante el más reciente debate, en el que Trump, Rubio y Cruz pelearon como preescolares sobre el escenario, Preibus envió un tweet que decía: “Esta noche vimos un debate animado entre el grupo más diverso y mejor calificado de candidatos presidenciales en la historia”.

Ryan, por su parte, condenó hoy la forma dubitativa en la que Trump rechazó el apoyo del racista y ex líder del grupo racista KKK pero aseguró que apoyará a quien resulte nominado.

“Mi plan es apoyar al candidato que salga nominado por los votantes”, dijo Ryan.

No todo el mundo republicano está de acuerdo con eso.