Esta podría haber sido la mejor canasta en la historia del basquetbol colegial

El jugador lanzó de canasta a canasta, sin imaginarse que su tiro finalmente se clavaría en la canasta contraria.

Si para un basquetbolista profesional es bastante complicado anotar una buena canasta desde la línea de tres, ahora imagínate hacerlo desde tu propia área de juego.

Esa escena la vimos en un partido de basquetbol colegial en Estados Unidos, teniendo como protagonista a Zach Grady, jugador de la escuela de Bolinbrook, quien al percatarse que quedaban pocos segundos para culminar el cuarto, decidió hacer un gran lanzamiento de aro a aro.

El balón volaba por los aires, justo cuando sonó el timbre que indica el final del tiempo, cuando de repente, la pelota se clavó de forma limpia en la canasta contraria.

Lee más: Sucesor de Kobe en los Lakers llega a 63 puntos en 24 horas

La gente que se encontraba en las gradas, así como los compañeros de Zach comenzaron a saltar de alegría, al ver semejante escena tan increíble, felicidad que se vio opacada cuando el árbitro del encuentro indicó que el tiro no fue válido.

Según el juez, el balón tocó un objeto que se encontraba en el techo, que es como si hubiera salido de la cancha, por lo que esta canasta finalmente no contó.

Lee más: Chuck, la nueva mascota con tenis Converse que el hombre más rico de los deportes quería tener en sus Clippers