Lo “normal” y lo “anormal” en el sexo

Las preguntas sexuales más frecuentes se refieren a temas que la gente no se atreve a hablar y cuya preocupación es si se trata de prácticas "normales" o no

En el terreno de la sexualidad se pueden tener concepciones muy distintas de una misma cosa.
En el terreno de la sexualidad se pueden tener concepciones muy distintas de una misma cosa.
Foto: Shutterstock

Una de las preguntas más frecuentes que las personas se hacen con respecto a algunas prácticas sexuales u orientación sexual, es si son “normales” o no. Muchos de los pacientes que llegan a Centro Miintimidad, me hacen preguntas como:

  • No puedo tener relaciones vaginales, pero sí anales. ¿Será normal?
  • Me da asco el sexo oral, ¿será normal?
  • Nunca me he masturbado, ¿será normal?
  • No logro tener orgasmo si él me estimula, pero lo logro si yo me estimulo, ¿será normal?
  • No tengo deseos de tener relaciones tan frecuente como mi pareja lo propone, ¿será normal?

Éstas y muchas otras son las interrogantes que recibo a diario. Lo cierto es que en el terreno de la sexualidad se pueden tener concepciones muy distintas de una misma cosa y antes de juzgar si ésta es normal o no, deberíamos determinar a qué criterios nos estamos refiriendo:

– El estadístico, o sea lo que hace la mayoría.

– El sociocultural, es decir, lo que dice el medio en donde uno vive.

– El legal, religioso, educacional, cultural, valórico, psicológico o anatómico, entre otros. Por ejemplo, la masturbación para los valores religiosos es algo pecaminoso, pero desde un criterio estadístico es realizada por la mayoría de las personas y podríamos definirla como normal.

Cuando cambia el contexto cambia la valoración del mismo hecho. En sexualidad no existe un patrón de normalidad, ésta depende del criterio valórico individual o en pareja y de la situación/circunstancia en que ocurra. Nos preguntamos entonces: ¿qué es normal o moralmente aceptado?

Según Pomeroy la moral es un conjunto de costumbres, dogmas y creencias impuestas y recomendadas, para cumplirlas desde el punto de vista social y divino.

Para algunos una relación sexual es normal cuando se realiza en el marco de una relación de a dos, heterosexual y estable, cuando ambos miembros de la pareja gozan, reciben y dan placer, sin culpa ni vergüenza y sin causar daño, psicológico o corporal a alguna de las partes.

Obviamente esta definición no es válida en personas de orientación homosexual, o aquellas que no mantienen relaciones estables.

  • Las relaciones no matrimoniales, ¿serán normales, a pesar de que un 85% de gente la practica?
  • La sexualidad buco genital es practicada por más del 50% de las personas, ¿será normal?
  • La masturbación, ¿será normal? A pesar de que un 95% de los hombres y un 63% de las mujeres reconocen haberlo hecho.

Podríamos definir como “normal” lo que es “legal” y como “anormal” lo que es “ilegal”. En general la ley no tiende a sancionar las prácticas privadas que no sean denunciadas por uno de los dos miembros de la pareja.

– “Normal” es la conducta sexual que no causa daño a la sociedad o a uno de sus miembros, y “anormal” aquella que causa daño.

– “Normal” son todas las prácticas eróticas que se realicen dentro de los límites de la intimidad, para causarse mutuo placer y con el libre consentimiento de los intervinientes.

Cuando las personas preguntan “¿es normal?” antes de responder sería prudente preguntar: ¿por qué lo haces?, ¿te gusta?, ¿te da placer?, ¿está aceptado por tus valores y creencias?, ¿lo haces en forma voluntaria? Analiza tus respuestas y comprenderás si tu comportamiento sexual está dentro de tus cánones de normalidad.

– Odette Freundlich, directora del Centro Miintimidad, kinesióloga especialista en Rehabilitación Pelviperineal y Sexualidad contacto@miintimidad.cl