Muere joven con libro en brazos y estudiantes no quieren regresar a clases

La chica aún llevaba el uniforme de falda azul y camisa blanca bordada con las iniciales del plantel
Muere joven con libro en brazos y estudiantes no quieren regresar a clases
La imagen de los chicos muertos recorre las redes sociales.
Foto: Captura / Twitter

MÉXICO.- Una cosa es lo que digan las autoridades de educación y otra es que los estudiantes les crean en Tamaulipas, donde las escuelas de todos los niveles y universidades batallan para que sus alumnos regresen a clases tras una sicosis generada en las redes sociales por el asesinato de una muchacha que murió con su libro en brazos.

La joven cuya identidad se mantiene en reserva para evitar “rumorología”, según las autoridades, era estudiante de nivel técnico (Conalep) y así corrió la información en twitter y Facebook en la fotografía que aterrorizó a más de uno por la imagen y la información que la acompañaba: los delincuentes irán por más a las escuelas.

La chica aún llevaba el uniforme de falda azul y camisa blanca bordada con las iniciales del plantel cuando fue localizada dentro de un coche y con varios impactos de bala en el cuerpo a lado de otro muchacho más o menos de su edad, también asesinado.

//platform.twitter.com/widgets.jsLas víctimas fueron parte de una ola de ejecuciones en Ciudad Victoria presuntamente por enfrentamientos entre Zetas e integrantes de un nuevo cártel conocido como “Noroeste” que comenzaron el pasado 3 de marzo y se siguieron hasta el fin de semana.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas emitió un comunicado a su personal en el que cancelaba las clases para el día jueves sin dar más detalles y ordenaba el retorno para el día viernes, pero hasta la fecha el 50% los estudiantes no han regresado a las aulas con la misma confianza, según reportan diversos medios locales.

//platform.twitter.com/widgets.js

Situación similar viven primarias, secundarias y preparatorias para las cuales se habría activado el protocolo de seguridad con rondines del ejército y la policía tras las afirmaciones en las redes de que habría ataques a tres escuelas de este nivel en la capital tamaulipeca.

Desde su trinchera, el obispo de la Diócesis de Victoria, Antonio González, pidió un esfuerzo a la sociedad por tranquilizarse en medio de un estado amenazado por la violencia y la desinformación. “La vida debe de seguir, confiando en Dios, haciendo oración, tomando las precauciones que ya todos conocemos y debemos hacer nuestras actividades diarias”.