La invitaron a una fiesta para secuestrarla y prostituirla

Una joven de 20 años se convirtió en víctimas de tráfico humano en Los Ángeles, junto con otras 60
La invitaron a una fiesta para secuestrarla y prostituirla
Agentes del Sheriff colocal la fotografía de Monique Butler, acusada de llevar a una joven de 20 años a los sujetos que la explotaron sexualmente entre el 26 de febrero y el 1 de marzo.

Era la noche del viernes 26 de febrero y una fiesta prometía diversión para una joven de Los Ángeles. No había qué temer: la festejada era una amiga que había conocido trabajando en un centro comercial.

Dos días después, la estudiante de 20 años llamó a su madre para avisarle que estaba en Oakland, a 380 millas de su casa, y colgó antes de que le preguntara más detalles de su inesperado viaje.

El 1 de marzo, la muchacha volvió a comunicarse con su madre para avisarle que había sido prostituida por dos sujetos que la llevaron de Paramount a Oakland, y después de regreso a Buena Park (en el condado de Orange), y que la celebración había sido un pretexto para secuestrarla.

“Esto fue algo completamente inesperado para la víctima”, dijo Merrill Ladenheim, del Buró de Tráfico Humano del Sheriff del condado de Los Ángeles, que tomó el caso tras el reporte de la madre.

La joven afroamericana fue localizada en el cuarto de un motel ubicado en la cuadra 7100 del bulevar Beach, en Buena Park, poco después de las 10:00 p.m. del pasado martes 1 de marzo.

Durante la madrugada del día siguiente, los agentes del Sheriff arrestaron en Paramount a Monique Butler, la amiga de la víctima, y a los supuestos proxenetas, Chad Miller y Rico Clayton.

Las autoridades temen que haya más víctimas de un trío acusado de explotar sexualmente a una joven de 20 años y residente del condado de Los Ángeles
Las autoridades temen que haya más víctimas de un trío acusado de explotar sexualmente a una joven de 20 años y residente del condado de Los Ángeles

A Butler le fincaron cargos por conspiración y complicidad y le impusieron una fianza de 110,000 dólares. Mientras que a Miller y a Clayton se les acusa de conspiración, complicidad y proxenetismo. Al primero le impusieron una fianza de 145,000 dólares y al segundo, de 160,000 dólares.

Decenas de víctimas rescatadas

Desde noviembre de 2015, cuando el Sheriff creó un equipo especial para combatir el tráfico sexual, 60 víctimas han sido rescatadas, de las cuales 38 tenían de 14 a 17 años; y el resto, de 18 a 21.

En cinco operativos, las autoridades han arrestado a 14 personas y efectuaron 96 órdenes de cateo.

“Las jovencitas son la nueva mercancía para ser vendidas por pandillas y traficantes, con la habilidad de esconder a estas niñas más fácil que las armas y las drogas”, dijo el jefe del Sheriff, Jim McDonnell.

Las autoridades alertan que ahora el método más común para atrapar a las víctimas de tráfico sexual es a través de las redes sociales, pero también han detectado casos, como éste reciente, en el que conocidos son los encargados de llevarlas con engaños a los proxenetas.

A través de una página electrónica sus captores promovían a la muchacha rescatada en Paramount y la identificaban con un apodo, un esquema “sofisticado” que hace creer a las autoridades que hay más jovencitas que cayeron en sus redes. “Creemos que hay muchas más víctimas”, dijo Ladenheim.

El corredor de operaciones de esta banda se extendía del Sur de California a Oregon.

043015_16_Prostitution Sting

La Coalición para Abolir la Esclavitud y el Tráfico Humano en Los Ángeles (CAST) registró 400 casos de explotación sexual y laboral en 2015. La mayoría de las víctimas eran de Filipinas, México y este país.

“Cuando un sobreviviente finalmente es rescatado, es solo el principio, ocupa mucho cuidado y ayuda para sobreponerse y sanar este terrible trauma”, dijo Kay Buck, dirigente de CAST.

Los Ángeles es considerado uno de los principales centros de tráfico sexual del país.